999 Juegos El Infinito Juegos

999 Juegos Antes De Morir N°954: Okami (2006)

30 agosto, 2016

author:

999 Juegos Antes De Morir N°954: Okami (2006)

Por Camilo Farías Ugarte  @cafuHZD.

Okami es uno de los juegos que me harían sentir orgulloso de ser japonés… pero hay un enorme problema: yo no soy japonés, pero sí había visto la película “Más allá de los sueños”, con Robin Williams. Asombrado por cómo este juego interactuaba dentro de una pintura y mientras la séptima generación de videojuegos se asomaba entre lo últrarealista como Gears of War y la interactividad plena de Wii Sports, esta gran excentricidad de Capcom lamentablemente no prendió tanto como merecía para PlayStation 2.

Este es un juego hermoso… como una pintura en movimiento.

Así es, Okami pasó desapercibido en su plataforma original, su modo de juego y su estética no fue comprendida desde un inicio, pero de lejos observaba como los colores inundaban la pantalla, dándole vida a una historia que cualquier divinidad merece.

Esta es la historia de la diosa Amaterasu, que vuelve al mundo de los mortales bajo el cuerpo de un lobo y cuya misión será devolverle el color al mundo de la oscuridad que ensombrece a las tierras de Japón debido al renacimiento de un malvado dragón de ocho cabezas que trajo de vuelta toda la oscuridad que ensombrece a la Tierra.

En su camino, cuando ya no bastaba con rezar, Amaterasu se encuentra con otro ser llamado Issun, un ser diminuto que está en la búsqueda para retratar a Dios y, de paso, crear una obra maestra para devolverle la fe al mundo, convirtiéndose también en la voz de la loba.

El director Hideki Kamiya, la mente tras Viewtiful Joe, Devil May Cry y que posteriormente creó a la atrevida Bayonetta, quiso crear su propio The Legend of Zelda mientras aún existía Clover Studios, la desarrolladora tras este juego, la que fue uno de los dos juegos, junto con God Hand, que hicieron que Clover cerrara.

origiokaminal

Cuando finalmente lo jugué, en Wii, quedé inmediatamente encantado por su ambientación, una obra que le hace un gran honor a la religión y a la mitología japonesa encarnada en sus escenarios, personajes, enemigos, jefes con creativas mecánicas, la música, y con un especial énfasis en el concepto de su control.

Para atacar, ayudar a las personas, resolver acertijos, y abrir su camino debes recurrir a la caligrafía que caracterizaba la cultura japonesa del medioevo en una pantalla especial para ello, y que también invitaba a dibujar lo que sea sólo por diversión (si, incluso objetos cuyo nombre tiene 4 letras).

Te puede interesar:   Echémosle un ojo a: Jojo’s Bizarre Adventure: Heritage for the Future

Durante mi vida he jugado una diversidad de títulos que me han dejado rayado por meses, y quizá años, pero Okami es el primero del que me enamoré. Logré adquirir este título justo en unos años en donde estaba muy metido en la cultura oriental y en las artes marciales, y sin tener ninguna pizca de otaku, fue una mezcla perfecta entre la interactividad y el arte que me adentró aún más en la mitología japonesa.

Okami ofrece una gran cantidad de aventuras, escenarios, elementos coleccionables y formas de atacar, en donde puedes sumergirte en esta pintura en movimiento lleno de personajes que y situaciones que pueden emocionarte, hacerte rabiar, reír e incluso sacarte más de una lágrima. Y todo eso agregado a la música de Rei Kondoh, que retrata de manera muy fiel los instrumentos y la temática japonesa que ofrece la cultura nipona: una mezcla entre melancolía, alegría, y motivación que podría encantar y cerrarle el hocico a cualquier persona que insiste que los videojuegos no son un arte.

Esta ópera de Clover Studios quizá puede pecar de ser un título fácil y que los diálogos pueden ser extensos y llenos de balbuceos a lo Banjo-Kazooie, pero es una obra adorable, entretenida y con una historia llena de sentimientos, además de contenido para buscar, junto con una longitud que puede llegar a sorprenderte porque aparecen cosas que uno no se lo espera.

Justo como Dragon Ball: cuando crees que no podía aparecer alguien más poderoso que Cell, aparece Majin Boo, pero allí debes estar tú: Amaterasu, diosa de todo lo que es bueno y hermoso para recorrer todo el territorio japonés con tal devolverle la vida al mundo.

¿Por qué jugarlo?

Más que un desafío, Okami es una experiencia, un viaje conmovedor que te hará sentir mejor contigo mismo, además te entregará una historia interesante en donde siempre querrás saber más del mundo. Es fascinante cómo el folclor puede plasmarse en un videojuego, y obviamente no es el único (Dynasty Warriors, Ninja Gaiden y el próximo Ni-Oh), pero es la forma más creativa de presentarlo. Me encantaría ver esto con los mitos y leyendas de Chile ¡Vamos, que realmente se puede!

Te puede interesar:   Legion, la serie mutante de FX tiene nuevo adelanto

Con una jugabilidad novedosa y un detalle gráfico encantador, este juego terminó siendo un testamento de Clover Studios, una desarrolladora que intentó hacer las cosas distintas en lo artístico.

okami_hd_10

Y pese a que su legado no fue lo suficientemente grande, con una secuela llamada “Okami Den”, que sólo se lanzó para Nintendo DS, ports, y una aparición en Marvel vs. Capcom 3, la historia de Amaterasu puede entregarte decenas de horas de diversión.

Quizá sea un juego de nicho y no muy fácil de encontrar, pero es una obra que seguro te encantará, en especial si te gustan los animales y todo lo que tenga que ver con Japón. Dale una oportunidad, porque Okami es más allá de un sueño, es una obra que te hará creer en Dios.

PD: como si fuese el detalle más simple de todos “Okami”, viene de Ookami, que es lobo en japonés.

¿Quieres decirle al mundo cuál fue ese juego que te marcó? Al igual que Camilo, Manda tu artículo defendiendo tu videojuego favorito a [email protected] o comunícate en nuestro Fanpage de Facebook y sé parte de esta curatoría videojueguil nerd.

La extensión no debe ser más allá de una plana y media en tamaño de letra 12 contándonos porqué tu juego debe ser uno de los 999 que debes jugar antes de morir.

La gloria te aguarda. (Inserta riff de guitarra pulento)

Comenta o muere