fbpx
El Infinito FEATURED Juegos Reviews

Apex Legends: Bigger, faster, stronger

19 febrero, 2019

author:

Apex Legends: Bigger, faster, stronger

Hablar de Fortnite a estas alturas, es referirse a un fenómeno cíclico que cada cierto tiempo se va dando en la industria de los videojuegos y más aún en su apartado online. Millones de jugadores y millones de dólares en poco menos de un año. Eso es lo que fácilmente podría resumir el éxito del título. Pasó con World of Warcraft, pasó con League of Legends (sigue pasando con este último) y ahora le tocó a Fornite.

Todo comenzó con Player’s Unknown Battlegrounds o más coloquialmente conocido como PUBG, desatando una explosiva locura por un nuevo género de batallas campales; el Battle Royale.

¿La premisa? 100 jugadores en un gigantesco mapa, muchas armas por todos lados y un “anillo” que se va cerrando para crear un efecto claustrofóbico para poner en aprietos a cualquier cobarde, estratega o rezagado que decida no participar de los disparos al comienzo del juego.

Sólo uno puede ganar y comerse el pollo. Solo uno puede gritar “sopa do macaco” por el micrófono y vivir para contarlo.

Batalla de titanes, que culminó con Epic Games cenándose a Bluehole Entertainment.

Todo era felicidad hasta que Epic dió el primer paso para desbancar a su rival, aprovechándose de la nula capacidad de sus desarrolladores de monetizar y mantener a sus jugadores con incentivos. Lo anterior sumado a diversos problemas con los cheaters de origen chino, optimización como el forro y los 14.500 pesos que cuesta el juego, dieron paso a la ruina…y a Fortnite.

Pases de batalla, skins desbloqueables, mecánicas que se sentían frescas y nuevas (construir donde y cuando se te diera la gana, escenarios destruibles) y gráficos para todos los tipos de PCs (sin contar crossplay entre consolas y usuarios de la master race) catapultaron a Fortnite al infinito y más allá. A los desarrolladores de PUBG no les quedó otra que ver cómo el dinero se lo llevaba el mejor, que claramente no eran ellos.

Ah sí, además Fornite es gratis, cosa que el liceano y universitario promedio agradecen enormemente desde sus bolsillos con tierra y esa billetera con una única tarjeta: la Junaeb. Pero como buen Battle Royale, solo uno puede ser el mejor.

HERE COMES A NEW CHALLENGER

Entre las sombras se estaba cocinando algo. Respawn Entertainment, los creadores de varios Call of Duty y Titanfall, sacaron lo que, literalmente, fue un sablazo directo a la yugular de Epic y a su base enorme de jugadores. 25 millones de jugadores en apenas una semana, ¿Qué chucha? si, eso probablemente dijeron muchos al conocer la noticia, la gran pregunta es ¿Por qué?

Apex Legends está construido bajo la misma premisa que los juegos anteriores: Un mapa gigante, muchos players y armas repartidas por todas partes. Sólo un equipo se lleva la gloria. Uds dirán “bueno y ¿Cual chucha es la gracia entonces?” y déjenme decirles que son varias.

Partamos por lo más básico: el gameplay. Apex Legends se siente rápido, vertiginoso, audaz y frenético. Desde el momento en que saltas desde el espacio, mientras vas cayendo y hasta que tus pies tocan el suelo, ya sientes la adrenalina correr por tu cuerpecito.

La tarea de buscar armas se siente práctica pues no debes “arrastrar” ni perder tiempo acomodando nada, el juego lo hace por ti.

Esa “lentitud” de los otros títulos se nota. Es más, ponte a jugar cualquiera de los anteriores y luego Apex Legends; la diferencia entre estar armado y listo para el combate acá, en contraposicipon a los otros BR, es abismal.

Esa rapidez, además, ayuda a que mantengas tu atención en tus alrededores y si es que habrá alguien a quién acribillar antes que ponerte a pelear con el menú para cachar dónde va ese tubito con rayas que acabas de tomar.

