Connect with us

Subscribe

Cult + Mag

Denny O’Neil y el cómic mainstream con mirada social

Los cómics son solo cómics. Y más que eso.

En 1966 la serie de Batman, interpretada por Adam West, presentaría por tercera vez en la televisión (luego de los pioneros Lewis Wilson y Robert Lowery) al personaje del Caballero Oscuro. Una versión del vigilante que luchaba contra una colorida galería de villanos en una Ciudad Gótica fuertemente influenciada por la cultura pop de los años 60’s.

Por varios años esta imágen de Batman sería el status quo del personaje: un héroe que vivía en un mundo con gases anti tiburones y donde las bombas se acarreaban en la cabeza. Un mundo que, ante los ojos de un joven Denny O’Neil, estaba muy alejado de la idea original que Bob Kane y Bill Finger tenían en su cabeza al momento de crear a Batman.

Por otro lado, Dennis J. “Denny” O’Neil no estaba muy interesado en escribir cómics. A pesar de haberlos utilizado durante su tiempo en el diario para rellenar espacio, su entrada al mundo de las historietas sería guiada por Roy Thomas, con quien había compartido en el diario antes mencionado. Fue Thomas quien incitó a O’Neil a tomar la prueba de guionistas de Marvel, la cual logró llamó la atención de Stan Lee y le valió un contrato con Marvel Comics. 

“Tenía un par de horas libres el martes en la tarde. Así que en vez de hacer un crucigrama, fui a dar la prueba de guionistas.”

Así fue como Dennis pasó de ser un graduado de literatura que escribía en un pequeño periódico de Missuri, a un escritor de cómics. EL escritor de cómics.

El comentario social y el cómic

Mientras que los grandes nombres de la industria son comúnmente conocidos en masa por los icónicos personajes que crearon, la pluma de O’Neil siempre brilló por su intención de plasmar la sociedad actual en las páginas de sus historias. A veces para bien y otras veces para mal, pero las ganas estaban.

Entre sus primeros intentos de representar un movimiento social en las páginas de DC fue con La Mujer Maravilla, creando la infame era Mod del personaje que presentaba (fallidamente) una nueva visión de Diana. En este período la princesa amazona perdía todos sus poderes y se convertía en una mujer mortal. Bajo la tutela de un ciego asiático que le enseñaría artes marciales, Diana abre una boutique de moda y tiene aventuras amorosas. Todo esto fuertemente influenciado por la estética del explotation asiático setentero.

Sin embargo, esta nueva versión de la Mujer Maravilla no conectó con el movimiento feminista norteamericano que en aquellos años había tomado a la heroína, con toda su mitología de fondo, como un estandarte del movimiento.

El mismo Oneils, estuvo consciente de esta pésima era: «Cuando trabajaste en Wonder Woman, se tomó en una dirección extremadamente diferente para los cómics. Una heroína con recorrido y establecida, se volvió de pronto en una «no super» ¿Fue idea tuya o algo colaborativo?«

Bueno, hablando de ideas espectacularmente malas, creo que esa gana el premio (riéndose ) si estamos hablando de todos mis fracasos. Bueno, como fuese, Gloria Steinem [periodista y escritora estadounidense considerada icono del feminismo y activista del movimiento feminista a finales de los 60 y principios de 1970] -bendita sea, sin mencionar mi nombre-, escribió un artículo sobre eso y luego de pude ver su punto, absolutamente.

En ese momento pensé que estaba sirviendo a la causa del feminismo al hacer que esta mujer se hiciera a sí misma y luego lo disminuí de inmediato al tenerla con un maestro de artes marciales.

Luego, agravé ese pecado al nombrar al maestro de artes marciales como uno de los cinco libros clásicos de la cultura china, haciendo una burlán de él. Estaba en una racha real esa semana. (risas.) Mi corazón era puro, pero ahora veo el punto de Steinem. Tomar el único personaje [femenino] realmente poderoso en el panteón de los cómics y quitarle sus poderes realmente no servía a la causa del feminismo.

Sin embargo, y a pesar de este traspié, O’Neil no detendría su pluma, y luego de pedir las disculpas correspondientes, su próximo intento de abordar temáticas sociales sería de la mano de dos personajes que no parecían tener mucho en común más allá que su color: Linterna Verde y Flecha Verde.

