Cine + Series

BatmanVSuperman: Cuando ni los fans ni la crítica tienen razón

29 marzo, 2016

BatmanVSuperman: Cuando ni los fans ni la crítica tienen razón

“Si alguien me hubiera dicho que el producto dramático e intelectual más riguroso de mi vida iban a ser unas películas de superhéroes, le hubiera dicho que estaba loco. Pero creo que los fans se lo merecen. Siento que le debía a los fans la dedicación de todo mi cuerpo y alma durante dos años, porque cualquier cosa por debajo de eso habría sido como no apreciar la oportunidad que me estaban dando”.

Esas son palabras de Chris Terrio para el Wall Street Journal. El guionista de BatmanVSuperman, y ganador del Óscar por Argo, ha declarado en una extensa entrevista, el compromiso y pasión puestos en la entrega de la cinta más esperada por un gran puñado de gente.

¿Pero lo logra?

Esto más que un review, es un texto profundamente personal sobre algo que conflictúa mi cabeza y es más que un análisis de la película, es la forma en la que creo la gente ve y consume cine y entretenimiento hoy y como se percibe un modelo de cine industrial.

Pero partamos por el principio: Al igual que millones en el mundo, soy un fanático de los comics.

Muy a mi pesar, cada vez leo menos (algo muy triste) pero desde que tengo uso de razón, mi personaje favorito de la vida ha sido Batman.

Y al igual que muchos, mi pasión nace de la adaptación de Tim Burton del film homónimo de 1989 que con seis años, descubrieron a mi persona este personaje trágico, oscuro, vengador e imposiblemente cool.

batman_1_1

Recuerdo perfectamente a mi padre, luego de ver la peli, comprarme un Batman de hule en la feria. Esa baratija sería durante mucho tiempo, mi posesión más preciada.

Hoy tengo 26 años y muchas cosas han cambiado. Pero una de las que no, ha sido mi amor por el personaje. Entenderán entonces que para mí, en teoría, escribir sobre el encuentro entre los dos héroes más grandes de la historia comercial de tebeos debería ser un placer.  Pero no me siento tan contento.

Porque Batman V Superman, no es una buena o una mala película, es una película mutante.

Pero para llegar a esto, tenemos que mirar un poco hacia atrás.

El camino recorrido

La cosa va así: Volvamos a 1964,  una época en donde el comic del encapotado ya no tenía el mismo tiraje que antes. Una época en que rozó durante mucho tiempo el fantasma de la cancelación y a pesar de intentos editoriales por impulsar las historietas, algo no funcionaba.

Insólito si pensamos que hoy, El Detective es sin duda el pilar de la editorial y gran parte del área de entretenimiento de Warner.

No sólo tenemos a BatmanVSuperman, sino que una parrilla de próximas cintas coprotagonizadas por personajes secundarios de sus historias, la Batman Lego película, varias adaptaciones animadas (incluso, una próxima adaptación de The Killing Joke) la futura Liga de la Justicia, videojuegos, infinito merchandising, una nueva serie de películas comandadas por el nuevo bats de Ben Affleck y suma y sigue.

Es raro pensar que quizás nada de esto pudo existir.

Afortunadamente (?) la serie de Adam West, rescató a la publicación del hoyo económico, inyectándole un impulso al personaje, bastante duradero (la conocida batmanía)  además de instalar masivamente al caballero oscuro en la cultura pop, a costa de volverlo un ícono camp, idiota, y bastante ridiculizado.

Physique of a bus driver … Adam West as Batman and Burt Ward as Robin. Photograph: 20thCFox/Everett/

Todo lo contrario de lo que (creo) muchos adoramos del personaje. Su oscuridad.

Pero como bien sabemos, a pesar de que en el mundo de los comics, personas como Miller, O’Neil, Moore, Giordano, etc, en aquella época le daban un trato estupendo a Bruce Wayne, para a la opinión pública, la dignidad recién pudo recuperarse con el film de Tim.

