fbpx
Cine + Series El Infinito

Capitana Marvel: Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad

12 marzo, 2019

author:

Capitana Marvel: Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad

A Miss Marvel la violaron y no, no es una metáfora. En el cómic de 1980 Avengers #200: “The Child is Father To…”? por medio de “ciencia loca y alienígena” le lavan el cerebro para enamorarse de un weón, del cual queda embarazada y es forzada a parir, no me estoy inventando ninguna weá aquí, es todo cierto.

En esa época no había Twitter y la gente se demoró un par de años en enojarse, el escritor Chris Claremont, emputecido por el trato de los editores contra Miss Marvel alias Carol Danvers, la reescribió en el canon de lo comics, mandando a la mierda a los Avengers (y por defecto a los editores) por permitir que la violaran, y se unió a los X-men.

Obviamente eso no pasa en la película, décadas pasaron, Carol Danvers se convierte en Capitana Marvel y Disney necesita nuevos personajes, porque los actores antiguos están cobrando mucho por película.

Cuando comenzaron las películas del universo cinematográfico Marvel, el mantra era de alguna forma “hacemos cine para los fans”, 21 películas más tarde, los fans ya no son los mismos ¿Que acaso nuestras películas pueden ser para mujeres y niñas? Sip, y eso parece enojar a algunas personas. Personas que se molestan por internet con una película sobre gente espacial que revienta naves alienígenas con rayos de las manos.

Gente con problemas de prioridades en la vida.

Pero puta, yo vengo a hablar de la película ¿Por qué todo lo anterior es importante? Capitana Marvel debería ser visibilizada como un ícono feminista, una suerte de Mujer Maravilla para el siglo XXI que logra sobrevivir y empoderarse en un mundo machista.

Pero en cambio sigue siendo un personaje ninguneado, destinado al tarro de los personajes femeninos con la personalidad de “guerrera estoica número mil” tan genérica y que se ha vuelto estándar en muchas cintas de acción.

Entenderán lo mucho que me enojé cuando me enteré que la película de Capitana Marvel tiene 6 guionistas mujeres, porque a un personaje que se perfila como importante para esta nueva fase del universo Marvel
lo pudieron transformar por medio de la metáfora de temer a su propio poder, en algo simbólico. Una construcción de esa condición de menosprecio que viven las mujeres en muchos aspectos. Pero no. Lo hicieron más bien algo literal. Onda, ella tiene mucho poder. Mucho. Y poco más.

Todos sabemos que si los comics ya son el epítome de la literalidad, el esfuerzo por dotar a Capitana Marvel de un nivel de complejidad queda reducido a un campo de acción bastante pobre en este caso.

Pero, si es poderosa, si queremos potenciar eso en los personajes, entonces ¿Cuál es el problema?

Llegar donde ni un hombre ha llegado

¿Por qué una mujer no puede creerse el cuento?¿Por qué las niñas dejan de creerse el cuento? En el recreo de primero básico de 1998 las niñas no iban y decían “yo voy a ser la Power Ranger rosa”, ellas se transformaban por completo y en un rugido soltaban un “yo SOY la Power Ranger rosa”, y se peleaban por quien jugaba como Kimberly, no sólo por lo que representaba una heroína femenina en un espacio tradicionalmente masculino, uno de acción y aventuras, sino por lo que hacía y la forma en que se movía:

Pilotando un robot gigante, peleando con kung fu y salvando al mundo con el poder de la amistad, esa weá es todo. La vida debería ser así para todas las niñas de todo el planeta, por siempre.

Mi ejemplo de la Power Ranger rosa no es azaroso. Las dos actrices que la encarnan en ambas adaptaciones, la japonesa y la americana, representan un tipo de heroína con el que se identifican las niñas y que nunca nadie se ha preocupado en hacer perdurar. Una chica guerrera que es un par. No más. No menos.

Da una vergüenza tremenda asumir que las grandes heroínas e incluso villanas de la ciencia ficción y la fantasía siguen siendo un nicho explotado de manera proporcionalmente mucho menor a los hombres en el mercado, ya sea porque “las niñas no compran figuras de acción” o “las niñas no se disfrazan de superhéroe”.

Todos sabemos que eso es una mierda sexista y que no se condice mucho con la realidad. Sin embargo, no era lo mismo que pensaban en Disney, cuando le ordenaron cambiar el género al villano en Iron Man 3, tal como lo comentó en su minuto Shane Black por orden del infame Ike Pelmutter.

 “El juguete [del villano] no vendería tan bien si fuese una mujer. (…) Tuvimos que cambiar todo el guión por los fabricantes de juguetes”.

O cuando Rey, la protagonista de la nueva saga de Star Wars, que puede gustar más, o menos, no tenía casi merch en comparación con Finn. Que, digámoslo, es el personaje menos queridos por todos.

Incluso, en mercadería oficial de la saga cuando fue lanzada, Rey fue omitida con un Stormtrooper. Sí, la protagonista no aparecía en su propia película:

Pero ya basta, no nos hagan hablar de Black Widow, ausente total del merch de Avengers hasta hace poco. De lo que acabo de decirles tienen que sacar en limpio que: Una buena heroína debe creerse el cuento, una buena heroína representa mucho, pero debe ser capaz de hacer muchísimo más y una buena heroína debe perdurar en el tiempo, inspirar a otros guionistas a crear personajes que compartan sus cualidades y su visión positiva.

Buffy, Xena, la teniente Ripley, Furiosa, la capitana Janeway, Sarah Connor, Jessica Jones, Dana Scully y la Sabrina de los 90’s, todas ellas encapsulan estas ideas de forma brillante, para ser pulentas no necesitan ser más que eso ¿Y donde entra Capitana Marvel en todo esto? Pues no entra, Capitana Marvel no es una buena heroína… todavía.