El trabajo de Dennis O’Neil junto con Neal Adams es legendario, siendo referenciado hasta el día de hoy en las movilizaciones por el asesinato de George Floyd.

La unión entre un personaje Robin Hoodesco con un policía espacial suena en papel una idea muy mala, pero el escritor logró utilizar a ambos personajes como lentes para analizar los diferentes problemas sociales que vivía Estados Unidos en los años 80’s. Desde temáticas raciales hasta la pobreza y el consumo de drogas, Flecha Verde jugaba el papel del cable a tierra para un personaje que llevaba años combatiendo el mal en el espacio exterior.

El trabajo de ambos artistas en el cómic pasó a ser un éxito, reviviendo a dos personajes que venían en horas bajas, y dándole un estilo más ad hoc a la era actual tocando la modernización por la que estaba apuntando DC Comics.

Todas las versiones que hemos visto en los últimos años de estos personajes están inspiradas en las interpretaciones de O’Neil y Adams de ellos. El mismo O’Neil señaló que su perspectiva de Green Arrow era un intento de de revitalizar a un personaje «soso» y superar el concepto de un «Batman con arco». Le quitaron su riqueza, lo volvieron un vigilante mucho más urbano y lo transformaron en el contrapunto moral de un personaje espacial totalmente desapegado de la Tierra.

«Parte de la inspiración provino del hecho de que Neal, en una historia escrita por Bob Haney, le dio una nueva e ingeniosa apariencia. Si buscabas «soso» en el diccionario, encontrabas un dibujo del primer Flecha Verde.

Era un tipo realmente poco interesante y su compañero de niño… su disfraz era rojo en lugar de verde, pero aparte de eso era bastante poco interesante, así que Neal le dio este tipo de macho look y sobre todo quería introducir una especie de vibra tipo blue collar, un elemento callejero en las cosas.

Y si consideramos que el playboy cuyo pasatiempo es la lucha contra el crimen era un elemento básico de la ficción de los años 30, me pareció que era una idea bastante rancia cuando llegué.

(…) pero necesitábamos un contraste. Si esto iba a ser un diálogo, necesitábamos representar al lado opuesto. Bueno, Oliver Queen nunca había tenido mucho carácter. Quiero decir fue uno de esos superhéroes, o muchos de ellos, en los años 40 quien fue definido por sus poderes. Él era el que tenía el arco y la flecha. Hawkman era el que tenía alas. Las historias estaban basadas en la trama, la forma en que mucha ficción de detectives en ese momento se hacía.

Eso está perfectamente bien, pero estábamos evolucionando hacia una mayor caracterización, y en este caso particular necesitaba a alguien que representara el punto de vista del no stablishment.

Bueno, Green Arrow estaba disponible, traía muy poco «equipaje» nadie le había prestado mucha atención, no se había establecido mucho sobre él, aparte de la pérdida de fortuna, que había sido mi historia. Entonces él estaba allí para usar, y fue una elección lo suficientemente lógica para el uso al que queríamos ponerlo.

Una extraña aventura que desde noviembre de 1979 solo duró 13 números, pero llamó la atención de todos:

Creo que el gran impacto que causó Green Lantern / Green Arrow probablemente fue una gran sorpresa para los ejecutivos de Time-Warner. El primer artículo del periódico, que estaba en Village Voice, que era una especie de periódico de mi comunidad, no mencionaba a Julie, Neal ni a mí, así que tuve la impresión de que el tipo que fue entrevistado no sabía exactamente qué decir. y entonces cuando recibimos toda esa atención favorable y el alcalde de Nueva York, el Honorable John Lindsay nos elogió, luego Neal y yo, particularmente; Julie no tanto, pero eso es porque no hay justicia en el mundo, comenzó a llamar la atención.

Ahora cada empresa tiene un departamento de relaciones públicas.

El Caballero Oscuro asciende 

Hubo un tiempo en que el Joker hacía bromas, donde Robin empezaba todas sus oraciones con “Santas…” y donde Batman surfeaba con un colorido traje de baño sobre su bati traje. Era de día constantemente en ciudad Gótica y el hombre murciélago golpeaba con enormes onomatopeyas saliendo de sus combos y patadas. Era 1966.

