El Infinito FEATURED Juegos

Amigo, Nintendo Labo es una idea bacán y tus quejas no son más que pataletas de adulto rata

18 enero, 2018

Amigo, Nintendo Labo es una idea bacán y tus quejas no son más que pataletas de adulto rata

UPDATE:

La info sobre los patrones gratis fue difundida por IGN Francia, que tuvo que retractarse con el correr de las horas. Sin embargo, y aunque siempre será preferible poder acceder  a los diseños que podría otorgar un valor agregado y generar una comunidad potente, no es menos cierto de que los patrones estarán gracias a la viveza de la gente en internet en un tiempo muy breve.

Esperamos que este sublínea de Nintendo sepa aprovechar las potencialidades que puede ofrecer optar una política más abierta y directa con la comunidad.

__________

Nintendo nació como una compañía que hacía naipes.

Fabricaban y vendían barajas de cartas de un juego conocido como hanafuda que en su momento, fue un producto complejo de abordar:

Al no ser necesario renovar constantemente por su larga duración, y venderse en un país cuya tradición de juego se vio mermada por años de prohibición de apuestas, realmente se volvió un desafío poder levantar  la empresa para su fundador, Fusajiro Yamauchi.

Progresivamente Nintendo logró estabilidad económica gracias a su asociación a las salas de juegos, pero la perdió en la década del 60 cuando la irrupción del pachinko los obligó a explorar más mercados. Probando desde taxis, hasta comida, Nintendo – y Yamauchi – se dieron cuenta que lo que necesitaban, era volver a sus orígenes: Hacer juegos.

Y con la irrupción del mercado electrónico, la historia se escribió sola.

Luego del éxito de sus dos primeras arcades, Game 15 y Game 6, vendrían Game & Watch (1980)  Donkey Kong (1981) y Mario Bros (1983) y de ahí en adelante, una historia que sumando y restando, ha sido un éxito. Porque lograron entender una necesidad básica del ser humano, a la par que inherente en su naturaleza:

Queremos jugar. Queremos divertirnos. Todos. Niños y weones hediondos.

Hoy la industria está en un momento -dentro de todo- sólido. Pero mientras Xbox y Sony siguen la lógica del más mejor, Nintendo siempre ha querido romper ese eje.

Tampoco estoy diciendo que todo lo que hagan es oro. Tienen a sus espaldas muchos fracasos, fracasos que van desde cosas realmente inútiles como el Power Globe, hasta la reciente Wii U; un producto híbrido a medio caballo entre una Wii, una tablet y una Xbox que jamás cuajó. Incluso, cuando intentaron pelear con tecnología dura en su minuto con Gamecube, no salieron bien parados.

Pero no es menos cierto que cada vez que Nintendo da un aviso, todo arde un rato -pero solo un rato, esto es internet hay que avanzar hacia la siguiente queja-. Y es que si hay un público que gusta huevear, es el que se dedica a los videojuegos.

Queremos jugar

Ayer la compañía anunciaba Nintendo Labo. Una  “nueva experiencia interactiva” que suma sets de piezas de cartón, junto a determinados juegos para poder “armar” juegos y dinámicas.

La empresa venderá paquetes llamados  Toy-Cons que incluirán el software, las piezas y accesorios para construir cosas que van desde cañas de pescar o pianos, hasta el traje de un robot o autos a control remoto.

En el fondo de su corazón, siguen siendo jugueteros.

Pero la “crítica” no se hizo esperar, es cosa de darse un par de vuelta por su red social favorita (con énfasis en los weás de siempre en Twitter) para ver a grandes rasgos quejas similares:

“Es cartón glorificado”

“juegos pa cabros chicos”

“están pagando por cartones”

“deberían haber sacado X juego”

“es cartón caro”

Y podría poner un montón de tweets y publicaciones sobre reacciones de gente que lapida a Nintendo, pero ¿para que darles más vitrina?

