fbpx
Cine + Series El Infinito

El mejor documental que vas a ver es gratis y está en Youtube: Fighting in the Age of Loneliness5 min read

15 octubre, 2019 3 min read

El mejor documental que vas a ver es gratis y está en Youtube: Fighting in the Age of Loneliness5 min read

Reading Time: 3 minutes

Por parte de mi familia paterna, la mayoría de los hombres han participado en deportes de contacto, principalmente, boxeo. Mi abuelo fue boxeador amateur en los 40s, mi papá boxeo durante su tiempo en el servicio militar; varios primos practican artes marciales. Toda mi vida he estado rodeado de gente que utiliza su cuerpo con cierta destreza para inflingir dolor y sumisión frente a otros. No obstante, ninguno de ellos lo hacía por dinero. Hoy, quizás sería diferente.

El canal SB Nation en Youtube está dedicado al análisis de deportes, con énfasis en fútbol americano. Sin embargo, a finales de 2018 lanzaron un documental de casi dos horas, separado en cinco partes titulado Fighting in the Age of Loneliness. Un proyector realizado en conjunto por Jon Bois (editor del canal) y el equipo de Chapo Trap House (uno de los podcast más reconocidos por la izquierda norteamericana, si es que eso existe).

El tono de este es claro: realizar una radiografía en el estilo de los documentales de Adam Curtis (Hypernormalization, The Century of Self) para BBC sobre el pugilismo.

Fighting in the Age of Loneliness no es una mera genealogía o trabajo historiográfico sobre la gestación del deporte. Si bien, trata su concepción con una mirada esquemática al proceso de diversificación y desarrollo de las distintas disciplinas, su enfoque está en las implicaciones sociopolíticas, económicas y culturales del MMA.

En un artículo de Livescience, la respuesta por el anhelo humano de violencia es compleja de resolver. Es un fenómeno antropológico que recibe distintas variables, pero a modo de resumen, es una respuesta natural que representa cierta flexibilidad de carácter. Lo que no quiere decir que esta sea cotidiana. Debido a los sistemas políticos actuales, la violencia es ejercida por el Estado a los ciudadanos, por norma general. Cuando aquella dinámica se quiebra, es necesario estipular reglamentos; para mantener un control social, es ahí donde ingresa la UFC.

Hay que tener una personalidad bastante particular para disfrutar la vivisección que se lleva a cabo en FITAOL. El documental es sin duda alguna, también, un ejercicio de crítica sociocultural, ya que en su totalidad, muestra bajo un microscopio las relaciones de poder tanto entre los promotores, gobiernos, peleadores, organizadores y fanáticos. Y es un análisis que se puede extender dese otros deportes, a la industria deportiva en su totalidad; hasta el modelo económico dominante.

La creación del a UFC se asemeja en gran medida al nacimiento de la IPL (Indian Premier League de Cricket). Organizaciones con una única motivación: Generar retornos para los inversionistas y en esa dinámica, el cuerpo de los competidores de MMA es destrozado solo por motivos de espectáculo, al igual que las contusiones recibidas por jugadores de hockey y fútbol americano. Las tendinitis y problemas de hombro de tenistas, los cortes de ligamentos, lesiones de rodillas y falta de preparación para el mundo fuera del deporte que sufren los futbolistas.

FITAOL demuestra cómo la industria deportiva se ha convertido en una faceta más del espectáculo, que no difiere del cine más que en sus implicaciones individuales.

Uno de los puntos más altos para un documental que parece perfecto es su edición. El trabajo de Bois es un lujo de ver. Las gráficas están precisas, su movimiento es orgánico y fácil de seguir; no hay interrupciones en el flujo de información, aunque esta a ratos parezca un poco abrumante.

Al dejar a un lado el trasfondo sociocultural y económico de la UFC, el documental plantea su tesis clara: La violencia como fenómeno humano es algo que genera un sentimiento de comunidad. Es parte de la naturaleza. En la actualidad, está regulada, mas siempre lo ha estado. Las peleas entre gladiadores o bestias tenían normas, la prohibición de distintas armas y prácticas bajo el tratado de Ginebra, el uso de la cabeza en lethwei o las rodillas y codos en muay thai, las reglas de duelos armados, etc.

Para muchos, culpar al capitalismo de los problemas contemporáneos se ha vuelto un ejercicio cansino. No obstante, el escepticismo necesario para realizar cualquier ejercicio de crítica va a recaer en el enemigo común. En un mundo donde la soledad se ha vuelto un estado permanente, el daño al cuerpo es un mecanismo de supervivencia para apalear el hastio de la existencia.

This will happen to everything you love, nothing you like will remind untouched and it will get further and further monetized into meaninglessness. This isn’t just our problem in our idiotic blood sport. You’re fucked too.

Esas son algunas de las últimas palabras en el documental, dejando un sentimiento de desilusión y desesperanza. Sin embargo, como gran parte de mi familia, a través de la violencia se crean lazos humanos inolvidables, algunos que permanecen de por vida. Esos son los que no conllevan ninguna recompensa monetaria.

En la desesperanza, al menos para Camus existía una salida. Seguir adelante, el suicidio o la religión. En gran medida, el MMA se ha convertido en esta última, supliendo la falta de un dios con cuerpos que apenas logran aguantar los cruentos combates. Con personas que crean lazos humanos a través de golpes, llaves y sangre.

Comenta o muere

김치볶음밥