En 1989 de la mano de un guion creado por Sam Hamm y Warren Skaaren, Burton  gracias a su visión gótica y su sentido dramático, volvió a darnos al personaje torturado y oscuro que anhelamos. Y su mirada, propia de la época, llena de neo-noir y estética barroca, se extendió en una grandiosa secuela que sólo acentuaba las manías de un director idóneo. Después de todo, que mejor relación que Burton y Batsy?

Lamentablemente, los comics a ojos de muchos solo son tiras para vender muñequitos y la calidad de la serie disminuiría profundamente con las cintas de Joel Schumacher que contratado por Warner para reemplazar a Tim, eliminaría gran parte de la carga dramática y oscura de la Batman 3 de Burton, y  decidió volver a traernos ese Batman ridiculizado y camp que tanto costó dejar atrás.

Porque claro. Había que vender muñequitos.

Así, se concluyó el fugaz paso cinematográfico de Batman en el cine, dejando algunos proyectos muertos como Batman: Triumphant (que incluían a El Espantapájaros, Harley Quinn siendo hija del Joker y al mismo Joker, nuevamente interpretado por Nicholson, en una secuencia de alucinación) o por ejemplo Batman: DarKnight (de Lee Shapiro y Stephen Wise, que tenía a Man Bat y pretendía recuperar el tono serio de la saga) y a DC perdido, sin saber qué hacer con sus franquicias.

Hay que recordar, que a esas alturas, como muy bien le gusta señalar a Kevin Smith, existió en 1996 un interés por volver a Superman que tras las grandiosas Superman I y II, perdió completamente el rumbo en Superman III y Superman IV: The Quest of Peace (la infame de Cannon films) con una versión llamada Superman Lives, presuntamente dirigida por Burton, con Nicolas Cage en el rol de KalEl*.

*(Cage es un gran fanático del personaje, incluso es –era- poseedor de un Action Comics 1 y su último hijo se llama literalmente Kal El)

Superman Live abordaba la muerte de Superman, su renacer, algo de la trama de El Reino de los Supermanes y presentaba a una versión más oscura de Lex Luthor, Brainiac y Doomsday.

[image_carousel images=”10729:http://plannueve.net/wp-content/uploads/2016/03/superman_lives_6.jpg,10730:http://plannueve.net/wp-content/uploads/2016/03/supermanlives2.jpg,” ][/image_carousel]

Incluso, se pensaba una aparición del Batman de Keaton. Un protouniverso cinematográfico. Nuevamente la cosa pudo ser muy distinta. Pero no lo fue. Finalmente nunca se logró pasar de la fase de preproducción, y solo hay algunos videos y artes conceptuales, de un proyecto nacido muerto.

*(Para más info de esto, les recomiendo el muy divertido documental The Death of “Superman Lives”: What Happened?)

Y ni siquiera vamos a mencionar en extenso a Justice League: Mortal, el proyecto de Miller para la Liga de la Jusitica que jamás se concretó (aunque hubo un cast y se avanzó en preproducción, teniendo por ejemplo a Armie Hammer como posible Batman).

¿Les suena algo de esto? Supongo que sí. Para entender el estado actual de DC comics, es necesario saber que todo lo visto en pantalla hoy, es el resultado de un largo proceso de ideas que han decantado en esta película que tenemos en la sala de cine.

Luego la historia es mucho más conocida.

La edad de oro

BTS-Batman

En 2005 (hace 11 años atrás, wow, como pasa el tiempo) Nolan y Goyer, reciclan gran parte de las ideas en el tintero de las Batman no desarrolladas y crea Batman Begins. Una mezcla del guion fracasado de Aronofsky, el Batman Año 1 de Miller y el Triumphant de Mark Protosevich para darle tono y forma la era dorada de la época de superhéroes en el cine.

Gracias a Nolan (no únicamente, pero si como gran agente de cambio) el género se toma en serio a los encapotados y nos da LA trilogía superheroica por excelencia.

En las cintas del británico podemos atender a problemas de índole filosófica mucho más profunda, seria, reflexiva y artística que lo propuesto por films de plantilla como Daredevil de Johnson (curiosa ironía con Affleck siendo Daredevil), Fantastic Four, Ghost Rider, Elektra, Punisher, y en general casi todo lo hecho en esa época, con notables excepciones, como las dos primeras X-Men de Singer o las dos primeras soberbias Spiderman de Raimi y alguna otra que por ahora, no recuerdo.

