fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música Recomendamos Reviews

Alta Fidelidad: Brand New – The Devil and God Are Raging Inside Me (2006) Encontrar consuelo en la fe4 min read

24 septiembre, 2019 3 min read

author:

Alta Fidelidad: Brand New – The Devil and God Are Raging Inside Me (2006) Encontrar consuelo en la fe4 min read

Cuánto me demoro? 3 minutes

Toda la discografía de Brand New, está marcada por las letras de Jesse Lacey. Incluso, a pesar de que Lacey no ES la banda y The Devil and God son de una etapa previa al destape de su escándalo sexual (aunque posterior al hecho en sí mismo y quizás de ahí, la búsqueda de «expiación» que desprende la placa) es indudable que el álbum está marcado, principalmente por su escritura. El magnus opus de la banda es sin lugar a dudas; una narración grandilocuente de tristeza, rabia y búsqueda espiritual.

Es imposible escuchar The Devil and God Are Raging Inside Me completo sin pensar que Lacey es un escritor excelente. No en el sentido tradicional. No da con letras sencillas tipo Morrissey que pueden resonar gracias a su facilidad para ser cantadas. Tampoco tiene ese dejo surrealista de Glassjaw o la explosividad monótona de Refused. Lo que sí hace es crear narrativas complejas en que él es sujeto de una exploración personal a través de una búsqueda religiosa en la fe cristiana.

En algún punto donde la esperanza perece y deja un vacío difícil de llenar, sobre todo, entregar sentido, la religión toman un papel bastante particular. Se manifiesta de formas distintas, pero cierto grado de espiritual comienza a cohabitar con el portador de dichos males.

Lacey parece ir directamente a este tema en Jesus Christ: Well, Jesus Christ, I’m Alone Again / So what did you do those three days you were dead? Encontrar sentido es fundamental, dar con una dirección determinada.

But I’m scared, I’ll get scared and I swear I’ll try to nail you back up.

Brand New no era una banda grandilocuente, pero sí tenía ganas de hacer temas enormes. Y The Devil and God Are Raging Inside Me al final se convierte un punto de inflexión, tanto para la agrupación como para la escena de emo/post hardcore. No cuenta solamente con riff acelerados y rabia en los coros, ejemplo de ello es Degausser. Un tema que son cinco minutos y medio de Lacey gritando, guitarras que suben el volumen, la batería golpea bien de fondo e incluso logran incluir un coro de iglesia atrás de él, haciéndole un contraste a la rabia que se necesita para dejar de amar a alguien.

El caso de Limousine, al menos en cuanto se trata de letras, no calza del todo con el espíritu detrás del disco, mas con relación al sonido; es un perfecto resumen de lo que Brand New apuntó a hacer. Son casi ocho minutos, donde los interludios instrumentales, las voces tenues y los gritos de Lacey se van mezclando con una estructura inusual, incluso para los estándares que tiene el género.

Considerando que American Football, Joan of Arc y Cap’n Jazz ya habían dejado la vara alta, Brand New llegó a un territorio completamente nuevo; cierra con instrumentales que realmente asemejan un choque de vehículos, excelentemente armonizado.

A pesar de ser un disco gigante, con casi una hora de duración y 12 canciones, nunca se siente tedioso. Ni siquiera teniendo en cuenta el tipo de letras que contiene; no lo hacen ser pesado. En gran medida, escuchar The Devil and God Are Raging Inside Me es una experiencia liberadora, debido al contenido catártico de la instrumentalización acelerada, los compases estáticos y la agresividad de Lacey, tanto para escribir como cantar cuando las canciones lo ameritan.

Con eso en mente, los sonidos más pop e incoherentes del disco, como Not The Sun siguen pegando fuerte. Cuando Brand New quieren ser atractivos para cualquiera audiencia, escriben estos estribillos: And be my babe, be my babe. / Be my babe, be my babe.

Si hay algo que Brand New también hace bien, es crear canciones increíblemente ricas en contenido y estética. Desafiar con las normas de la ya diseñado y los credos es complicado, sobre todo si se intenta entregar un mensaje con contenido detrás, haciendo énfasis en la entrega de este sin espantar al auditor. Tal es el caso de The Archers Bows Have Broken, donde Lacey le canta a aquellos predicadores de una fe en la que él está creyendo, pero lo hacen desde el odio: What did you learn tonight? / You’re shouting so loud / You barely joyous, broken thing / You’re a voice that never sings, is what I say.

En gran medida, se puede deber al marco de referencias que posee la sociedad de Estados Unidos. La religión cristiana está presente en la mayoría del país, es casi el punto de partida para la población. Puede ser la desesperación, también una falta de autonomía que la depresión ataca; no obstante, las referencias a Cristo y el sentido están presentes. Brand New no buscó redención, sino que un pase gratuito para ser miserables. Y eso es difícil de entregar, incluso con un disco del tamaño de The Devil and God Are Raging Inside Me.

Comenta o muere

김치볶음밥