fbpx
Cult + Mag El Infinito FEATURED Música

Björk: Transitar hacia lo desconocido7 min read

21 noviembre, 2019 5 min read

author:

Björk: Transitar hacia lo desconocido7 min read

Cuánto me demoro? 5 minutes

Desde su Debut hasta Utopía , Björk es quizás una de las artistas más eclécticas y aclamadas tanto por la crítica como el público d los últimos 20 años. Cosa curiosa como ella sola, la pequeña figura islandesa es considerada a ratos como inaccesible, difícil de entender y extravagante. Y con justa razón, su puesta en escena se basa en la performance, sus videos son teatrales o directamente ininteligibles y sus discos contienen la justa dosis de pop para ser atractivos.

Una mujer que cumple 54 años y que ha revolucionado la música Occidental un par de veces, levantando desde su tribuna temas que hablan desde el sexo y el amor, o el rol de las mujeres en la industria, a la cárcel que puede representar la música mainstream para la creatividad.

Revisamos todo lo superficialmente que puede ser, la carrera de la islandesa que partió grabando sonidos de la naturaleza y terminó produciendo sonidos que susurra el universo.

Se pronuncia BI-ERK, no BI-ORK:

Hija de Hildur Rúna Hauksdóttir, una conocida ecologista en Islandia y Guðmundur Gunnarson, un electricista, la islandesa es en si misma, un mundo es difícil de penetrar para el no iniciado, a ratos enigmático y demasiado grandilocuente, a ratos, pequeña y personal.

La dedicación de Björk a su arte es de una pasión desbordante. A veces puede pecar de intentar sobrecargar al espectador, y terminar abrumados por lo que parece ser, una fuerza de la naturaleza, el rango de su voz asemeja más una actuación que el acto de cantar y transmite emociones antes que notas en específico; Bjork es en si misma una experiencia difícil de procesar.

Hoy, y cumpliendo 54 años, revisamos mediante una breve guía la discografía de la islandesa que pareciese estar hecha de sueños, drogas, sexo, animales, plantas, bacterias y universos.

You ring the bell

Sin atender al orden natural que debería comenzar con Debut, el disco introductorio por antonomasia es Post de 1995,  quizás el más accesible dentro de todo su catálogo.

Dejando de lado las capas de sintetizadores y samplers que otorgan densidad y textura al conjunto de temas, es donde figuran la mayoría de los sencillos pop fáciles de escuchar y digerir.

Post contiene piezas y instalados como clásicos modernos como Army of Me, Hyper-Ballad, It’s oh so quiet y Possibly maybe, canciones que dejaron en claro cuál era el norte estético de la islandesa y la consagraron como una de las artistas más importantes de su generación.

Dando un paso hacia atrás, Debut placa, bueno, debut de su carrera solista representa el primer punto de quiebre (entre muchos otros) para la islandesa. Luego de abandonar The Sugarcubes, banda con la que se consagró en el indie finlandés, Debut representaba sin lugar a dudas, una declaración de principios para la cantante.

“La música pop nos ha traicionado. Todos en el mundo necesitan música pop. Pero nadie ha tenido el coraje de hacer pop que sea relevante para el mundo moderno « decía en una entrevista para I-D

“Cuando estaba creciendo, siempre tuve la sensación de que me habían dejado caer desde otro lugar. Así fue como me trataron en la escuela en Islandia, donde los niños solían llamarme «niña china» y todos pensaban que era inusual porque era china. Me dio espacio para hacer lo mío. En la escuela, estaba principalmente sola, tocaba alegremente en mi mundo privado haciendo cosas, componiendo pequeñas canciones. Si puedo obtener el espacio que necesito para hacer lo mío llamándome extraterrestre, elfo, niña china o lo que sea, ¡eso es genial! Creo que solo me di cuenta en los últimos años de lo cómoda que es esa situación «.