Durante siete años, DC Comics apostó por un tratamiento serio, adulto, respetuoso e interesante a la par que divertido, fácil de digerir y que en general, elevó el listón de todo lo que se le podía pedir al género, teniendo como la joya de la corona The Dark Knight, el filme más sólido sobre superhéroes modernos que se podrá ver en un largo tiempo.ans,da,sdrt

Por supuesto, DC no sólo trabajaba con Batman, pero todo era menor en comparación.  Constantine (2005); 300 (2006) o incluso la misma Watchmen (2009), siendo films más adultos y gozando de una crítica decente, funcionaban como proyectos separados, pues atendía a la lógica de un cine tradicional.

Entonces Marvel lo cambió todo  

Con el estreno en 2008 de Iron Man, la casa de ideas, no solo se anotó un hit de proporciones épicas, sino que también formuló una promesa. Las películas también pueden ser como los comics. Pueden vivir en el mismo universo.

¿DC? Bueno, DC en 2006 intenta volver con Superman Returns (que definitivamente no funcionó, enterrando más al personaje) y para cuando el MCU era un hecho, DC contraataca (?) en 2011 con la nefasta Green Lantern. La promesa de un universo que jamás llegó.

Y mientras DC se aferraba a su multipremiado y rentable Batman, Marvel, revolucionaba la industria creando en tan solo cuatro años (Iron Man en 2008, The Incredible Hulk del mismo año, Iron Man 2 llega en 2010, luego sería Thor para el 2011 y cerrando el mismo año, Captain America: The First Avenger) un universo de personajes compartidos que terminarían con su peak máximo, en The Avengers (2012, mismo año de Batman DKR).

Te puede interesar:   9 Comics de Bruce Wayne y Clark Kent previos a The New 52
The-Avengers-120427

A esa altura, Marvel ya es propiedad de Disney y todos corren a crear sus propios universos. Fox le quiere dar continuidad a los X-Men, Sony dispara a ciegas con su Spiderman hipster, y DC comics busca una fórmula para poder armar su universo, sin ser una copia descarada y teniendo su sello propio.

Entonces llega Man of Steel. Usando un tono respetuoso y épico en el personaje -impregnado por Nolan- Warner, apuesta por ficcionalizar su seriedad, sofisticando visualmente sus historias, y poniendo a cargo  a Snyder que es un muy hábil artesano, pero muy limitado director.

El resultado fue una cinta que bajo nuevos y actualizados códigos, nos entrega una visión moderna del personaje, que aún busca su identidad y que vive bajo la cruz mesiánica de ser el salvador.

Además, nos enseña al Superman más físico de todos, y a pesar de tener un guión con más hoyos que un queso, logra ser una promesa.

tumblr_mthjzaR8x71sz8qgio1_500

AKDJSHKFJHJF,SJDSJKFHW

La preproducción

El año pasado THR reveló en un extenso artículo, los problemas que Warner había sufrido con respecto a la creación de su universo. Como lo dijimos más arriba. Partió demasiado tarde.

Michael Nathanson prestigioso analista de medios dijo:

“Nadie duda del valor de la propiedad intelectual que supone DC Comics, pero todo se reduce a una cuestión de ejecución”.

El universo DC no tiene una línea creativa como lo ha venido desarrollando Marvel. En Marvel, todo está bajo la figura del Kevin Feige como productor, haciendo que todas las películas obedezcan a cierto tono, con pequeñas variantes de estilo, pero a grandes rasgos, películas de molde y que para el estudio, funcionan como una máquina engrasada.

wonder-woman-batman-vs-superman-actriz-batman

Por otro lado, DC tiene a múltiples guionistas trabajando en sus proyectos. Wonder Woman tiene a 5, Aquaman a 3 y así. De todas las escrituras, eligen una y van avanzando.

