fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música Recomendamos

Alta Fidelidad: Give Up (2003) de The Postal Service, revisando historia contemporánea

28 mayo, 2019

Alta Fidelidad: Give Up (2003) de The Postal Service, revisando historia contemporánea

En 2003, Estados Unidos invadió Irak. Lance Armstrong ganó su quinto Tour de France, Saddam Hussain fue capturado por las fuerzas aliadas, la gente llamaba por teléfonos fijos a otras casas para preguntar si había alguien; los celulares todavía eran conchitas; Nintendo había lanzado el Gameboy Advance SP y el Play Station 2 estaba en su apogeo. Yo tenía 8 años. Definitivamente era otra época.

No recuerdo mucho de lo que pasó el mundo en 2003, tampoco de tercero básico, menos de lo que hice ese año. No tenía idea de la existencia de The Postal Service hasta que llegué a la media y quedé fascinado con Give Up.

El nombre de la banda proviene del método que utilizaron para crear el disco: Jimmy Tamborello grabó las pistas de sintetizadores y se las envió a Ben Gibbard por correo, mientras este grababa las voces y el resto de los instrumentos por encima.

En 2003 no existía WeTransfer ni Dropbox: El primero vivía en California, mientras el segundo se encontraba en Seattle. Estaban separados por 1544 kilómetros, se enviaban demos mutuamente.

A diferencia de sus otros proyectos, Give Up nace de forma orgánica, incluso el tempo de las canciones es sencillo de seguir sin haberlas escuchado antes. En gran parte, debido a la herencia del synth pop ochentero, de cosas como The Human League que rondan durante todo el disco.

Desde el lanzamiento de Give Up, han pasado ya 16 años. Escucharlo se siente una experiencia atemporal: La voz de Gibbard no cambia con el tiempo, los sintetizadores se sienten más modernos, gracias a la cantidad de bandas a comienzos del 2010 que tomaron el sonido de The Postal Service: Se convierte en una reconstrucción histórica más que en apreciación musical.

Son muy pocos discos que pueden pasar la prueba del tiempo y demostrar durabilidad frente a los cambios de sonidos. En 2009, Owl City con Fireflies le dio vida, también lo hicieron Friendly Fires, Passion Pit, Two Door Cinema Club y un poco de Foster The People. Postal Service no ha dejado de ser relevante casi dos décadas después de su único disco.

Más?
The Man Who Fell To Earth tendrá una adaptación en forma de serie

Recomendar Give Up es un acto de nostalgia que no está teñido por tiempos más sencillos, tampoco mejores ni con menor cantidad de información. Es un acto de introspección que busca apreciar momentos que perfectamente se pueden perder dentro del caótico mundo actual.

El primer tema del disco, The District Sleeps Alone Tonight podría ser el sonido que representa a Her. Mientras que Such Great Heights haría de Wall-E una película aun más bella, también calzaría en Arrival.

Give Up entrega sintetizadores que se sienten robóticos, mientras la voz de Gibbard da con letras un tanto ridículas, como es el caso de Sleeping In, pero haciéndolas más entrañables.

Al igual que la nostalgia y el ejercicio de reconstruir historia, Give Up decae a medida que pasan los temas, sería sorprendente encontrar a alguien que disfrute escuchar Brand New Colony o Natural Anthem, canciones que en comparación a los primeros temas y recuerdos, son para olvidar.

Y así como los gráficos de las consolas antiguas son horribles, o Amstrong se dopó y perdió sus títulos, Estados Unidos se convirtió en la máquina moderna de guerra.

Algunos recuerdos es mejor dejarlos olvidados.

Comenta o muere

김치볶음밥