fbpx
El Infinito Juegos

Coronavirus también se pitió el E3, y así reaccionaron las empresas7 min read

13 marzo, 2020 5 min read

author:

Coronavirus también se pitió el E3, y así reaccionaron las empresas7 min read

Cuánto me demoro? 5 minutes

El COVID-19 avanza por el mundo asesinando a más eventos que personas. Al igual que Kratos, el virus asiático ha emprendido una andanza que ya ha cobrado varias víctimas, incluyendo la tan esperada (no sé por quién) TurboGrafx 16 mini.

Y como no era para menos, los gringos no se querían quedar debajo del tren de la desesperación. Junto con cerrar el ingreso a los vuelos que venían desde Europa y cancelar la temporada de la NBA, el día de ayer llegó una de las cancelaciones que más de algún ñoño vio venir: el Electronic Entertainment Expo. o E3.

El connotado evento gamer que vio la luz por primera vez en 1995 es ya un clásico de la temporada en el cual las diferentes empresas muestran las novedades que tienen para sus usuarios. Pero también es la oportunidad para que las pymes que apenas lograron juntar las monedas para llegar a Los Ángeles muestren lo que produjeron en sus oscuros sótanos y lograr hacerse un nombre entre los grandes.

Aún cuando la cancelación del evento tiene mucho sentido (la reunión de miles de personas en un lugar cerrado donde la principal atracción es utilizar controles manoseados por todos), las grandes empresas no se quedaron de brazos cruzados ante la noticia, y es que finalmente la E3 es más una temporada o festividad que un evento.

¿Qué dicen las empresas al respecto?

Mientras varias empresas se han visto afectadas por el virus de formas que algunos no esperaríamos (Nintendo anunciando que la Switch superó en ventas al Super Nintendo y después diciendo que lamentablemente sus números bajaron por el Coronavirus), la reacción de estas mega corporaciones estuvo lejos de ser una sorpresa. Y es que el evento cada año se alejaba más de las presentaciones físicas para mostrar las novedades en las pantallas de nuestros dispositivos vía streaming.

Aun así, varias de las empresas más llamativas del medio se refirieron a la cancelación del evento vía Twitter y otras redes sociales. A pesar de sus lindas palabras (y si no quieres leer textualmente qué dijo cada una), el consenso es que “puta que pena, pero no te necesitamos E3”.

Microsoft

«El E3 siempre ha sido un momento importante para el Equipo Xbox. Dado las decisiones tomadas, este año celebraremos la siguiente generación de videojuegos con la comunidad Xbox y todos los que aman jugar vía un evento digital Xbox. Pronto más detalles».

Nintendo

“Nintendo apoya la decisión tomada por la ESA de cancelar el E3 de este año por protocolos de salud y la seguridad de todos en la industria (fans, trabajadores, expositores y asociados). Nos gustaría expresar nuestra preocupación y apoyo a todos los infectados con el COVID – 19 durante estos difíciles momentos.

Seguiremos siendo flexibles y redirigiendo nuestros esfuerzos en otras formas de mantener a nuestros fans al día de nuestras actividades y productos. A causa del Coronavirus, muchos eventos masivos pueden verse afectados en el futuro. Pero estamos considerando varias formas de relacionarnos con nuestros fans y tendremos más para mostrar mientras avanzan los años.”

Ubisoft

“La salud y el bienestar de nuestros equipos, jugadores y asociados es nuestra mayor prioridad, así que a pesar de estar decepcionados, apoyamos completamente la decisión de ESA de cancelar el E3 2020. E3 es y seguirá siendo un momento cuando nos reuníamos como comunidad y compartíamos nuestro amor por los juegos. Estamos explorando otras opciones para una experiencia digital que nos permitirá compartir todas las emocionantes noticias que tenemos planeadas.”

Hasta ahora, Warner Bros., Take-Two, Square Enix y Bethesda no se han referido al tema, mientras que Activision Blizzard rechazó emitir un comunicado al respecto. 

Pero, ¿en cuánto morlacos se traduce esto?

En resumen… millones. Millones de morlacos a la basura. Aunque no hay cifras oficiales, es claro que el golpe económico que tiene la cancelación del E3 no sólo impacta a la empresa de los videojuegos sino también a la ciudad de Los Ángeles, donde ocurriría el evento.

Si nos basamos en los datos del año pasado, poco más de 66 mil personas asistieron al E3 2019, lo que creó puestos de trabajo para más de 4 mil personas y le supuso a la ciudad un ingreso de 88 millones de dólares.

La cancelación de eventos similares nos ayuda también a entender cuántas pérdidas conlleva la cancelación de este año. El Mobile World Congress de Barcelona, con una asistencia de 10 mil personas aproximadamente, tuvo una pérdida de alrededor de 480 millones de dólares tras su cancelación. 

Ya, pero… ¿el E3 no estaba muerto de antes?

En el año 2015, el ESA empezó a abrir las puertas del E3 al público general. Antes de esto sólo la prensa especializada podía ingresar. Esta capa de misticismo que cubría originalmente el E3 y que luego se vio derribada con la entrada del público general, dejó en claro que los organizadores del evento no tenían ninguna noción de lo que quería el público.

Si a esto le sumamos cómo cada una de las diferentes marcas había empezado a generar sus propios “side events”, la caída del E3 estaba más que profetizada.

No está demás mencionar como la aparición de plataformas de streaming como Twitch ayudaron a una desaparición del escenario principal de presentaciones del evento.

Recordemos también que en 2013 Nintendo decidió reemplazar su aparición en vivo con uno de los primeros Nintendo Direct, y después Sony se sumó a este nuevo tipo de presentación anunciando que no participarían este año (previo al cancelamiento) para poder continuar con el calendario de presentación de la futura PS5.

Este tipo de decisiones de las empresas dejan en claro que se puede aprovechar el beneficio de exposición del E3 sin tener que comprometerse formalmente con el E3. O dicho de otra manera: cuando el evento no cumpla con el propósito de las empresas, éstas no tendrán problema en dejarlo atrás.

Es claro que la cancelación el evento fue muy dolorosa para la ESA, pero nadie es más culpable de esta lejanía de marcas que los mismos organizadores. Ni su decisión de entregar más oportunidades comunicacionales a influencers y youtubers logró salvar el evento.

El Coronavirus solo es mortal para aquellos que ya están agonizantes. Y en estos últimos años la ESA había empezado a convertir el E3 en un paseo por el mall, alejándose de la mirada interna a la industria que solía ser.

Su cancelación es la oportunidad perfecta para que las empresas prueben cómo sería su año sin la vitrina internacional de este suceso.

En todo caso, para la mayoría, el E3 sigue siendo una temporada más que un mero evento. Algo así como la navidad. Y eso, de una forma u otra, lo mantendrá vivo por unos años más. Pero debe renovarse o se irá a la chucha. Porque honestamente, ¿quién pagaría por ir a ver algo en físico si te lo pueden mandar por correo?

Comenta o muere