Por ejemplo, Kurt Johnstad (300), guionista de la futura Aquaman, vio su trabajo perdido cuando el estudio indicó que las reglas de su universo cohesionado cambiaban (de nuevo) y una fuente cercana relata:

“No han tenido consideración sobre su mundo, cómo encaja cada personaje en él y como aprovechar el tiempo de los guionistas dándoles una dirección. Obviamente, en Marvel son muy buenos con eso”.

Eso nos da dos aristas. Por un lado, sabemos que las películas de DC no tendrán el tono clonado de Marvel, y que se basan en una visión autoral. En ese sentido, es cosa de ver cómo va la producción de Suicide Squad, que es evidentemente una película MUY David Ayer.

El problema que a la vez genera eso, es que depende mucho de los directores. Y el de BatmanVSuperman es Zack Snyder.

unite-the-seven-batman-vs-superman-theory-what-unite-the-seven-really-means-for-the-justice-league-jpeg-273516

Zack Snyder además, sentará las bases para el tono y el estilo del universo, pero no puede encargarse de las labores de producción para la grilla completa de estrenos, y al no existir una figura como la de Feige, Warner posee una mesa creativa conformada por la productora Deborah Snyder (esposa de Zack) el productor Charles Roven (trilogía Dark Knight y MoS), Greg Silverman (presidente de desarrollo creativo y producción mundial en WB), el vicepresidente ejecutivo Jon Berg, la presidenta de DC, Diane Nelson y Geoff Johns, jefe creativo en DC.

O sea muchas manos en el pastel.

Toda esta glosa permite ver que la conformación de este universo está frágilmente sostenida por muchas personas, personas que obedecen a ciertos intereses y que terminan haciendo que los medios suelten noticias como esta.

Una película que es muchas cosas a la vez, pero ninguna completamente bien hecha.

batman-v-superman-affleck-snyder

Y eso que no hemos hablado de Goyer. El guionista, que sentó las bases del tratamiento serio y oscuro con sus guiones para las Batman de Nolan, también fue el puntal de MoS pero ahora, se ha prescindido de él.

¿La razón? Terrio, ha tomado control total de DCU hasta Justice League: Parte 1.  No hay que ser un genio.

Affleck, no lo ha dicho, pero el guión de Goyer está plagado de inconsistencias, al punto de tener que estar reescribiendo los diálogos el mismo, durante el rodaje.

Eso explica la mención de Goyer en los créditos, pero su nula participación en otras instancias de la producción. Recordando, de hecho, la mayoría de sus guiones son modificados al punto de aparecer simplemente con un Story by y no con un crédito como Screenplay.

Entonces ¿No da la sensación un poco de tener una producción compleja entre manos?

2_superman

La película

Batman V Superman: Es reaccionaria. No es una cinta que provenga de una identidad propia, no nace de un camino naturalmente recorrido. Por el contrario, es una jugada de marketing desesperada y que echa mano de los dos superhéroes más grandes de la vida, para intentar sustentar un universo hecho a la rápida.

Al igual que Iron Man 2, BatmanVSuperman se siente como una película puente.

En el caso de lo de Tony Stark, se puede sacrificar una secuela mediocre, en pos de un plan que apunta a una reunión. Tienes cuatro películas para desarrollar el concepto del team up. Ok.

Acá, acabas de presentar a Kal-El (en ni siquiera su versión definitiva, sino que una que no acaba de entender aún su lugar en el mundo y ok, eso es válido, pero entonces, desarróllalo) y ya en la segunda, desplazas a tu protagonista principal por la inclusión de una nueva versión de un personaje cuya última aparición, data del reciente 2012.

Si incluso la secuela se llama BATMAN V SUPERMAN Y NO SUPERMAN V BATMAN.

Es obvio que apuntan a una jugada de marketing para llevar gente a la sala. También entiendo que ahora, veremos los hechos del mundo de MoS desde la perspectiva de un viejo Bruce Wayne, una versión del encapotado no tocada y que claramente bebe del DKR de Miller.

Un Batman fascista, cínico, que se reconoce como criminal, que mata por omisión y que da el siguiente paso al momento de establecer sus parámetros de justiciero. El mundo se ha vuelto más grande, necesitamos ser más para poder protegerlo. Eso no es ningún secreto.

