fbpx
El Infinito

El club de la pelea de la literatura chilena

5 febrero, 2015

author:

El club de la pelea de la literatura chilena

La llamada “guerrilla literaria” tuvo su escenario en Chile, enfrentando a tres considerados grandes de la poesía a nivel mundial. He aquí algunos matices de la pelea del siglo.

No sé donde escuché a un escritor argentino que hizo un análisis bastante particular acerca de la sociedad chilena. Tampoco sé quien era. Puede que lo haya soñado, pero lo dudo, porque suelo soñar obscenidades, nada creativo. El argentino dijo algo así:

Los chilenos sufren demasiado. Por política, concursos de belleza, por fútbol…en un país así tienes dos posibilidades, o te vuelves alcohólico o escribes poesía”.

Es ridículo, pero en vez de molestarme sentí algo parecido al orgullo. Hace un año salió un estudio  de la OMS donde lideramos el consumo de alcohol en América. En eso el trasandino no se equivocó, bebemos y bastante. Lo suficiente para olvidarnos de las derrotas deportivas y el caso Penta. Lo suficiente como para tener el coraje de sentarse a escribir poesía.

Dicen que lo hacemos bien. Cualquier poeta de segunda en Chile es de primera categoría en otro país. Tenemos dos premios nobel en la materia lo que equivale a tener dos copas mundiales. Si me dan a elegir preferiría lo segundo. Brasil tiene cinco, pero ningún Nobel. Nosotros bailamos cueca y ellos zamba, ellos tienen la caipiriña y nosotros el vino tinto. Juzguen ustedes quienes son más felices.

Pero hubo un tiempo en Chile, en que el amor por las letras y el amor  propio, protagonizó unas de las rencillas más notables de la literatura. Una rencilla a la chilena, con amenazas de muerte, juegos de rayuela y líos de faldas. “The Fight Club” estaba compuesto por tres pesos pesados: un niño rico afrancesado, Vicente Huidobro, un aparecido del sur, Pablo Neruda y un viejo atormentado, Pablo de Rokha.

rokha1900

Primer Round: De Rokha vs Neruda

“Pablo Neruda es el poeta de lo turbio y lo pegajoso y lo vago y lo agonizante del ser, el poeta de la decadencia burguesa, el poeta de los fermentos y los estercoleros del espíritu y la literatura, en donde reside un clima de glucosa, tibio, venenoso, neutro, de estufa, y un olor a clínica psicológica”

De Rokha no tiene escrúpulos para referirse a Neruda. Pero ¿cómo nació esta profunda enemistad?

Existen diferentes teorías. Los cronistas de la época se refieren al vínculo que alguna vez existió entre los dos Pablos. Los dos pertenecían al círculo bohemio de Santiago y más de una vez compartieron tertulias literarias. Hay una anécdota que nadie puede comprobar, pero me gusta creer que fue verdad. Dicen que en un juego de rayuela, Neruda lanzó con tanta fuerza el tejo que rompió la fuente de vino. De Rokha ensordecido: ¡Te acepto que seas un mal poeta, pero nunca que rompas mi fuente de vino!

Creo en la historia porque sólo el derramamiento de alcohol  me motivaría a escribir “Los versos más tristes esta noche”. Sólo por eso.

El libro “El amigo piedra” publicado en 1990 se refiere al inicio del conflicto cuando de Rokha llevo a Pablo Neruda a la casa de su abuelo. El poeta le haría “gancho” con una de sus tías. Pero, Neruda no fue el gusto de su abuelo que se negaron a que su hija se casara con un pobre hijo de un ferroviario. La humillación que sufrió Neftalí lo hizo alejarse de la presencia del poeta.

Pero lo cierto que había profundas diferencias de gusto literarios. Hay un resentimiento evidente en de Rokha. Él es el mejor. Él es el heredero de Whitman. Él entiende a Shopenahuer y a Nietzsche. Él por medio de sus versos ha construido el verdadero Chile, uno de tragedias, seres míticos y vitalidad. No puede soportar que se enaltezca a Neruda y que él quede en la más fría indiferencia. Para De Rokha, Neruda es un plagiador, un mistificador de los trabajadores y un artista y militante falso. Un poeta donde el único valor residía en la melodía verbal, en el ritmo y en la métrica.

Tan fuerte es su odio, que se dice que viajaba continuamente armado, por si se le cruzaba Pablo Neruda.

Pero Neruda no era único blanco del amigo piedra.

