Connect with us

Subscribe

Animé

El Cochinote vs Ghibli: El día en que Harvey Weinstein intentó meter mano a la princesa Mononoke

Cuando pensabas que no podías odiarlo más.

Puede que hoy el nombre de Harvey Weinstein provoque náuseas e indignación a aquellos que lo escucharon por primera vez cuando fue acusado de tocarle la jalea a un montón de actrices de Hollywood.

Pero en los lejanos años noventa, Weinstein era una especie de gordo Tony en la industria del cine, capaz de destruir carreras y catapultar otras solo con solo mencionar su nombre. 

Era la época de la mentalidad de tiburón y de ganar dinero a toda costa. Y por muchos festivales y ceremonias que hubiera de por medio, el cine seguía siendo sobre todo un negocio. Por lo mismo, los peces gordos de Hollywood no lo pensaban dos veces al momento de meterle mano a las películas, incluso si eso significaba pasarse por la raja la visión del autor o destruir cualquier pretensión artística que hubiera detrás de ellas. 

Así fue como Weinstein se ganó el apodo de Harvey Scissorhands, o Harvey Manos de Tijera. El magnate de Hollywood era reconocido por su habilidad de ganar Óscars y por lograr que las películas que llegaban a él tuvieran un buen desempeño en taquilla, pero para lograr eso muchas veces debía recortar y recortar hasta que el resultado final era completamente distinto a la obra que había creado su autor.

Hoy Weinstein está en el suelo. Cada día aparecen nuevas denuncias de abuso sexual en su contra, su legado fue destruido y los que alguna vez fueron sus cómplices ahora le dan la espalda y se muestran como aliados feministas frente a los medios. Fueron pocos los que se atrevieron a enfrentarse a él cuando estaba en la cúspide de su poder. 

Uno de ellos fue Hayao Miyazaki, el fundador de Studio Ghibli y director de las películas que moldearon a toda una generación de cochinos otakus. Las más conocidas son Mi vecino Totoro y El viaje de Chihiro, pero existen decenas de otras cintas igualmente bellas y optimistas que mostraban a niños y niñas embarcándose en aventuras por mundos llenos de magia y paisajes naturales. 

Una de las más queridas por los fanáticos de Studio Ghibli es La princesa Mononoke, una fábula ecológica de 1996 que contaba la lucha entre los espíritus del bosque y los humanos que devastan sus recursos. Esta tierna (y contradictoria) historia de fraternidad y conexión con la naturaleza no fue suficiente para derretir el duro corazón de Harvey Weinstein, que consideraba que una duración de dos horas y media era excesiva en una película para niños. 

Pero antes incluso de que Weinstein propusiera a Studio Ghibli rebajar la duración de la cinta a una noventa minutos, recibió en su oficina una espada samurái con una advertencia escrita por el mismo Hayao Miyazaki que decía “No cuts” (Nada de cortes). Aterrador.

Sin embargo, lejos de dejarse intimidar por esta amenaza salida de una película de Akira Kurosawa, Weinstein llamó inmediatamente a los ejecutivos de Ghibli para gritarles la vida y amenazarlos a su vez con destruir su carrera si es que no lograban convencer a Miyazaki de editar su película. 

Posteriormente, en una entrevista a The Guardian, Miyazaki contó que el estudio continuó recibiendo estas amenazas de parte de Weinstein hasta que el Cochinote terminó por aburrirse. Y es que en última instancia era Miyazaki quien tenía la palabra final sobre los cortes de su película, según el acuerdo que había firmado con Disney en 1996. 

De hecho, las malas lenguas dicen que la única ocasión en que una de sus películas fue editada sin su consentimiento en Estados Unidos, el responsable recibió una llamada del propio Miyazaki en la que fue subido y bajado a chuchadas por el director japonés.

Así que ya saben. Puede que Miyazaki parezca un tierno abuelito que se queda dormido en la mesa después de almuerzo, pero en el fondo se oculta un letal samurái sediento de sangre. O no. Quién sabe.

#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.

Written By

Remedo de periodista. Fanático del terror en todas sus formas y lector furioso. Tendiente al pánico por la acumulación de libros apilados en el velador y películas sin ver en el disco duro.

Lo último en Plan9

El día en que Ennio Morricone «colaboró» con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Cult + Mag

NERDS SIENDO NERDS: Hay gente que se enojó porque en el live action de Cowboy Bebop Faye Valentine no usará exactamente el mismo traje que en el animé

Animé

Conchetumare: El 2021 vuelve Shaman King

Animé

Pobre, comunista y maricón: Tengo miedo Torero de Pedro Lemebel llega al cine y acá está su primer avance

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.