fbpx
Cine + Series El Infinito FEATURED Reviews

Alita – Battle Angel: Cuando las ganas no bastan8 min read

12 febrero, 2019 6 min read

author:

Alita – Battle Angel: Cuando las ganas no bastan8 min read

Cuánto me demoro? 6 minutes

Es increíble que aún en 2019 ante la propuesta de adaptar cualquier clásico del manga o animé sigamos recibiendo producciones que no dan el ancho, escuchamos nombres importantes de Hollywood detrás de proyectos apasionados que terminan hundidos en el fango corporativo, los malditos cortes y reshoots en la sala de edición y las películas concebidas en una probeta tras cientos de exhibiciones de prueba que merman la visión original.

Y luego está el sucio dinero. Los productores firman cheques obscenos con la misma fe desproporcionada que tenemos nosotros, los fans.

Alita Battle Angel es una coproducción entre Argentina, Canadá y Estados Unidos, basada someramente en el oscuro manga de los 90’s
GUNNM (que tiene unos OVAs bacánes), además de ser producida por James Cameron y Jon Landa.

Ambos traen de director a Robert Rodriguez, quien asume la silla dado el paso al costado que toma Cameron a pesar de ser este, uno de sus proyectos soñados. Y lo hace, porque básicamente el bueno de Cameron quiere consagrar su vida a la trilogía de Avatar, que no sé cuántos en verdad realmente esperan.

No contentos con esto, Alita convoca un ejército de actores consagrados de Hollywood como el trío de ganadores del óscar Christoph Waltz, Mahershala Ali y la siempre bacan Jennifer Connelly.

Toda esta información es vital para comprender la magnitud del proyecto e intentar comprender su fracaso porque honestamente cabros, Alita no es una buena película.

Creo fervorosamente que aquellos críticos de cine que esperan con ansias el fracaso de una película son escoria rebelde. Pero duele de todos modos cuando una producción que se ve como la callampa en los primeros tráilers, al estrenarse termina siendo mala, le da la razón a un ejército de pájaros de mal agüero que salen de sus madrigueras chillando “te lo dije, gran zoquete”, sin aportar nada constructivo al cine, sin sentarse a pensar ¿Por qué vale callampa?

Alita Battle Angel se veía super mal desde el principio. La decisión de hacer a Alita un personaje CGI con un rostro de animé seguramente sonaba bien en la cabeza de Cameron, pero más allá de sumergir al espectador en un Uncanney Valley (al que te acostumbras después de un rato), no se compromete con la estética animé en ningún otro punto. Un elemento que termina distrayendo de lo que pudo ser (de alguna forma) una buena película.

En fin, Alita es un monstruo mitológico con cabeza de animé y cuerpo de mujer, cosa que resalta aún más al estar rodeada de personajes cyberpunk con brazos mecánicos extensibles y cuerpos cromados.

Porque si, las animaciones son impresionantes, el Avatar de James Cameron parece salido del Play 2 en contraste a las expresiones de Alita, pero se queda corto en lo demás.

En cuanto a la actuación, el único actor que parece interesado en darlo todo es la misma Alita, cuyo rostro CGI, de millones de dólares, le hace literalmente toda la pega a Rosa Salazar, la actriz de voz.

Todos los demás tienen una expresión de aburrimiento fatal, da pena ver a Christoph Waltz con un 0% de pasión en el proyecto. Los actores son humanos y les pasa lo mismo que a cualquiera en una pega horrenda: Se ponen en modo automático con la mejor cara posible y el mínimo esfuerzo en pos de llegar a fin de mes.

Ahora, nadie va a ver Alita por actuaciones dignas del Oso de Plata de Berlín, todos estamos aquí por los efectos y los cyborgs kung fu.

Afortunadamente los combates son entretenidos, fluidos y tienen sentido en el contexto, nos recuerdan el talento que tiene Rodríguez para la acción cinematográfica, el problema está en los momentos entre batallas, que no pasan de un melodrama adolescente.

La acción se va volviendo más y más tiesa después de la segunda mitad del film y culmina en un cliffhanger malisimo, me hizo sentir como un completo idiota por haberme sentado dos horas, esperando un final bombástico.