Equivocarse está bien

Capitana Marvel es como una película Marvel de la fase 1, tiene un montón de problemas sobre qué tipo de película quiere ser ¿Es la historia de autodescubrimiento de una heroína amnésica?¿Es un drama policiaco de acción, con Samuel L. Jackson como el policía negro?¿Es una comedia de situaciones, donde la Capitana Marvel es un pez fuera del agua?¿Es un film de empoderamiento con temática feminista? Es todo eso, pero al mismo tiempo.

Más?
Kaiju No Kodomo revela poster promocional y más voces de reparto

La película está obsesionada con cubrir la mayor cantidad de terreno posible y no profundiza en nada, se supone que Capitana Marvel es la primera película de Marvel protagonizada por una mujer, y promete ser la el puntapié en una larga dinastía de películas hollywoodenses de superhéroes mujeres, entonces no tiene sentido que tenga tan poca determinación con comprometerse en un tono y una trama en específico, que tenga tan poco compromiso y que un personaje tan revolucionario como Capitana Marvel de lugar a una película tan tímida.

La película parte pulento, con una secuencia de acción bacán que muestra a Capitana Marvel partiendo traseros, y de ahí no sube más, que la primera secuencia de acción sea la mejor nunca es un buen síntoma.

Pero la película sigue y Samuel L. Jackson emprende un viaje de autodescubrimiento a campo traviesa con su nueva amiga amnésica, la alienígena del imperio Kree, Carol Danvers, quien se embarca en una cacería CGI contra los Skrulls, etnia de extraterrestres cambiaforma infiltrados en el planeta.

Carol descubrirá secretos, asumirá su deber como Capitana Marvel, recuperará la memoria, cambiará de color verde a rojo, enfrentará dilemas morales, se enfrentará a un ejército de hombres invisibilizando su labor por ser mujer y feminista en los 90’s, y todo en una cruzada de empoderamiento y rayos de energía.

Cuando la película quiere ser bacán, es a toda zorra: El nivel de producción está por el techo, los 90’s están recreados con mucho mimo y las referencias están impecables hasta la del último Blockbuster ¿Sabían que Samuel L. Jackson es 100% CGI? El rostro del weón 20 años más jóven está hecho por computadora, yo no lo podía creer, es una weá de otro planeta, realmente estamos viviendo en el futuro.

Pero la película cuando quiere ser mediocre, se cae mal: Brie Larson no se cree el cuento, ella no es el Power Ranger rosa que las niñas se merecen, que Marvel necesita, no le compro nada, es perfectamente intercambiable con cualquier otro personaje femenino de la clase: “Guerrera estoica”.

Y el guión se esfuerza en darle sentido del humor, pero ella sólo reacciona a la mayoría de las cosas que le pasan. Empieza la película como esta super genial guerrera estoica toda cachilupi… y termina la película como una super guerrera estoica cachilupi, es irritante. Si, aprende cosas y hace nuevos amigos pero su personalidad permanece inmutable.

Lo otro es que hemos escuchado deliberadas veces que Capitana Marvel es el personaje más poderoso del universo Marvel (de películas), pero no hace nada particularmente poderoso ¿Acaso soportó la energía pura del núcleo de una estrella moribunda? Thor hizo esa weá ¿Por qué no mostrar más, Marvel? Haz que Capitana Marvel patee una ola al sol, o que levante al equipo completo de los Broncos de Denver con una mano, un poquito de compromiso con el personaje, por favor.

Quiero expresar que esto no es culpa de ella. Es más bien del guion que no sale de la acción genérica destructiva. Como si todas las explosiones, dieran lo mismo. Y no señores. No dan lo mismo.

Anna Boden y Ryan Fleck, toman la silla de la dirección, y la verdad pareciera no importar. Capitana Marvel se siente como una película diseñada para cumplir con lo mínimo y sin confiar en los criterios de artistas al servicio de una historia, sino, la definición perfecta de desarrollo de una película por comité.

No arriesga nada, no innova en nada, y sí, está llena de momentos divertidos, pero al final del día, no deja absolutamente ni un pozo emocional con el que que podamos decir: Carol Danvers, es la heroína que buscabamos. Ese apartado, le sigue perteneciendo sin dudas, a Wonder Woman, y es triste, porque existe espacio para todas.

Es una antesala un poco penosa para quién además, está llamada a ser quién le parta la mandarina en gajos al moradito ese del guante dorado.

No hay mucho más que decir. El resto de los personajes cumplen con poco más que ser meras comparsas. Desde la presencia de Ronan, hasta el comic relief de Goose, Coulson, y quizás con la excepción de MarVell, que logra de otorgar algo de profundidad al concepto tras Danvers o YonRogg, que tiene al sólido Law, hay poco hay que destacar.

Puta, siento que Capitana Marvel es capaz de engendrar una secuela a toda raja, capaz de transformarla en la Ranger Rosa que en mi corazón sé que es, pero al terminar de ver la película, uno espera más confianza de Disney a estas alturas del partido.

Las nuevas generaciones de fans están demostrando que el público de Marvel está evolucionando en forma sin precedentes, y los cambios son para mejor. La Capitana Marvel lo ha pasado como la callampa desde el principio, ella se merece alcanzar el estrellato, evolucionar como personaje y partirle la raja a Thanos por ser un otaku culiao.

Que lo mejor de tu película sean las constantes referencias a Top Gun, más que ser la punta de lanza de una nueva generación de personajes para todos, habla mucho de la poca confianza propia de Marvel en películas con cierto discurso. Quizás 21 películas ya los tiene demasiado en su zona de confort. Quizás, sea hora de sacudir un poco ese universo.

Lamentablemente, por ahora, Capitana Marvel no es ese movimiento.

Comenta o muere