Batman-Superman-Snyder

Pues entonces, asumiendo que esto es derechamente una película sobre BATMAN, Superman, quién para este caso sigue siendo el plot device de la historia, es un personaje pobremente desarrollado y sobre el que finalmente recae todo el peso dramático del film.

Le damos toda la responsabilidad argumental, pero no la damos las escenas y el tratamiento que merece.

La trama se reduce a Batman (quien lleva tiempo como vigilante) que ve con recelo las acciones de un héroe que la sociedad aún no termina por aceptar. Ve a un ser extremadamente poderoso en el que no podemos confiar y que cualquier día, puede darse vuelta la chaqueta y gobernarnos. 

Este tratamiento, es una de las tramas favoritas de la vida en los comics. Por ejemplo, brevemente (pero de forma contundente) es tocado en Lex Luthor: Man of Steel de Brian Azzarello y Lee Bermejo y es una arista muy interesante, pues razones no le faltan (aló? Red Son?).

Bajo esta lógica, Superman, quién trata de llevar una vida “normal” junto a la mujer que ama, se ve enjuiciado públicamente y a pesar de que sabe que tiene una responsabilidad, aún no está seguro de querer tenerla.

Esa visión, alejada del Superman clásico, “Boy Scout” y seguro de sí mismo, me agrada, nos entrega un personaje dubitativo y al igual que Jesus, su onda mesiánica le hace preguntarse si realmente debe cargar con esa cruz. Y está bien. Pues es recién la segunda incursión en el personaje. Lamentablemente es una que lo desplaza del foco en pos de presentar todo un universo, y principalmente a Batman.

batman-vs-superman-ew-pics-5

Lo que nos lleva  a Lex. Un personaje que igualmente me gustó, pero que está pesimamente tratado. Eisenberg nos brinda un Lex motivado por la incredulidad, el egoísmo, la ambición y la envidia. Está lleno de tics y su tartamudeo develan alguien muy, muy inseguro. Hay varias frases de Lex que develan su carácter envidioso y que recelan de estos héroes.

¿El problema? Su plan sigue siendo ridículo. Sus maquinaciones en las sombras fueron pobres, y su mega plan de villano, fue tonto. Tratado de mejor manera, nos habría brindado un Lex Luthor moderno muy interesante. Pero nuevamente quedamos cortos.

Probablemente veamos más de Lex en el Directors Cut con 30 minutos más ¿pero no es la idea ir a ver una peli mutilada al cine o no? Y aunque se entiende la idea de Luthor y su incursión con una cultura extraterrestre, realmente hay cosas que parecen recortadas con unas tijeras gigantes.

Warner con BatmanVSuperman, trata de arreglar los problemas heredados de MoS a veces de forma muy inteligente y otras de forma burda.  Y eso termina pesando.

Por ejemplo, para muestra, un botón. Es bacán saber que las peleas de seres como estos tienen un impacto real en el mundo, y en Man of Steel, un Superman novato, se ve incapaz de controlar su propia destrucción, lo que es de agradecer (los fanáticos lloran por puras hueás).

Las víctimas colaterales son un efecto real y palpable en esta entrega. Vemos a Batman reaccionar a esa destrucción lo cual plantea preguntas en ambos bandos ¿Es aquel hombre una amenaza global? O Supers con su ¿Estoy haciendo lo correcto al interferir? En esos casos, dadas sus respuestas, nos adentramos (superficialmente) en la psiquis de los héroes.

Te puede interesar:   Ha fallecido Batman: A los 88 años nos deja Adam West

Pero por el otro lado, su afán de querer obrar por otro camino, burdamente nos brinda escenas como el acto final, llevado a cabo en un lugar sin civiles, porque “a esa hora no queda nadie en el distrito” (enserio? y es lo mejor que pudieron escribir?).

Hecho que recalcan varias veces para que no digamos que los héroes son desconsiderados.

Entonces todo lo construido, se va al carajo. Porque no se puede quedar bien con dios y con el diablo.