Las batallas son rápidas, ágiles y veloces hasta que caes o logras hacer caer al enemigo.

Aquí viene otra diferencia (que yo personalmente agradezco infinitamente) ya que tu oponente no se convertirá en el Costanera Center apenas le llegue un balazo, dejando de lado la construcción para darle paso a la acción y violencia.

Hablando de lo último, si siempre soñaste con hacerle un “fatality” al asqueroso camper que te tenía las pelotas llenas, acá lo puedes hacer una vez que le eliminas su barra de vida, en donde tu personaje lo hará añicos en una pequeña, pero humillante cinemática.

Finish HIM!


Vale decir que, aunque te vuelen en pedazos y gracias a la tecnología de punta, tus amigos podrán revivirte si rescatan una “tarjeta” con datos, por lo que no será necesario que te pongas a ver porno mientras tus amigos terminan la partida ya que habrá posibilidad de volver a la acción.

Más?
Supraland: Jugando en el patio, literalmente

Otra gran diferencia (que intentó implementar Paladins con su fallido juego de Battle Royale) es el uso de Héroes o “Leyendas” (misma weá al final) con diferentes habilidades dentro del campo de batalla.

Lo bacán es que todos tienen para elegir lo que mas les acomode; Puedes ser el chupa balas, el asesino o bien “helear” a tus amigos con tus super poderes.

Choose your destiny!

Todos tienen un rol que cumplir, por lo que cualquier jugador encontrará algo con lo que se sienta más cómodo. Esto se verá aumentado notoriamente en el futuro pues apenas hay 8 personajes disponibles (de los cuales 6 son gratis), todos con skins, poses y demás chucherías desbloqueables para personalizar tu experiencia como más te guste.

Pero hey ¿qué tan difícil es jugar en un equipo con puros weones desconocidos? ¿Qué pasa si me emparejan con gente que no habla mi perfecto chilensis?

Gracias al sencillo sistema de “pings”, puedes prescindir de comunicarte verbalmente con cualquier jugador y es que el sistema es tan bueno y fácil de usar, que basta con “pingear” un arma para que tu personaje le comunique a tu equipo sobre su ubicación, tipo y nivel.

Lo mismo si divisas un enemigo, lo marcas y tá, tu personaje se encargará de avisarle al resto que una asiática sicópata se acaba de hacer invisible y está apunto de patearte las bolas por la espalda.

Este sistema es genial y logra resolver la común problemática de no poder comunicarse correctamente en un juego en donde este factor es primordial para el trabajo en equipo.

El simplificado sistema de pings te ayudará a vencer no solo tus enemigos, sino que también la barrera del idioma.

Apex Legends toma lo mejor de los Battle Royale y lo eleva por mil, dejando de lado aspectos negativos de los mismos (duración de las partidas, por ejemplo) e incorporando elementos nuevos a la par de ir refinando los ya impuestos.

Su éxito radica en la facilidad para integrarse a las partidas, a los elementos que conforman el núcleo del mismo que, además, fomenta el juego con amigos y ¿A quién no le gusta acribillar extraños, en compañía de tus drogos y borrachos amigos de siempre?

Cuenta además con buenos gráficos, sin amenazar el desempeño de tu anticuado pc por lo que corre en un equipo estándar sin problemas. Las partidas duran lo preciso, las armas son entretenidas de usar y cada cual cumple su función a cabalidad.

Las “leyendas” precisan de habilidades y roles claros, lo que implica que aunque sean fáciles de usar, son difíciles de masterear, dándole un buen “replay value” y los cuales no se sienten como un factor decisivo sino como un “plus” a cada batalla.

La adición de Apex Legends al sobreexplotado mundo de los Battle Royale es prácticamente una renovación del mismo y de lo que busca la gente; Simpleza, acción y batallas cortas, pero intensas. Personajes con personalidades y habilidades definidas, contenido desbloqueable gratis y un sistema que promueve de gran manera el trabajo en equipo sin importar de donde seas ni qué idioma hables.

Respawn la hizo, solo queda esperar que EA no la cague (como casi siempre).

Comenta o muere