La trama de la película en sí es malisima, intenta mil cosas al mismo tiempo y no le resulta ninguna, si vas a comprometerte con una idea idiota, tienes que llevarla hasta el final como tu estandarte, no echarte para atrás cuando crees que tu público es demasiado inteligente (o demasiado idiota en este caso), nunca hubo confianza ni en la habilidad de Rodríguez, ni en el guión, ni tampoco en el material original.

Hablando del material original, me acabo de ver los OVAs y están interesantes, no son representativos de un blockbuster de acción estilo Michael Bay o una obra visualmente impactante a la James Cameron, pero la película tranquilamente pudo ser una adaptación de los dos OVAs y… no habría sido tan interesante la verdad.

Ghost in the Shell cometió el error de calcar mucho del material original sin la sustancia que le caracteriza, en Alita pasa lo contrario: Tiene tanta sustancia que se transforma en relleno, tomando con pinzas elementos de la trama original del manga, de manera aparentemente aleatoria.

Para ir cerrando y que entiendan en profundidad el por qué la película no es muy buena, les voy a spoilear la trama de Alita Battle Angel (así que si quieren, pueden dejar de leer desde acá) y les juro que nada de esto está exagerado, todos los eventos ocurren dentro de 2 horas de película y demuestra lo demencial del guion:

Alita es una cyborg amnésica rescatada de la chatarra por el buen doctor Dyson, es un mundo cyberpunk post apocalíptico donde es común tener partes mecánicas y todos viven en la pobreza, ansiando “ascender” a una ciudad flotante desde donde los ricos y poderosos dirigen la sociedad

¿Cómo, se preguntarán? A través de un violento juego de pelota en patines, el motorball, controlado por una enorme mafia de chatarreros y apuestas, donde gladiadores cyborg luchan por el título de campeón y la oportunidad de ascender a la ciudad flotante.

Al mismo tiempo, el doctor lleva una doble vida como un caritativo mecánico de humanos divorciado que perdió a su hija cyborg, mientras que por las noches es un cazarrecompensas disfrazado de Van Helsing que blande una super sledge de Fallout y limpia las calles de escoria cyborg.

También hay que señalar a Hugo el pololo de Alita, y el peor actor de la película, quién es un joven adulto que lucha por salir de las mugrosas calles, mientras le muestra el mundo a la protagonista, estilo Aladdin, peeeero que también tiene una doble vida, como un ladrón de partes robot, junto a su pandilla se dedica a robar los brazos y piernas de peatones para revenderlos en el mercado negro del motorball, todo esto controlado por el malvado Mahershala Ali, qué, además de ser el villano y controlar la mafia se come a la ex del doctor y es la marioneta de una ancestral inteligencia artificial de un científico loco obsesionado con volverse inmortal y responsable de provocar la guerra que desencadenó el fin del mundo y en la cual Alita combatió 300 años atrás como parte de una unidad de guerreros de élite.

Alita descubre su origen, hace amigos, se enamora, se vuelve cazarrecompensas, salva un perrito, mata dos veces a Marko Zaror (¿Les conté que sale en la película?), se vuelve jugadora de motorball, el perrito se muere y la película termina en un cliffhanger horrendo sin un ápice del final bombástico que tanta falta le hace.

Romance, acción, melodrama y ojos desproporcionados son la tónica a lo largo y ancho de Alita, Battle Angel, y por mucho que me esfuerce, no puedo llegar a odiar esta película, las tramas que funcionan y las que no se equilibran en un balance disfuncional que muta en una película cuasi carismática que vale la pena ver, pero en la casa.

La acción es bacán, todo el mundo actúa de forma horrenda, como gallinas sin cabeza corriendo en direcciones aleatorias, le doy cuatro Adolfos de 10, un perro vivo de dos y 5 de 5 ojos escabrosos.

Puede que la nota baje si la veo en el cable, porque los screenings de prensa son en IMAX 4D super cachilupis, con la obvia intención de hacernos caer en su trampa seductora de ultra HD, donde puedes ver las partículas de polvo sobresaliendo de la pantalla, pero la verdad es que no se pierden de mucho viendo Alita en 2D o 3D, no hay tanta diferencia.


Comenta o muere