Alta Fidelidad El Infinito Música Reviews

Alta Fidelidad: Demon Days (2005) de Gorillaz, crecer escuchando diferentes estilos

22 enero, 2017

author:

Alta Fidelidad: Demon Days (2005) de Gorillaz, crecer escuchando diferentes estilos

Hay un mito que exclama que las segundas partes nunca son tan buenas. Jamie Hewlett (creador de Tank Girl) y Damon Albarn (Frontman de Blur) a principios del milenio crearon una banda virtual llamada Gorillaz y se robaron la atención, el corazón y el dinero del mundo mundial. En 2005 ocurrió lo inesperado, Gorillaz volvió con un nuevo disco, los medios encontraban que la broma se había alargado demasiado, pero descubrieron (al igual que nosotros) que este proyecto formado por cuatro inexistentes caricaturas era mucho más que un one hit wonder.

La banda virtual tuvo un éxito masivo entre el público más púber, su primer disco vendió 6 millones de copias pero los medios pensaban distinto, Gorillaz era visto como una broma del momento, donde un par de chicos ingleses jugaban a rapear.

Entonces con la aparición de Demon Days, más de algún crítico tuvo que haber escupido su café mientras leía la noticia de su lanzamiento y no los culpo. Blur el 2003 había intentando sin éxito volver a brillar con Think Tank y por parte de Hewlett se había estancado creativamente intentando llevar a Gorillaz a la pantalla grande sin que nadie lo meara #weapenita Con estos síntomas de “fracaso” se recibía el segundo disco de este grupo y curiosamente sería esto lo que cambió a la dupla Jamie+Damon a plantearse este proyecto como algo mucho más serio.

demon days gorillaz

De hecho, para evitar que el grupo siguiera en esta “etapa infantil” hubo cambios bruscos en su alineación musical con la salida de Miho Hatori, como voz de Noodle, y la del productor Dan “The automator” Nakamura.  Se integró a la legión el productor Danger Mouse como reemplazo y consiguió dotar de una atmósfera bastante oscura al disco, volviendo el sonido de la banda más complejo y reflejando en cada una de las canciones una lucha constante en contra de los demonios personales.

La canción “Feel Good Inc.” es un buen ejemplo de ello, nos entregaba algo mucho más elevado y se proyectaba con las carcajadas de De La Soul escuchándose en el fondo de la pista. Además de ser el mayor y mejor éxito de la banda, toca el tema de la rutina social y de como un sistema esclavizante nubla nuestro día a día con el lúgubre mantra “Feel Good”.

Aún con todo este proceso de cambios, se mantuvo la esencia de su estilo con una serie de invitados, y tuvo un resultado increíble, estos enriquecieron al álbum con diferentes tonos y estilos musicales. Desde Martina Topley-Bird, Danger Mouse, Roots Manuva, Ike Turner, hasta el fallecido Dennis Hopper. Pero el award al florerito de mesa se lo llevó Shaun Ryder (reconocido por ser el vocalista de Happy Mondays).

El pelao participó e incluso influenció el sencillo “Dare”, tenía que leer “It’s there” pero el pronunciaba “It’s Dare” con su acento de Manchester y así nació chocapic. Además de esto, también improvisó las frases “It’s coming up” debido a la lenta velocidad de la grabación original y “I never did no harm”.

En el álbum, Gorillaz no sólo demuestra una evolución impresionante de la banda, en cada uno de los 15 tracks que contempla el disco se presenta un recorrido esencial por muchos estilos que abren tu percepción hacia otros tipos de música y te invita a navegar por todos ellos.

Esto queda demostrado de manera explícita en “Last Livin Souls”, que a su vez sirve como carta de invitación para arrojarte por este acantilado llamado Demon Days. Luego “Kid with guns” demostraría que esta intención de “Hip-Hop Inglés” no sería tan solo un juego y la compañía de Neneh Cherry  junto a unos ritmos incluso experimentales lograrían llevar esta esencia del “rap” de la banda hacia algo mayor, logrando transmitir sensaciones.