Batman-v-Superman-1

Esas fallas fácilmente se pueden desprender de su caótico montaje que tratan de sembrar el camino a la Justice League pero que nos saca de la inmersión del relato principal.

Escenas con una completa falta de raccord, sin contextualizar, que saltan de un lado a otro (algo que también se veía en Age of Ultron) inconsistencias argumentales del tipo “un mago lo hizo” y en general, una narrativa desordenada, excesiva en asuntos nimios, y pobre en los importantes, nos termina brindando este (hermoso) caos en su ejecución.

Una película que es puente, a la vez que secuela, a la vez que reboot. ¿Cómo salir victorioso de una jugada tan peligrosa?

Y eso solo se explica en su configuración comercial y como un proceso reaccionario natural luego de años de intentos, aproximaciones diversas  y fallos.

giphywoondreeee

No voy a hablar mucho de Wonder Woman. Básicamente porque es un cameo glorificado (y dignamente tratado) pero su desarrollo es nulo.  Sólo sabemos que puede –podrá- ser la heroína más badass que veamos en el cine en lo próximo y es una carta importante a jugar de DC. Nada más. No desentona, pero no aporta mucho.

¿El resto? No existen. Solo cameos, puestos con fórceps, que no ayudan a la coherencia narrativa y básicamente gratuitos.

Los únicos que realmente hacen algo sólido con su escaso tiempo en pantalla son Irons y Fishburne. Alfred y Perry SON Alfred y Perry. En una aproximación fresca, diferente pero con su esencia intacta.

BATMAN-V-SUPERMAN-8

Lamentablemente Lois Lane (Amy Adams a quien amo con locura y pasión) es simplemente una excusa argumental para el actuar de Superman. E incluso, se mete más en problemas que la Lois de Margot Kidder. Lo rescatable? Su romance hecho y derecho con Clark. Eso lo humaniza bastante. Pero el resto es completamente insulso.

La crítica versus los fans

La crítica especializada ha hecho mierda la cinta. Puede que muchos, al no ser fanáticos de los personajes, acentúen mucho sus defectos (que son bastantes) y la han puesto a parir generando un aura de desastre.

Qué, bueno, ha sido completamente injustificada. Los números hablan por sí solos.

BatmanVSuperman ha cumplido con las expectativas de Warner recaudando cerca de un total de 424 millones de USD a nivel mundial. Lo que es un  arma de doble filo. 

Aunque su estreno ha sido en todo el mundo, incluyendo mercados como China, eso la imposibilita de tener un recorrido sostenido al quemar todos sus cartuchos con un estreno masivo.

No sabemos si la afectará el boca a boca. Ha tenido un buen lunes, pero todos cachamos que lo importante es el descenso en su segunda semana de recaudación.

222batman-2

Usualmente no me importan los números en una película. Pero esta cinta es derechamente una movida comercial gigante y sus cifras, importan para el desarrollo de su universo. Uno que queremos ver. Las cifras deben acompañarlos. Y los críticos han jugado un factor importante.

Cuando Jurassic Park se estrenó en 1993 recibió críticas horribles:

“Mucho ruido y pocas nueces (…) A pesar de sus impresionantes efectos especiales, un filme sumamente plano”

Fernando Morales: Diario El País

¿Y qué pasa ahora? ¿Alguien se atrevería a decir que JP es una mala cinta? Yo diría que incluso cambió el cómo percibimos el cine de entretenimiento. Pero esa actitud no es nueva. La crítica, siempre ha dictado la muerte de las pretensiones del cine.

En  el texto “Un siglo de cine” de Susan Sontag hay un extracto que ilustra este punto. 

“Mientras que el propósito de un gran filme es hoy más que nunca ser un logro único, el cine comercial se ha establecido una política de realización hinchada y derivativa, un arte descaradamente combinatorio o recombinatorio con la esperanza de reproducir éxitos pasadas. Toda película que espera alcanzar el mayor público posible, se diseña, de algún modo, como un remake. El cine, considerado por muchos como el arte del siglo XX parece ser ahora, al finalizar la centuria, un arte decadente”

Palabras que parecen ser un axioma moderno para aquello que no viene precisamente en el molde que ellos quieren. Incluso si es una cinta profundamente comercial.