Cabros, siendo bien sincero, su queja está pasada a guatón come Doritos y no tiene mayor fundamento que el clásico “querimo más juegos edgy“. Pero, vamos por partes (o piezas):

Los Toy-Con tendrán packs que van desde los $69.99  USD, un valor de poco más de $40.000 CLP, hasta uno de $79.99 USD. 

Con el primero, puedes desarrollar hasta cinco figuras diferentes que van desde una caña, o un piano, hasta una moto. Con el segundo puedes armar un robot (estoy esperando un mod para hacer un Eva).

Te puede interesar:   Plan9 Recomienda: Prince Ivandoe, la primera serie danesa de Cartoon Network

Todos, conceptos funcionales que tienen más tecnología que el acelerométro del nunchuck de la Wii y que acá, te explican con lujo de detalle cómo funciona.

Pero ese precio, está absolutamente LEJOS de ser caro. Es aproximadamente lo que hoy cuesta un juego nuevo de cualquier consola más el recargo de los cartones, que, créanlo o no, tiene un trabajo de ingeniería detrás y que además, si quieres NO COMPRAS, pues Nintendo ya aseguró que los patrones se podrán descargar gratis y podrás adquirir solo el software lo que obviamente reduciría el precio.

Por otro lado, sobre las mecánicas de juego que serán simples, eso es mirar por sobre el hombro. El punto no es el cartón. Reducir la conversación a eso, demuestra que piensas como un weón que le confiere valor a la materialidad por sobre los conceptos.

Podría ser papel, un polímero flexible, nanotecnología (ya quisieran los culiaos) o madera, pero el fin es el mismo, poder armar, con materiales sencillos, una experiencia de juego que sale del hecho de concebir solo software como parte integral de la misma.

Lo que tu mamá siempre quiso: Que no estís pegado todo el rato a la pantalla. E incluso, olvidamos que un buen cartón es bastante resistente (literalmente, acá hay alguien que te explica que tras el cardboard, podí armar desde mesas hasta repisas sin nada que envidiar a la madera), y evita accidentes que podrían ser bastante complejos si habláramos de plástico.

Ahora, vas a armar tu propio juego. Tus hijos, hermanos, o tu mismo, podrá sacar la limitación de la experiencia de juego de la pantalla, para interactuar contigo, fuera de ella, con márgenes muchos más difusos. Imaginen lo que una buena integración con VR te puede llevar a crear.

Es decir, tu queja vale callampa, porque incluso, cuando acá traigan el pack a un precio exorbitante (sin culpa alguna de Nintendo por lo que ese argumento, tampoco a lugar), el precio sigue siendo uno asequible para entregar una experiencia que es más valiosa que la suma de sus partes.

Que nuestra economía sea precaria, es otro asunto.

Se ve idiota? No lo será tanto cuando mi espada de cartón destruya tu yelmo de cartón, vástago bastardo. You know nothing.

Sobre lo de cartón glorificado, pensemos esto. Solo Dragon Ball FighterZ en su versión básica cuesta $59.99 USD y en la completa, con los 8 personajes que completan el roster, $94.99 USD.

Es decir, para jugarlo completo, necesitas básicamente, comprarlo dos veces. Dos veces, para tener 8 personajes más. Dos veces, para poder jugar la experiencia completa. Pero no te quejas porque es un juego “para adultos” “más complejo”.

Ok.

Y ese es solo UN ejemplo de la cantidad de juegos que cobran y profitan de contenido extra que no es más cosmética, o incluso, peor, te ayudan a ser “mejor”. ¿O hay que recordar a Battlefront II? Un entretenido juego hecho mierda por las políticas de su empresa ¿No les parece más un robo lo que Capcom hizo con Street Fighter que alguien simplemente quiere darle un par de vueltas a su concepto?

Nintendo no es el mesías de los juegos, claro está. Es un negocio, pero por lo menos con Labo están siendo honestos.

