fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música

Alta Fidelidad: Muse – Simulation Theory (2018) Un viaje de revisionismo tech

9 noviembre, 2018

author:

Alta Fidelidad: Muse – Simulation Theory (2018) Un viaje de revisionismo tech

¿Cómo podemos afirmar la verdad del mundo y de nosotros mismos?

La “Teoría de la Simulación” o “Hipótesis de la Simulación“, es una proposición científica-filosófica que afirma que nosotros vivimos sumidos en una simulación, semejante al argumento de cintas como Matrix, Total Recall o The Truman Show, o al juego preferido de dios: Sims.

Suena improbable, sin embargo hasta el magnate Elon Musk cree que esto puede ser posible, sobre todo viendo los avances estrepitosos de la realidad virtual.

Esa es la exploración que Muse nos invita a reflexionar en su recién estrenado octavo álbum de estudio, Simulation Theory, en 16 canciones, de la mano de Matt Bellamy, Dominic Howard y Christopher Wolstenholme.

Bajo los sellos discográficos Warner Bros. Records y Helium-3, los británicos mantienen la senda de contarnos una historia que nos lleve hacia la introspección con respecto a nuestra realidad y cómo la tecnología nos invade súbitamente. Argumento analógico a la esencia de Drones (2015) y The 2nd Law (2012), álbumes en los que nos refriegan en la cara que nos convertimos paulatinamente en monaguillos pasivos de los avances tecnológicos.

Por congruencia, Simulation Theory posee un contenido excepcional, diseñado a la perfección con dos tópicos enmarcados en la sociedad actual: La búsqueda por el pasado o lo retro, y las inquebrantables dudas sobre nuestro mundo, opacadas por la simulación y los demonios internos del hombre.

Un disco con un poco de todo

11 canciones originales y 5 bonus track en la versión deluxe, contiene uno de los discos más esperados del año, ya que desde mediados de 2017 que Muse venía anunciando un nuevo trabajo desde el premiado Drones.

No obstante, con el pasar de los meses después de 2015, en distintas entrevistas, los músicos afirmaron que tanto los sencillos “Dig Down” y “Thought Contagion” iban a ser canciones sueltas, sin un compilado detrás; mantuvieron la incertidumbre de la llegada del elepé.

Esta idea cambió cuando lanzaron, un par de meses luego, “Something Human“, anunciado asimismo la llegada de este álbum.

Los más puristas fanáticos de Muse, probablemente, no estarán muy contentos con Simulation Theory, debido a que es radicalmente disímil a lo hecho en Showbiz (1999), Origin of Symmetry (2001) o Absolution (2003). Los riffs pesados, los solos de guitarra estremecedores y la distorsión progresiva, ocupan una mínima parte del desarrollo del disco.

Te puede interesar:   ALTA FIDELIDAD: "Porfiado" (2012), El Cuarteto de Nos

En cambio, los sintetizadores, la batería electrónica, los sonidos ochenteros, los coros épicos y la supremacía de la calidad vocal de Matt Bellamy (tenor dramático), son protagonistas absolutos. Incluso, diversos medios han catalogado como “rock electrónico” este LP, lo que condice y confirma que es una variación total en la esencia de Muse y lo convierte en una renovación de lo estigmatizado como rock alternativo.

Particularmente, Simulation Theory esgrime un compendio de notorios homenajes y sonidos apegados a íconos del pop ochentero, como Prince, Michael Jackson o Depeche Mode; eso no impide que se agrupen un par de claras influencias del rock, como con Rage Against the Machine en “Propaganda” o de Jeff Buckley en las variaciones de entonación y falsetes de Bellamy.

Finalmente, los sintetizadores y bases melódicas instrumentales épicas, ocupan espacio en prácticamente todas las canciones. Hay una cercanía hermosamente estrecha con las bases electrónicas de Kraftwerk y la potencia musical de Muse, demostrado en “Algorithm”, “The Void” y “Pressure“.

El ser humano ya no es humano

Muse nos tiene acostumbrados a tallar cada canción de sus ocho álbumes con mensajes controversiales y profundos, lo que, para bien o para mal, le da un sentido a hacer música en una industria actual con pobreza de composición y críticas sociales. Temáticas como el rompimiento de la privacidad, la inteligencia artifical, la absolución, la simetría de la vida y la exogénesis.

Independiente de que se nos explique musicalmente cómo la Teoría de la Simulación nos consume sin que nos percatemos, también se sintetiza un llamado a buscarnos a nosotros mismos, a indagar sobre nuestro pasado, lo que éramos antes de que Netflix, los smartphones y los smartwatch nos metieran en una burbuja tecnológica impermeable. Así se denota en “The Dark Side, el videoclip de “Pressure” y en la lírica de “Blockades“.

De igual manera, la convergencia en el transcurso del disco en cuanto a la letra y lo que nos quieren contar, resalta el proceso artístico y la madurez de Muse, sobre todo en la divergencia antropológica entre el “ser humano” y las cualidades inherentes de este. Ello, precisamente, es el núcleo de “Simulation Theory“.

Te puede interesar:   Jesus Christ Superstars: La mejor historia jamás rockeada

Transgredir para innovar

En términos generales, la octava producción de estudio de Muse es lo más transgresor e innovador que los formados en Teignmouth han hecho desde el vapuleado The 2nd Law, en 2012. Una transgresión que resultó en el álbum más singular, auténtico, popero y, ¿por qué no?, ingenioso en el marco del rock contemporáneo.

Para encontrarle el verdadero gustito a este álbum, se debe escuchar, por lo menos, un par de veces, pensando en que Muse es (haciéndome cargo de mis palabras) la mejor banda de rock en la actualidad, especialmente por sus parafernálicos shows y espectacular puesta en escena.

Simulation Theory posee una coherencia temática, melódica y conceptual muy asidua de Muse, no obstante lo atractivo y firme es la meticulosa preparación de cada acorde y letra, con el fin de dirigirnos a un viaje desde los inicios de la cultura pop hasta el escaso realismo que nuestra realidad contiene en la actualidad. Es lo más innovador en la escena musical en los últimos diez años.


 


Also published on Medium.

Comenta o muere