fbpx
El Infinito Manga アジア

Eden: It’s an Endless World! o la grandilocuencia de la ciencia ficción

22 marzo, 2019

Eden: It’s an Endless World! o la grandilocuencia de la ciencia ficción

So long as there is a future
we have a duty to evolve, as a people.

Capítulo 126.

En 1994 Harold Bloom publicó ‘El Canon Occidental’, una síntesis de 26 autores que componen lo que él considera como la base de la literatura en este lado del mundo.

Entre los nombres que ahí se encuentran están: John Milton, Marcel Proust, Franz Kafka, Miguel de Cervantes, James Joyce y más. Es un estudio de cómo se conforma el gran cuerpo literario occidental, sus características y más importante que todo, cuáles son los clásicos. Eden: It’s an Endless World debería estar dentro de esos clásicos.

Hay varios mangas que podrían entrar dentro del canon, Berserk y Vagabond son los primeros que se vienen a la cabeza. Sin embargo, Eden es mucho más que ellos si se analiza desde la perspectiva del canon. Es una historia gigantesca, usar el adjetivo inmensa para describirla es venderla corta, lo mismo que sucede al resumir la trama de 20th Century Boys.

Eden cuenta la historia de en primera instancia, la vida de Elijah, hijo de Ennoah y Hannah, una especie de Adan y Eva en un mundo que es desolado por un virus que luego de unos años logra matar a 15% de la población mundial. Es un relato de ciencia ficción que se sitúa en un universo donde el mundo está dominado por pequeños grupos de diversos antecedentes.

Es un futuro en que la segregación racial, el terrorismo de bases, el hambre y el narcotráfico están dominando. Es un manga que predijo en gran medida las dimensiones del conflicto de Sinkiang en China actualmente. Hiroki Endo realizó un trabajo enorme de investigación antes de comenzar a escribir Eden para dar con una historia de tales dimensiones.

Un adjetivo que le queda perfecto es grandilocuente. En ningún momento se siente que uno de esos 126 capítulos que lo componen fue pensado como mero relleno. Tiene arcos más flojos que otros, como la búsqueda de Mana, hermana de Elijah pero se desenvuelve de forma excelente. Y es difícil escribir sobre Eden debido a su magnitud.

El virus que mata a 15% de la población del mundo comienza a convertir a los sobrevivientes en una especie de coloide, una mezcla entre fibrodisplasia osificante progresiva y un cable ethernet. Convierte en líquido los órganos de las víctimas en un proceso que demora años.

Endo menciona al final de uno de los volúmenes de Eden que la idea detrás de un narcotraficante poderoso surgió de Noam Chomsky, quien planteó que una forma de resistencia para los países del tercer mundo radica ahí. Es esa clase de historia.

La grandilocuenca de lo pop

No es una lectura ligera, en el sentido que no debería usarse para pasar el rato y entretenerse con simpleza.

Tampoco es que sea un simil de Finnegans Wake de James Joyce, es como si Denis Villeneuve hubiera dicho que en vez de adaptar Dune, haría un thriller geopolítico en tres partes de cuatro horas cada uno. Es mucha información, mucha.

Con la descripción anterior, dejando de lado a Villeneuve, deja entrever que Eden es un manga sin cualidades redentoras, un título que solo busca aprovecharse de la historia para entregarle al lector violencia por violencia. Por el contrario, no da directamente esperanza como en Berserk, tampoco intenta ser una epopeya victoriosa, es mucho más humana.

Más?
Mike Patton confirma que Mr. Bungle se reunirá

Entrando a los detalles técnicos, Endo no es uno de los grandes maestros del dibujo. Su trabajo con caras es miserable, por no tratarlo de infantil. Mientras que el diseño de ambientes también sufre de cierta pobreza, con excepción de las escenas en que el coloide está involucrado. No es Inoue, Mori ni Miura, pero logra transmitir lo necesario.

La velocidad del relato no es acelerada, se toma su tiempo para desarrollar cada historia, incluso de personajes que mueren dos capítulos después de haber sido introducidos. Con respecto a las escenas de acción, son pomposas y bien coreografiadas, como si Michael Bay se hubiera dado el trabajo de hacerlas.

El gran problema de Eden, es un problema bastante generalizado en el género. Los mangakas intenta converger demasiada información para que el lector pueda seguir el paso, utilizan técnicas fuera de la narración como tal para explicar detalles y Endo no es la excepción al problema.

Usa muchísimos paneles para que sus personajes expliquen teorías conspirativas, física cuántica, detalles de biología y más, logrando que el lector se espante por la cantidad de información que debe digerir.

A medida que el relato avanza, Eden pareciera no dar luces que es una historia con la capacidad de entregar un poco de esperanza en un mundo donde lo cruento es casi lo único que se ve día a día. Llegando al final, luego que la explicación de la historia es revelada, Eden sigue su estilo.

No es responsabilidad de la historia entregarle al lector la convicción que la vida y el mundo son justos, ni que tampoco es posible vivir en armonía. Lo que sí hace, es presentar que la idea que mientras exista futuro para la humanidad, debemos continuar.

Eden es un clásico del canon. Eden tiene defectos. Eden es gigante. Eden es un mundo interminable

Comenta o muere

김치볶음밥