Huidobro-2_opt

Segundo Round: De Rokha vs Huidobro

“Huidobro es el señorito millonario, heredero de la Viña Santa Rita, que escribe Adán jugando a la literatura por lujo ocioso de rico, extrayéndolo de su bilioteca –Verlaine, Baudelaire, Corbiere, Jules Romains, Apollinaire o Rimbaud, Lautreamont- con la misma actitud exacta y equivalente con que extrae esos billetes nuevos y rosados como él y como sus poemas, gorditos, bonitos, limpitos, de la Caja de Fondos que mamá y papá repletan”.

Qué notable era la farándula de los años 50. Que notable es Pablo de Rokha. Aquí es claro que la forma de su odio contra Huidobro es el estilo y el fondo,  un asunto de clase.

el pobre Vicente, con sus afeminados del surrealismo a máquina, masturbándose con aquello de Vicente Huidobro Dei Gratia Vatis, o desgracia Vatis como los tradujo sin chusco, molestaba, pero no ensuciaba el ambiente, sino con chorritos de vaselina perfumada.

…vaselina perfumada. Para de Rokha, Huidobro no era más que un niño codicioso que se había impregnado de una falsa y cómoda poesía proveniente de Paris. Lejos habían quedado los años, en que después de abandonar la Escuela de Derecho, compartía de igual a igual con los intelectuales vanguardistas como Pedro Sienna, Ángel Cruchaga Santa María y por supuesto, Vicente Huidobro.

Más?
La Superman de Christopher Reeve's y Batman: La Máscara del Fantasma regresan al cine (en USA)
pablo-neruda

Tercer Round: Vicente Huidobro vs Pablo Neruda

Cuando Huidobro publica “Altazor” en Paris su fama en Europa crece vertiginosamente. Se convierte en padre de un movimiento literario llamado “creacionismo” que postula que el poeta es un pequeño dios capaz de crear nuevas formas del lenguaje y por ende,  nuevas realidades.

Pero cuando llega a Chile el escenario es diferente. Huidobro no se le conoce más que en los círculos de la elite chilena. El poeta de exportación era Pablo Neruda y se había convertido en el más representativo de América.

Vicente no lo puede creer. No puede creer que un poeta dulzón esté en el pedestal que él debe ocupar. “Para tangos, prefiero a Gardel”, decía con frecuencia. Incluso le cuestionaba su real militancia en el Partido Comunista. Para Huidobro no era más que una estrategia política conveniente en la época, para ganar respeto frente a los intelectuales de izquierda.

Las peleas y discusiones se detallan en una serie de cartas y publicaciones en los diarios. Alimentan la prensa de la época y parecen ajenos a los cambios políticos que ocurrían en Chile.

Neruda parece molesto. En un arrebato de cólera  y poca inspiración, publica un poema larguísimo llamado “Aquí estoy”. De partida el título es ordinario. Es similar al párate conchetumadre. Pero lo que sigue es de la Real Academia.

“¡Cabrones! Hijos de puta. Hoy ni mañana acabareis conmigo. Tengo lleno de pájaros el pelo, tengo poesía y vapores. Cementerios y casas. Gente que se ahoga. Incendio en mis veinte poemas. En mis semanas y en mis caballerías. Y me cagó en la puta que os mal parió Derrokas, patíbulos, huidobros…”

Yo no sé si después de esta clase magistral de excelente español será conveniente seguir leyendo a Neruda en el colegio.

Huidobro respondió parcamente:

“¿Es que mi presencia en el mundo es un obstáculo para la felicidad del señor Neruda y sus amigos? Siento mucho no poderme suicidar por el momento”.

Conteo total de puntos

¿Quién habrá ganado esta batalla? Difícil saberlo. De Rokha terminó suicidándose, pero está bien, era un poeta maldito y es lo mínimo que uno espera de ellos. La poesía de Huidobro no fue valorada en Chile hasta los setenta, pero en el extranjero se le reconoce su obra apenas la publicó Neruda ganó el Nobel, nada original, la academia Sueca siempre ha estado comprometida con la militancia de izquierda. Borges, por ejemplo, fue víctima de sus oscuros y rojos jueces.

Me hubiera gustado que en la pelea estuviera Gabriela Mistral. Como maestra les hubiera enseñado a convivir y danzar de la mano. “Como una flor seremos…como una flor y nada más”. Y de paso podrían haberse impregnado de su poesía, a mí gusto, una de las más grandes y lúcidas que ha tenido Chile.

Pero por mientras están estos tres. Elija usted a uno, total son de uso público, patrimonio nacional.

Denle like a nuestro fanpage de facebook conchadetumadre mal agradecido. 

 

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.