Es cosa de revisar Rottentomatoes y ver el aprobado de una cinta como AntMan y la que nos ocupa.

Usualmente los críticos funcionan como una brújula pero poco más. Su palabra hoy no es ley (fue devorada por la democratización de internet, y aun así, se las arregla para tener dentro de esta “libertad” referentes como Devin Faraci, en lo que es la mercantilización del ñoñismo y la cultura pop) y muchas veces su criterio pasa al olvido.

¿Cuántas películas fueron dilapidadas en su tiempo y hoy son objeto de culto?

Cosa que nos lleva al siguiente problema. Las películas hoy son concebidas como eventos. Desde que Lucas con su Star Wars desarrollara el cine como un espectáculo, Hollywood se ha fagocitado a si misma creando y engrandeciendo más este monstruo con pies de barro que es el cine de franquicias. Todo tiene que ser cada vez más grande. Más espectacular, más ruidoso.

Y las majors ya no tienen que hacer tanta publicidad. Para eso tienen a los fans. Y los fans usualmente se equivocan. Han visto a la Comic Con llena de paletas publicitarias ambulantes?

En la cinta, estamos frente a un montón de escenas insignes de la historia de DC pero eso no la vuelve una buena película. Hay que entender que un motón de referencias (Torre de Babel, DKR, Flashpoint -más encima es una saga que se cagó la continuidad-, Una muerte en la familia, por nombrar algunas,etc.) NO HACEN QUE UNA PELICULA SEA BUENA. Así como una completa desconexión de la audiencia, no brinda un producto decente (Fantastic Four de Trank por ejemplo).

[image_gallery images=”10765:http://plannueve.net/wp-content/uploads/2016/03/Batman-The-Dark-Knight-Returns-image.jpg,10766:http://plannueve.net/wp-content/uploads/2016/03/batmanvssupermantdkr.jpg,10767:http://plannueve.net/wp-content/uploads/2016/03/DuXgfy1.jpg,” ][/image_gallery]

Muchos fanáticos han salido a defender BatmanVSuperman sin acusar ninguna de sus falencias. La defienden y las comparan en la misma lógica que los barristas de fútbol pelean por sus equipos. Y eso es una imbecilidad.

Porque BatmanVSuperman solo pudo haber nacido como la culminación de una masa crítica que viene evolucionando hace años y que de seguir con esta misma lógica, terminará (supongo) por reventar la burbuja.  

Que “está hecha para los fans” como dijo Cavill es una cosa, pero una película debe sostenerse por sí misma y no ser un compendio de cosas siempre preparándote para lo que está por venir.

Ni los críticos haciéndola mierda, por menos cosas que a otras (a las que le han perdonado mucho) ni los fans defendiendo algo “que sólo es un entretenimiento, hecho para nosotros” (#worstdefensaever) le han hecho un favor a la película.

sonokrypon batofgohtam

Sinceramente no me molestan estas visiones de los personajes. Un Superman duditativo frente a su poder y un Batman tipo Miller implacable y matonesco, no son algo que me escandalice, es más, creo que aportan frescura y un tono más interesante que el héroe tipo de otras producciones.

De hecho, si lo vemos desde otra perspectiva, gran parte de lo que propone Batman V Superman, es la idea base de que ser un héroe vale callampa. Es un trabajo ingrato, sacrificado y la humanidad es una reverenda plasta.

Entonces proponer que ser héroe es una mierda en una cartelera llena de optimismo, es una jugada arriesgada y de agradecer.

BatmanVSuperman, es interesante? Si. Visualmente? Arrolladora. Propone algo distinto? Por supuesto. Tiene momentos icónicos? Muchos, hermosos. Falla en conjugar todos sus elementos? Totalmente.  Y aun así se las arregla para ser condenadamente divertida. Y no hay nada de malo en eso.

BatmanVSuperman no es la película que necesitamos. Es la película que nos merecemos, para los tiempos en los que vivimos.

Si llegaste hasta acá, muchas gracias, comenta y síguenos en Facebook, te juro que no somos tan amargos.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.