fbpx
El Infinito

El día que Alfonso Cuarón adaptó a Stephen King

29 enero, 2019

El día que Alfonso Cuarón adaptó a Stephen King

Alfonso Cuarón está en boca de todos, otra vez. El trabajo del mexicano con Roma, es un nuevo hito en su carrera, que dicho sea de paso, jamás a escatimado en tomar riesgos y pasearse por temas, estilos y géneros como se le dá la gana.

Desde Y tu mamá también, un drama sexual sociopolítico, hasta Harry Potter o Children of Men (que fácilmente puede ser una de las mejores sci fi del nuevo milenio) lo del mexicano es digno de señalar como una carrera ecléctica y llena de riesgos.

Riesgos, que siempre a demostrado correr sin problemas y que tienen un largo historial detrás, que pueden servir como prueba para esta afirmación.

El cine de los que sobran

En 1989, quince años antes del reconocimento mundial por El Prisionero de Azkabán, la mejor Harry Potter de todas (y que dio el paso para una evolución en el estilo visual y tono dramático en la saga del mago, del que carecían las entregas anteriores de Columbus, siempre más apegado a la fantasía infantil) Cuarón había intentado hacer su versión de nada menos que una historia de Stephen King.

El mexicano, se encontró a si mismo intentando versionar a uno de los maestros comerciales de la fantasía y el horror literario y a pesar de que esto no constituyó nada más que una curiosidad en su filmografía, es una rareza que vale la pena revisar por varias cosas.

Primero; la adaptación se da en el contexto de La Hora Marcada, un programa mexicano antológico de terror, que duró desde 1987 hasta 1990 y resultaba ser básicamente una versión latina de Twilight Zone con recursos muy, muy, muy limitados.

La Hora Marcada, es de hecho, muy recordada en México y fue el semillero de personalidades hoy mundiales como Iñárritu, Lubezki y Del Toro en la que curiosamente, todos trabajaron juntos.

Un programa que nace de la necesidad de hacer contenido de género en la televisión, como parte de un producto de consumo rápido. Hablamos de un país en el que las telenovelas son el pan de la televisión, por lo que libertad creativa que supuso un programa como este, permitió experimentar otros enfoques y acercamientos mediante el género duro (entendido como sci fi, o terror) sin perder la identidad telenovelesca de la que goza la producción de entretenimiento en México.

La irrupción de La Hora Marcada incluso representó también un show alejado del glamour y respeto que suelen inspirar obras más formales en especial con un México por aquella época pasando por una crisis que mantendría a la industria del cine y el audiovisual en un estado frágil hasta entrada la década del noventa.

Pensar que hoy, los autores que formaron parte de este modesto programa han ganado el máximo reconocimiento comercial como los Óscars con cosas como Shape of Water, o Gravity, es realmente una muestra del cambio de los tiempos y la reinvindicación del género como una narrativa mucho más que digna.

A veces regresan

Volviéndo al tema, Cuarón dirigiría seis episodios del programa. Cinco de los cuales fueron coescritos con su hermano y colaborador frecuente Carlos Cuarón.

Los Cuarón hicieron su debut en el programa con el episodio de 1989 «A Veces Regresan», una adaptación del cuento de King de 1974
«Sometimes They Come Back» un historia presentada originalmente en Cavalier Magazine y luego sumada en la compilación «Night Shift».

A pesar de no acreditar a King (supongo que por una cuestión de derechos) la historia, es escencialmente la misma, acá el plot de la obra de Stephen King:

Un profesor cuyo hermano fue asesinado cuando niño, descubre que en la clase a la que ha llegado como nuevo docente, se encuentran los matones que asesinaron a su hermano. Sin envejecer un solo día.

(Como dato, Sometimes They Come Back también recibió una adaptación «formal» en formato película para TV en 1991 dirigida por Tom McLoughlin bajo la producción de Dino De Laurentiis, y que pasó sin pena ni gloria)

Más?
La URSS llegó a la Luna primero: For All Mankind, una serie original de Apple+

A veces regresan, es una de las clásicas historias que le granjearon reputación al norteaméricano con personajes que lidian con un pasado trágico y enfrentados a un presente sobrenatural por lo que en realidad, el fuerte de la historia rádica en sus protagonistas más que en cualquier otro gimmick presente. La adaptación de Cuarón, en ese sentido, toma lo necesario y la lleva a un terreno más particular. Obviamente cambia ciertos aspectos, además de sintetizar ritmo y otros elementos, en pos de acercar la historia al público del show, cambiando por ejemplo el escenario, llevando a los hermanos, a un parque de diversiones abstrayéndose del tono high school que posee la historia y aterrizándola a la realidad mexicana.

En su versión de la historia, el quid del asunto sigue intacto, el horror del pasado regresa, pero hay cierta esperanza en el futuro.

Puedes mirarla en dos partes en el siguiente enlace, se ve bien como la corneta, pero eso jamás a detenido a nadie cierto?

Solo una anécdota

El episodio, siendo sincero, es bien malo. El mismo Del Toro se lo dijo en su cara a Cuarón en su minuto. Alfonso comentó que el director de El Laberinto del Fauno habló con el después de mirar el episodio y le dijo:

«Si la historia es tan buena, ¿entonces por qué tu episodio es tan malo?».

Pero lo que pudo ser una patada en el orgullo del realzador, finalmente no fue más que un comentario pesado, como el que cualquier buen amigo haría.

Del Toro y Cuarón superaron sus diferencias creativas claramente y el comentario solo queda como una anécdota a pie de página en los 30 años de amistad que llevan juntos.

Cuarón hoy está otra vez, encumbrado como uno de los directos modernos más importantes con su cinta Roma, una película que funciona como una reinvidicación, no esta vez del género, sino de precisamente la telenovela y el melodrama tan látino que se le celebra a México.

Hay un montón de gente allá afuera, diciendo que en general, los premios de la academia no hacen ganar a la mejor película, sino más bien a lo «políticamente correcto» y aunque eso es parcialmente cierto -la academia no hace ganar al mejor- estas decisones a menudo sirven para rectificar muchas veces la percepción que una industria ombligista tiene de si misma.

Una industria que a fagocitado durante décadas, otros acervos culturales y que en estos premios, tienen la chance de demostrar que la construcción de toda su industria se sienta sobre las sensibilidades particulares de personas que muchas veces, estarían fuera del sistema si no fuera por su talento.

Porque si un mexicano con dos pesos pudo adaptar a King, y hoy es uno de los más celebreados directores del mundo, significa que -y como diría Gusteau- el buen cine puede venir de cualquier parte.

Entonces celebrémoslo, nunca se sabe cuándo te puede tocar.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.