Bajo el principal sencillo: Venus as a Boy y otros cortes como Big Time Sensuality, queda claro que Bjork venía a instaurar una nueva forma de entender su propia música, mucho más encorsetada en The Sugarcubes y acá, libres. Instrumentales más complejos de digerir, letárgicos.

Paisaje sonoro

Luego de un proceso de introspección profundo, Bjork decide avanzar a contracorriente con Homogenic (1997), acaso el inicio de su época más experimental (como si esa época hubiese terminado alguna vez).

Acá hay más instrumentales de cuerdas, mucho más espacio que intenta recrear la inmensidad de los parajes islandeses, además de su soledad. Björk crea una sensación de estar perdido en una llanura verde, cubierta por lluvia y sin otros rostros a al vista. Thom Yorke asegura que Unravel es una de las canciones más hermosas que ha escuchado.

En entrevista a la revista Oor comentó “En Islandia, todo gira en torno a la naturaleza, las 24 horas del día. Terremotos, tormentas de nieve, lluvia, hielo, erupciones volcánicas, géiseres … Muy elementales e incontrolables. Pero, por otro lado, Islandia es increíblemente moderna; Todo es de alta tecnología.

La cantidad de personas que poseen una computadora es tan alta como en ningún otro lugar del mundo. Esa contradicción también es homogénea. Los latidos electrónicos son el ritmo, los latidos del corazón. Los violines crean la atmósfera pasada de moda, incluso el colorido«.

Una de las características más importantes en la música de Björk es el nivel de intimidad y vulnerabilidad que sus canciones demuestran. Aquella impronta está presente en Vespertine. En 2001 con su cuarto álbum de estudio se volvió a abrir frente al mundo como solo ella es capaz de hacerlo siendo recompensada con un superventas de dos millones.

Un álbum construido con sonidos orquestados, y otros pequeños tomados de lugares tan inusuales como utensilios domésticos. Una placa emocional e interior, evidentemente erótica. Cada una de las canciones que componen Vespertine nos dan un trozo de la cantante, piezas como Cocoon y Pagan Poetry dejan en testimonio su entrega por el sonido, curiosamente el mismo año que se estrena Dancer in the Dark, cinta infame para ella señalándola como una experiencia terrible al trabajar con Von Trier pero del que se extra un álbum exclusivo llamado Selmasongs.

Los otros mundos

Aquí es donde Björk se comienza a poner inaccesible, y a ratos, alienígena. Hay cierta hostilidad patente en esta nueva etapa, pero para atravesar esta parte de su discografía es mejor hacerlo por sección.

Medúlla (2004), Volta (2007), Biophilia (2011) deben ser afrontados ese orden. Una tarea necesaria para abordar aquella complejidad de sonidos y que tome forma coherente, entregando una perspectiva distinta sobre el trabajo de un artista, las barreras que puede derribar y el espectro de sonidos que son capaces de utilizar.

Mientras Medúlla es casi una carta de despedida a la Bjork formal, que ya comienza a hacerse preguntas fundamentales, el paso que presenta Volta a la creación de sonidos provenientes de fuentes no tradicionales, es ya un hecho concreto con la creación de una serie de instrumentos propios para la concreción del disco.

Es especialmente interesante el fenómeno de Biophilia, un disco pensado para hablar sobre el cosmos, los virus, las bacterias y los micro y macro mundos que rodean la existencia. Creado mediante aplicaciones de Ipad en su mayoría de los sonidos, fue mutando hasta que incluso se volvió una herramienta educacional de la mano del científico y divulgador David Attenborough.

La segunda sección consta de sus dos últimos discos publicados,
Vulnicura (2015) y Utopia (2017), en ambos trabajó en conjunto a Arca en el rol de productor. Son abordables en la medida que uno haya transitado y tenga la paciencia para escuchar todo lo anterior.

Son difíciles de procesar, extraños y densos. No obstante, como ejercicio estético, se vuelven gratificantes al poder apreciar el genio de Björk, porque a esta altura del artículo, al igual que la cantante ya sobran las palabras y solo queda sentir.

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.