fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música Recomendamos

Alta fidelidad: The Horrors – Skying (2011) encontrar el justo medio

23 mayo, 2019

Alta fidelidad: The Horrors – Skying (2011) encontrar el justo medio

Hay dos cosas que The Horrors me han dejado claro con los años. Tener muchas influencias a veces es una buena idea cuando se trata del trabajo artístico. Y que la prensa a veces no se equivoca en el corto plazo. El tercer disco los dejó encumbrados por algunos años en gran espectro de música británica de exportación, luego comenzaron a desaparecer.

Usualmente la gran crítica que han recibido los británicos siempre ha sido relacionada a su cantidad de influencias. Tangibles en cada canción, en cada riff.

No obstante, Skying logró dar justo en el punto preciso donde la capacidad de la banda se notaba mucho más que sus discos preferidos. A diferencia de Primary Colours (2009), los sintetizadores se toman el lugar protagónico, haciéndolo un disco mucho más sencillo de escuchar, sin las asperezas de sus primeros temas.

La línea entre tributo y herencia se vuelve super compleja al hablar de música. En Skying, la banda da con cierto espacio de libertad para poder enumerar en cada tema sus influencias, mas dejando en claro que tienen cierta identidad; además de sus características vestimentas. Tal es el caso del single I Can See Through You, que suenan a un mashup entre Psychedelic Furs y My Bloody Valentine, en el buen sentido.

El mejor ejemplo entre la distancia que The Horrors plantea, quizás se encuentra presente en Endless Blue. Un corte con una sección de vientos casi sacada de This is Hardcore que va metaforseándose de a poco para dar con riff de guitarras acelerados y mucho más garage rock de lo que se esperaba en Skying. Es una ejecución repetitiva que da el punto preciso.

El gran single del disco fue You Said, un tema en que los sintetizadores con reverb vuelven a estar presentes, las grandes aperturas cinemáticas también que dan paso a un coro en que Badwan mantiene su voz grave y desaliñada. Sonando mucho, mucho a Simple Minds.

Skying fue el punto en que The Horrors llegaron a la conclusión que podían seguir con su onda de art-rock setentero pero haciendo canciones mucho más pop.

A diferencia de la crudeza con que marcaron su carrera en 2007 con Strange House, donde las asperezas de su sonido eran un agregado super ingenuo que los tenía como darlings de NME. Ejemplo de lo anterior es el tema que abre el disco, Changing The Rain, al que cambiándole la voz podría perfectamente pasar como parte del repertorio de cualquier banda britpop de comienzos de los 00s.

Más?
Молчат Дома, la mejor banda soviética de los 80's (pero en 2019)

Hay dos temas en Skying que superar los 6 minutos de duración, Moving Further Away y Oceans Burning. El primero tiene un comienzo muy The Human League, para luego dar paso a una mezcla extrañísima de Neu! Con New Order y un poquito de Nirvana al final que no tiene mucho sentido. Mientras el segundo es más esotérico, muy reminiscente a Cocteau Twins y Echo and the Bunnymen, pero ninguno de los dos alcanza a la magnus opus de la banda, Sea Within a Sea.

Y ahí está el gran problema con el que se toparon posterior a Skying: The Horrors tenían todo, incluso dos de los mejores discos británicos de las dos últimas décadas en sus manos y no supieron reinventarse. Con Luminous (2014) intentaron repetir la fórmula cambiando un poco la tesitura de las canciones, mientras que en V (2017) volvieron a los extremos, sin cambiar el sonido.

Independiente de lo que pueda hacer la banda a futuro, Skying queda como la marca que los va a dejar patente por años. Es difícil superar el peak, The Strokes lo saben perfectamente. A The Horrors les queda apreciar el momento de gloria que se difumina en la misma medida que el echo de las guitarras.

Comenta o muere

김치볶음밥