fbpx
#ChileenCrisis #Plan9Especial 999 Juegos El Infinito FEATURED Juegos

999 juegos antes de morir edición Especial: Nanopesos, el significado de algo más que el sueldo mínimo4 min read

12 noviembre, 2019 3 min read

999 juegos antes de morir edición Especial: Nanopesos, el significado de algo más que el sueldo mínimo4 min read

Cuánto me demoro? 3 minutes

Hace tiempo que no retomábamos nuestro imprescindible listado de juegos que debes jugar antes de morir. No es casualidad que lo hagamos ahora.

Cuando empezamos este listado, nuestra idea era hablar sobre los videojuegos como expresiones de arte y entretenimiento que han llegado a calar lo más profundo de nuestro ser. El divertimento electrónico evolucionó de maneras impensadas y hoy, incluso son una nueva forma de protesta.

Hace muy poco, Camila Gormaz (Burasto) artista y desarrolladora de videojuegos chilena, lanzó Nanopesos, un juego retrata lo que es vivir actualmente en Chile con el sueldo mínimo.

Son $301.000 (alrededor de US $400) con lo que un trabajador debe vivir y no es que exista mucha diferencia con los siguientes escalones de movilidad social. Tal como dice la introducción del juego, según el INE, la mitad de los trabajadores en Chile ganan $400.000 (alrededor de US$540) o menos. Y es en ese presupuesto, en esa realidad, que este sencillo pero efectivo juego, logra plasmar una deprimente realidad: No podemos vivir con sueldos de miseria.

Únanse al baile

Nanopesos es un título disponible para ser jugado en navegadores web tanto de computadores como en móviles que soporten HTML5.

Los videojuegos llevan un buen tiempo siendo productores de nuevas experiencias. En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver títulos que son simuladores de actividades y/o tareas cotidianas, o irrisorias, que van desde lo ecléctico de Farm Simulator, hasta lo ridículo con Goat Simulator, pero otros, han avanzado a ejes más complejos tratando de retratar experiencias y aspectos de la sociedad

Podríamos nombrar por ejemplo a Papers, Please (2013) como ejemplo directo de esta tendencia, en donde por medio de un conflicto político ficticio, logras dilucidar la realidad de un panorama en guerra y sus aristas socio políticas.

Y así, Nanopesos se perfila como el mejor juego que ha parido esta angosta faja de tierra llamada Chile, al retratar el zeitgeist de una generación y sociedad completa.

El juego comienza en el día 1 de un mes en la vida del/la personaje sin nombre, dándonos primeras luces de quién se caracteriza la historia. A medida que va pasando el tiempo vamos conociendo nuevos detalles sobre cómo vive, además de añadir nuevos eventos sociales como el cumpleaños de un amigo o el salir a comer, que son parte de la vida cotidiana de uno(a) mismo.

Ahora bien, a diferencia de visiones superficiales acerca de esta aventura de texto, Nanopesos resulta ser más que un mero simulador de administrar recursos dentro de una aventura gráfica.

La contingencia del país más que darle contexto y soporte a este proyecto, le otorga el propósito de ser una obra netamente política y emitir una crítica sin tapujos al Estado, a través de la miseria que la mitad de las(os) trabajadoras(es) de Chile tienen que pasar por un sueldo que no suple las necesidades básicas de un hogar, eso considerando que nuestra(o) personaje es una persona joven, soltera(o) y sin hijas(os).

Curiosamente el título nos presenta la opción de comenzar el juego con el sueldo mínimo o con $400.000, siendo un detalle que no genera gran diferencia en cómo nos desenvolvemos en Nanopesos, pero que resulta ser un guiño hacia la realidad, y cómo la diferencia de $100.000 pesos en nuestro país, no nos desliga de la pobreza o endeudamiento que resulta indispensable en el diario vivir.

Nanopesos es una crítica para nada velada que por medio de una narrativa expositiva y sencilla, gamifica algo que los chilenos sabemos bien: O sales a divertirte (con un gasto irrisoriamente bajo) o pagas la cuenta de la luz. O compras en el supermercado, o vas al doctor. Es la miseria disfrazada de progreso y estabilidad.

La precarización de los estratos que incluso tienen la osadía de llamarse a si mismo «Clase Media» es una realidad en la que la movilidad social es una ilusión. Mediante diálogos, acciones y rutinas cotidianas, Nanopesos solo visibiliza lo que siempre supimos que era esta promesa rota. Deudas, angustia, soledad, estrés, todo bajo la bonita carcasa de la carrera terminada y la independencia económica que nos lleva a ser eternos arrendatarios.

Una vida enquistada en el neoliberalismo más salvaje, nos sumerge en la abulia de la pasividad, del «para qué, si nada va a cambiar».

Podemos decir que la obra que nos presenta Camila Gomaz, es mucho más que el “juguemos a distribuir y priorizar” es finalmente constatar que tristemente, seguimos bailando el baile de los que sobran. O mejor dicho, lo hacíamos, porque algo está cambiando.

Comenta o muere

Estudiante de Teoría e Historia del Arte. Fanático del cine, los videojuegos, cómic y moda streetwear.