fbpx
Alta Fidelidad El Infinito Música

Alta Fidelidad: Music To Make Love To Your Old Lady By Lovage (2001) Follar al ritmo del trip-hop

5 febrero, 2017

Alta Fidelidad: Music To Make Love To Your Old Lady By Lovage (2001) Follar al ritmo del trip-hop

Me gusta caleta Mike Patton. Y aunque no llego a los niveles de delirio de muchos, siempre he pensado que es un músico completo. Un vocalista pulento y un hueón extremadamente creativo.

Dicho esto, era normal que el tipo hiciera un disco como este.

En 2001, Patton, junto a la cantante Jennifer Charles y el productor/creador de Gorillaz Dan “the Automator” Nakamura se les ocurre formar el grupo Lovage. Un trío de trip-hop que hasta el momento sólo han lanzado un álbum.

Y ni falta que les hace lanzar otro.

Music To Make Love To Your Old Lady By es un disco de 16 tracks en el que básicamente entramos en una espiral de erotismo, sexo y voces muy calentonas diseñadas milimétricamente para culiar. Para culiar hasta que se acabe el mundo. Para culiar en donde te pille la calentura, para culiar como conejos en celo; para culiar hasta desfallecer. Hasta que te tengan que hospitalizar por deshidratación.

Me es difícil hacer una reseña de un disco que fluye como un todo. Pero sin duda, si existiese una canción digna de destacar, sería Sex (I’m A…).

La que es originalmente un cover de la banda Berlín, toma el concepto de la sexualidad y la despoja de toda esa onda new wave (que es bacán y todo, pero no excita a nadie) y la lleva a niveles inusitados de erotismo.

COMPAREN

Cabros, cuando escuché por primera vez Sex (I’m A…) fue la primera vez que me calenté con una canción.

Pero de todas formas, eso no quiere decir que el resto del disco sea menos. Lovage está lleno de temas cargados de sensualidad y sugerencia.

Strange of a train, Stroke Ace, To Catch a Thief o Koala’s Lament son claras muestras de que la voz indicada y un ritmo adecuado pueda causar cambios hormonales.

tumblr_n0usf9HxVs1spvgqyo1_1280

Es que Music To Make Love To Your Old Lady By tiene algo que –creo- puede ser la clave para sus intenciones. Tiene clase.

Logra crear una atmósfera muy difícil de conseguir en la música, y es que, algo deliberadamente erótico logre serlo sin llegar al mal gusto.

Más?
Alta Fidelidad: Weyes Blood, hacia la obsesión nautica

Convengamos que toda la música que aparece en las pornos, o en las softporn, o en películas derechamente no son el mejor ejemplo para excitar a nadie.

Y aunque por supuesto existen las excepciones que confirman la regla, en lo que respecta a estímulos foráneos, todo lo construido por el mundo del entretenimiento proviene de lo visual.

Lo sonoro, sus texturas, sus ritmos, sus arreglos, son meras comparsas. Nunca han sido lo principal.

Y bueno, yo no soy nadie para juzgar a nadie si es que quieres follar al rimo de Amar Azul o Madonna, eso es decisión de cada [email protected], pero sinceramente creo que si hay alguien, que le ha dado el clavo en mezclar ritmos cadenciosos junto con una voz aterciopelada, un instrumento que nazca con la expresa intención de ser un elemento sexual, fue Patton, Dan y Charles.

Crearon una herramienta de follación.

No sé de qué otra forma expresar lo sexy que puede llegar a ser este disco. Así que tal vez sólo se lo deje a ustedes para juzgarlo (si no lo han escuchado; y si lo han hecho, para que lo disfruten nuevamente).

¿Qué mejor que calentarte con gente susurrándote al oído?

Comenta o muere

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.