El que no apuesta, no gana

Nintendo Labo es una apuesta (arriesgada) que puede perfectamente fracasar.  Porque siendo una idea que impulsa por sobre todas las cosas, la creatividad, fomenta el interés en robótica, renueva el hecho de concebir los videojuegos como experiencias que se pueden compartir de forma local (y no solo online). Y con todo eso y más a su favor, puede fallar.

Pero desconocer que hay un trabajo de ingeniería potente tras Labo, es de la misma calaña de quienes no valoran las apuestas diferentes y prefieren quedarse con la quinta entrega de una saga con más gráficos, o que esperan FIFA TODOS LOS MALDITOS AÑOS para que le cambien el skin de los jugadores.

Me parece incluso (a título personal) que muchos, son aquellos que tienen una percepción muy pobre del mismo trabajo que requiere el diseño.

Te puede interesar:   Los primeros posters para IMAX de BatmanVSuperman

Lo peor de todo, es que caen en la miopía de no entender que aún así, si no quieres jugar con eso, también puedes jugar Dark Souls. Y eso no hace a la consola más infantil, solo más diversa. Porque se puede mascar chicle y caminar al mismo tiempo.

Es cierto que el gran foco de Labo son los más chicos, pero Nintendo siempre ha logrado crear una buena comunión que junta las necesidades de adultos con elementos diseñados para que los cabros chicos también lo deseen.

No todo tiene que lucir como un producto de alta gama, negro, platinado, de líneas definidas, ultra slim. Ese estándar lo utilizan todas las compañías de tecnología para capturar al adulto que ha crecido con la noción de que su adquisición tiene un valor monetario de lujo y que debe expresarse por medio de la estética.

La compañía de Mario apuesta por otra cosa, apuesta por diseñar productos que sea atractivos tanto para adultos, como para niños, para que les den ganas de hacer para lo que fue diseñado. Jugar.

Y la base de la industria de videojuegos se sigue fundando sobre esa base. Divertirse. ¿Te imaginas la cantidad de modders que harán cosas la zorra de divertidas?

Con esto no quiero decir que el entretenimiento electrónico no haya evolucionado y no pueda ofrecer otros acercamientos, simplemente digo que en su corpus, en cómo la seguimos concibiendo, y en cómo se siguen desarrollando incluso dinámicas que van más allá de esto, se sigue tratando de simplemente eso. Porque hoy el juego, el jugar, toca áreas que van desde el trabajo, hasta la publicidad (la famosa gamificación).

El hecho de que haya gente que considere que un producto tiene menor valor por estar enfocado en un mercado que no es su objetivo primario, es el claro ejemplo del adulto rata, del weón con treinta años que cree que Star Wars le pertenece, que piensa que la irrupción de personas diferentes a él en sus hobbys “lo arruinan”.

Al final, son más pendejos que los pendejos.

Nintendo Labo es un juguete que pueden disfrutar todos por igual. Muchos disfrutamos de los juegos.  Disfrutamos de poder sentarnos y hacer con nuestras consolas, lo que siempre hicimos. Jugar.  Hacer lo que hacíamos con nuestro Super, nuestra Sega o el viejo Play y que hoy, entre tanto multiplayer, juegos edgy con tramas dark y gente que concibe a la industria como una solo una cosa, se ha perdido.

Sea o no que la idea falle, no prenda, o quede relegada al olvido, jamás podremos decir que Nintendo no se atreve a explorar nuevas ideas porque eso está en ADN, desde que hacían hanafuda.

Pero bueno, supongo que hay otros que despreciando una vuelta de tuerca, prefieren las cajas de los lootboxes. Después no te quejes cuando te vendan un juego incompleto a mitad de precio… oh, espera.

Oye, gracias por leer hasta acá. Síguenos en Facebook, tenemos una pyme de reciclaje de cartón. 


Also published on Medium.

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.