fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música

ALTA FIDELIDAD: Whatever People Say i am That’s What I’m Not de Arctic Monkeys (2006)

16 septiembre, 2016

author:

ALTA FIDELIDAD: Whatever People Say i am That’s What I’m Not de Arctic Monkeys (2006)

Dentro de mi corazón roto de tantos desamores musicales: peleas que nunca tenían que haberse dado, músicos con problemas suicidas y proyectos individuales fallidos y exitosos, tengo a esta espina que clava. Clava dentro de mi pecho cual fuera una daga de Nazgûl, o una fallida flecha de cupido dentro de una friendzone.

Los/as viudos/as de los monos gélidos tienen un espacio en esta sección.

Lo que la gente dice que soy, es lo que no soy.

Era el 2006 cuando los ingleses deciden lanzarnos su álbum debut. El disco tiene el mérito de ser el más vendido por una banda en Reino Unido. “Whatever People Say i am That’s What I’m Not” son un buen retrato de una banda que aún estaba en pañales. Desde acá, hasta “AM” (o si queremos hasta la carrera de solista de Alex Turner) vemos como la banda recorre un largo camino madurando el sonido, desde Rock Indie hasta Rock Pop de la última entrega .

Whatever People Say son como las luces navideñas: sacadas del garage.

Un sonido excelente, con un ritmo que ya conocemos muy bien del rock británico. Un disco que no te deja descansar en ningún momento. Termina una y empieza otra y así y así y así hasta que termina. Los 40 y tantos minutos que dura se desvanecen en el aire y quedas con ganas de más.

¡¡You’re dynamite!!

Este álbum nos trajo dos singles. Aún estaba en la media cuando entre mis compañeros con gustos símiles al mío me dijeron: “¿no cachai a los Arctic Monkeys? Te estai’ perdiendo lo mejor de la vida. Escucha I Bet That You…”.

Yo, como siempre me he caracterizado, más duro que un cuesco de durazno, hice caso omiso de sus recomendaciones y me desconecté del mundo mientras me hablaban de la banda. Ya un día me dejé seducir, y me pusieron a la fuerza un audífono al oído. De ahí no paré.

En palabras básicas, digamos que era lo que mis hormonas adolescentes necesitaban escuchar. Ya había pasado por el típico periodo de Nirvana que todos en algún momento pasamos (o por lo menos los que escuchamos Rock. Tronic, Panda y Goofy no cuentan). Y estaba en la soberbia posición de que “nada me va a gustar”.

I Bet That You Look Good on the Dance Floor es dinamita para tu Mp3. Recuerdo cuando viajaba desde mi pueblito a la ciudad para ir a clases escuchando esta canción. En micro veía como la ciudad iba mutando de casas pareadas, árboles frutales, viñas, carreteras, para llegar a mi destino. La voz púber de Turner era mi pastor y mi fiel compañía para los monótonos días.

Cuando el sol cae

When the Sun Goes Down es definitivamente, como diríamos por estos lares, otra wea. Una letra que te pincha un poco la mente, un bichito que te pica constantemente y te recuerda qué mundo estás viviendo. En donde existen escorias humanas y la vida es injusta para algunas personas; en dónde los indefenso peces famelicos tienen que ser consumidas por los asquerosos peces gordos.  ¿Cómo podemos caer tan bajo en una sociedad en donde nos prometieron todo?

            En parte, porque no nos prometieron nada…

Este tema, en todo caso, es harina de otro costal… but i said he’s scumbag, don’t you know.

El rock británico tiene algo que no tiene este mismo género en otras tierras. El pulso. Ya anteriormente he nombrado este concepto musical, pero ya no puedo evitar explicar lo que es.

Más?
No tenemos relación con el aviso: Hayao Miyazaki todavía está contratando gente para su nueva película

Imagina el goteo del agua cayendo por la canaleta en un día lluvioso o el latido de un corazón, en ambas existe un sonido que es fijo y que es constante y no varía, eso es el pulso. Del pulso nace el ritmo, pero otro día lo explicaré. El Rock que se consume por las tierras de Fawkles es más o menos símil en este tópico. A palabras de Dave Grohl los escenarios ingleses lo necesitan, porque existe una coordinación del público y la banda solo con el pulso. Este debe indicar “arriba y abajo, arriba y abajo” para que los oyentes se coordinen y comiencen a saltar.

El comienzo es sentimental y da la impresión que esto va a terminar en otro lado (en alguna balada) no obstante, recordemos que estamos hablando de los monos árticos, así que obviamente esto va a terminar bien. Muy bien.

I’ll still take you home

En lo personal es mi disco favorito de los monos, además, siento que el sonido no se escapa del rock indie garage, enemigo declarado de las vecinas. Si bien, hablé de los singles y dejé espacio libre de otros temazos como “Mardy Bum”, “Still Take You Home”, “From the Ritz To The Rubble”, sólo por decir algunos, la invitación de enchufar los audífonos y dejarse sorprender está hecha.

Pueden pasar los años, Alex Turner podrá usar un flequillo, pero jamás, JAMÁS, dejaremos de recordar este periodo musical. Y aunque jamás se junten de nuevo, aún existe YouTube amigos.

¡Qué penita! ¿¡Por qué tienen que separarse las buenas bandas!? ¿¿POR QUÉ??

Dejo el link del disco en YouTube. En Spotify también está y suena mejor. Vo’ vela.

Alta Fidelidad es tu nueva sección regalona de este sucucho.

Acá estarás frente a reseñas de discos fundamentales en nuestra propia vida. Nuestro exquisito gusto subjetivo te llevará por una inacabable lista de discos que creemos que debes escuchar una y otra vez, hasta volverte un ser humano perfecto.

Por supuesto, puedes enviarnos el tuyo. Lo publicaremos. Ya sea desde White Chalk de PJ Harvey hasta Cuentos de la Cripta 3 del Chombo lo importante es que sea de corazón. <3

Palabra de scout.

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.