fbpx
El Infinito Juegos

Battlefleet Gothic – Armada 2: El juego de combate aéreo que Warhammer necesitaba5 min read

20 agosto, 2019 4 min read

author:

Battlefleet Gothic – Armada 2: El juego de combate aéreo que Warhammer necesitaba5 min read

Reading Time: 4 minutes

Gigantescas naves, épicas batallas y un montón de razas feas para controlar. Eso es a grandes rasgos Battlefleet Gothic: Armada 2 pero espera, ¿ni en pelea de perros habías escuchado sobre esta franquicia? no te preocupes, porque yo tampoco tenía idea que existía.

Es más, con suerte había visto el nombre por aquí y por allá. Más sorpresa me causó cuando, investigando sobre el juego en sí, llegué a la raíz, a la médula de toda la franquicia: Warhammer

Warhammer, por otro lado, tiene un sin fin de sagas a su haber, siendo (probablemente) Warhammer 40.000: Dawn of War, la más conocida y que fue desarrollada por los capos de Relics Games. Eso sin contar los juegos de mesas, juguetes y miles de cosas más, por lo que este juego satélite, a pesar de ser un subproducto menor tiene ya de base, buenos pilares sobre los que cimentar su historia.

Pero vayamos al grano; Battlefleet Gothic: Armada 2 ¿Es un buen aporte a la franquicia, o viene a aumentar el catálogo de juegos que fracasaron en el proceso? Let’s find out. 

The Bigger, The Better

Para los que jugaron cualquier título de la saga Dawn of War, recordarán que los Space Marines (que vendrían siendo la raza “principal”, algo así como los Terran en el Starcraft, aunque mucho más piteados, patrióticos y conservadores) caían desde el cielo en unas “cápsulas”. Pues bien, si en DoW nos tocó experimentar la guerra desde la tierra, acá estarás controlando todo lo que sería la parte “aire”. Y no, no estoy hablando de aviones piñuflas que caerían a tierra con el soplo del viento, no. 

Acá controlarás verdaderas bases aéreas, cada una equipada con cientos de rashos lasers, cohetes, metracas y mucho más. Básicamente cada nave es una especie de “titán” acorazado.

Lo interesante de esto es que hay muchas mecánicas que los vuelven diferentes a cualquier otro juego de estrategia que hayas jugado. 

De partida y obviamente por el tamaño de cada nave, la movilidad es generalmente lenta y reducida. Lo bueno es que tienes algunos “power ups” con los que podrás, entre varias cosas más, acelerar rápido, girar velozmente en muchas direcciones o simplemente preparar a tu nave para un inminente impacto; porque sí, si el enemigo te está dando mucho jugo, simplemente puedes ir a toda raja, meterle “chala” al acelerador y chocar la nave enemiga de tu preferencia. Aunque claro, no esperes que tu nave quede ilesa. Todo tiene repercusiones. 

También podrás ir mejorando tu vasto arsenal (y de verdad, tienes muchas armas a tu disposición) e ir armando tus naves como mejor te parezca. 

Las batallas, aunque tardan su tiempo en aparecer, una vez que ya se arma la cagá entre 20 de tus naves vs 20 del enemigo, es un orgasmo visual. Decir que son épicas, es poco. Y ojo, llega a eliminar a una de las bases principales (que son las más grandes del juego) y verás un espectáculo en toda la extensión de su palabra.

Uno de los aspectos que más me gustó es que tiene el añadido de “la moral” ¿Qué quiere decir esto? que si vas perdiendo, tus propios soldados se pueden “amotinar” y mandarte a la shit, ignorar tus órdenes o simplemente retirarse de la pelea… claro que como buen estratega, podrás (entre varias opciones) eliminarlos y simplemente dar vuelta a la página. Obviamente si causas esto en el enemigo, tendrás una ventaja importante al momento de reclamar tu victoria. 

El juego cuenta con varios modos clásicos como partidas 1vs1, 2vs2 y más, en donde podrás utilizar una GRAN cantidad de razas como los Orcos, Space Marines, Chaos Space Marines, Eldars, Tau y otras (siendo 12 en total).

Lo bacán es que cada raza tiene “sub-razas” por lo que, por ejemplo, si eliges a los Orcos, tendrás a tu disposición el poder elegir entre alrededor de 9 sub facciones más, cada una con sus pro y sus contra. Simplemente la zorra. 

Ahora si no tienes ni siquiera amigos virtuales con quién jugar, puedes jugar el modo campaña que cuenta con 4 grandes historias para mantenerte ocupado. 

Por último y si no cachas absolutamente nada del juego y es tu primera vez jugándolo (como fue mi caso), contarás con una pequeña campaña que te servirá de “introducción” para que aprendas desde lo más básico, hasta estrategias más avanzadas. 

¿Corre en mi pc junaeb?

No. 

Aunque pueda ser una mala noticia, la verdad es que el juego si es un tanto demandante en los requisitos pero claramente la calidad gráfica lo justifica. Es un juego que, en mi opinión, se disfruta mucho más cuando lo juegas en una calidad por lo menos alta ya que tiene muchos detalles que se pierden en otras configuraciones

Siguiendo con lo anterior, posee una cantidad no menor de detalles a destacar como: el diseño de las naves (un tanto “extraños”, pero se ven bacánes) la recreación del espacio mismo y los efectos de los disparos, tanto visuales como prácticos y es que cuando las naves están a punto de ser derribadas, verás como van despedazándose lentamente hasta quedar desparramadas entre las estrellas. 

Musicalmente, el juego no se queda atrás. Con un soundtrack de corte épico, imperial y lleno de gloria, no dudes en que tendrás la mejor de las compañías sonoras al momento de reventar a tus enemigos en el espacio. 

Battlefleet Gothic: Armada 2 es un gran juego de estrategia y un muy digno representante de todo lo que conlleva pertenecer a la franquicia de Warhammer. Últimamente habían salido algunos juegos medios malitos por aquí y por allá, pero definitivamente este vino a reivindicar todo lo que esta saga debería transmitir; Guerra, mucha sangre, batallas épicas a grandes escalas y, por supuesto, diversión. Recomendado al máximo. 

Comenta o muere