La comedia y simpleza de la serie televisiva de Batman hundió aún más al personaje en un mundo alejado de su concepción original, llegando a ser incluso catalogada, por un infame psicólogo, como violenta y homosexual, algo completamente inaceptable en aquellos oscuros años. Por mucho tiempo, las oscuras aventuras de Batman y Robin, el chico maravilla, fueron coloridas y graciosas, llena de villanos pintorescos con planes cuyas mayores consecuencias eran un poco de desorden en la ciudad. O’Neil no era fan de esto.

Una fiesta es realizada en México. Varias personalidades mundiales son invitadas a la celebración organizada por la familia “Muertos”. Robin había partido a la universidad y Batman debía resolver unos intentos de asesinatos en esta fiesta mientras que un suceso paranormal ligaba a la familia Muertos con este peligro inminente. Batman volvía a ser un investigador. Las historias volvían a ser oscuras. Y en los años por venir, esta nueva visión del Caballero Oscuro llevaría a Denny O’Neil a restablecer el mito del mejor investigador del mundo.

Personajes como Ra’s al Ghul y Azrael, un Guasón más fiel a sus orígenes criminales y psicóticos y un dos caras más violento y peligroso fueron algunos de los aportes que O’Neil trajo a las historias de Batman, además de su nuevo look de traje azul con gris. 

Mientras que el trabajo de otros grandes autores siempre es mencionado al hablar del hombre murciélago, Denny O’Neil fue el puntapié inicial para este proceso que vivió el personaje durante los años 70’s hasta casi el 2000, donde gran parte de ella, el escritor fue editor de los títulos del encapotado. Algo que disfrutó mucho desde un principio:

Descubrí muy temprano que me gustaban los personajes a escala humana. Nunca me divertí mucho escribiendo Superman y lo dejé después de un año y también me alejé de la Liga de la Justicia y sus media docena de entidades divinas.

Batman estaba bien: escala humana, emociones humanas, capacidades humanas. En cierto modo, uno de los subtextos de Batman es la perfectibilidad humana, y hacer limonada con limones. Nuevamente, mi interpretación de ese personaje que no es exactamente el actual.

Tuve más satisfacción escribiendo The Question que cualquier otra cosa. Me gustaba Batman, obviamente. Siempre me gustó Green Arrow. Su política rebotó por toda la línea, pero hay una especie de correlato que todo el mundo parece haber retenido.

Un legado silencioso

Mientras que nombres como Stan Lee y Jack Kirby son ampliamente conocidos más allá de la industria del cómic, el legado de O’Neil es uno silencioso. Denny O’Neil es un nombre de peso en la historia del cómic. Denny nos dejó el 11 de junio pasado, a los 81 años, luego de una larga y extensa carrera que se paseó entre personajes insignes de la historieta mainstream. Daredevil, Amazing Spider-ManIron Man,

Un legado que trasciende el papel y que se puede encontrar en varios recuerdos infantiles de nuestra generación. La serie animada de Batman, que daría inicio al Universo Animado de DC o incluso personajes que hoy son relevantes dentro del mito del murciélago como Leslie Thompkins. O la idea de una línea de juguete de autos que se transforman en robots y su líder Optimus Prime.

Un realismo social entremezclado con personajes fantásticos que hasta hoy sigue marcando pauta y que vio en la historieta, un vehículo para expresar sus reales preocupaciones sobre lo que pasó y pasa en el mundo. Descansa amigo, nos estamos leyendo.

«Si alguien me hubiera dicho que «En 30 años sacarán una edición de tapa dura que costará $ 75.00» Le habría respondido «claro ¿puedo tener algo de lo que estás consumiendo» porque, en aquella época la sabiduría convencional era que los cómics se olvidan en 3 años y pensamos, que difícilmente recordarán esto que escribimos un año o dos después de que dejemos de hacerlo. Ciertamente es interesante y divertido hacerlo mientras estemos en eso ¿pero un cómic con una vida tan larga? No.»

#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.

Written By

Lo último en Plan9

El día en que Ennio Morricone «colaboró» con el Frente Patriótico Manuel Rodríguez

Cult + Mag

NERDS SIENDO NERDS: Hay gente que se enojó porque en el live action de Cowboy Bebop Faye Valentine no usará exactamente el mismo traje que en el animé

Animé

Conchetumare: El 2021 vuelve Shaman King

Animé

Pobre, comunista y maricón: Tengo miedo Torero de Pedro Lemebel llega al cine y acá está su primer avance

Cine + Series

Connect
#PLAN9NEWS

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todos los días en tu mail, el mejor spam de tu vida.