“O Green World” que inicia con un sonido gastado como si fuera una vitrola hecha mierda nos ubica más tarde en un perfecto himno del que estaría orgullosa cualquier película de Ciencia Ficción.  Si a esto añadimos “Every Planet We Reach Is Dead” que incluso llega a ser inquietante o el clásico sonido de un Hip-Hop “más callejero” con la interpretación de MF Doom en “November has Come”. Descubrimos que los temas son mucho más que “éxitos para vender” o mover las caderas en el verano, aquí se estaba tramando algo.

Denle una pasada a “All Alone”, es una canción que empieza con un ritmo “muy bailable” pero se va poniendo cada vez más rara e incluso psicodélica, como si fuera una especie de viaje por el autodescubrimiento cuando estamos a solas.

El rock llega de la mano con “White Light”, la que sorprendió a mucha gente por tener puntos bastante altos en su composición (apachurrar después del minuto uno si quieres comprobar por ti mismo).  Además de recurrir a temas existenciales brígidos como en la profunda “El Mañana”, el disco se da el lujo de cerrar con una especie de canto sagrado en “Don’t Get Lost In Heaven” que se convierte en un enigmático Reggae coral en la pista 15 que lleva el nombre homónimo Demon Days.

REAL-Demon-Days-back-cover-gorillaz-11067658-878-800

Mi punto aquí es que desde los 90’s la música comenzó a dividirse en muchos subgéneros, el nacimiento de los sub-sub-sub-subgéneros por parte del milenio desataría un cambio en el mundo bastante radical, Jamie Hewlett  y Damon Albarn querían ser el reflejo de ello, aportar con un grano de arena.

En Demon Days, se llevo el proyecto hacia otro peldaño, se quería sepultar una influencia cavernaria que había dominado los oídos de todas las generaciones pasadas. Una banda como Gorillaz, una virtual, era un rostro perfecto con el que TODOS los niños del planeta podían identificarse, y fue lo que llevó a Demon Days a convertirse en un arma.

Básicamente, si una persona que era fan de Iron Maiden y escuchaba “SIX, SIX, SIX, THE NUMBER OF THE BEAST” (8) bajo los conceptos de la época, como fan, debía ser degollado y quemado de manera pública si era descubierto pegándose un paso de cumbia.

Dirigiendo esta apuesta musical especialmente hacia los adolescentes, el plan era cambiar sus preceptos y que crecieran con la idea de que el Rock, el Hip-Hop, El Pop y la Electrónica podían combinarse sin hacer estallar la tercera guerra mundial, y que cuando los juntabas podías experimentar nuevas emociones sin tener que privarte de gustos musicales por ser “fan” de tal género o banda en especial.

Además sus temas no sólo trataban de cuánto queríamos beber alcohol o la pena EMO que nos envolvía al descubrir que el mundo no es tan maravilloso como en las películas de Disney, cubrían una tasa social con respecto al mundo en el que vivimos con temas como “Dirty Harry”. Queriendo que las nuevas generaciones crecieran con “éxitos masivos” que produjeran algo más que buenos pasos de baile.

Toda estos estilos, fusiones y la participación de invitados no era algo al azar, eran parte de una propuesta que quería cambiar un pedacito del mundo. Y termino por concebir a Gorillaz  como una de las mejores propuestas musicales para adolescentes de todo el puto milenio (junto a Heavysaurios, por supuesto). Derribando de esta forma el mito, porque en esta ocasión, las segunda parte es incluso mucho MUCHO mucho mejor que la primera. 

Los dejo con el tema Hallelujah Money mientras esperamos que lancen nuevo disco. Dale like a nuestra fanpage, puedes decirnos cosas obscenas en los comentarios.

 

 

Leave a comment

Comenta o muere: