999 Juegos El Infinito Juegos

999 juegos antes de morir: N°987 San Francisco Rush: Extreme Racing (1997)

4 marzo, 2016

author:

999 juegos antes de morir: N°987 San Francisco Rush: Extreme Racing (1997)

Un tarde de 1998 un amigo del colegio me propuso que fuéramos a jugar Nintendo 64 a un local de mi ciudad natal, Salamanca.

Era primera vez que oía sobre esa consola, porque básicamente en Cachureos todavía regalaban Super Nintendo (qué cagao eras Marcelo), y en ese momento para mí, lo que decían el gato Juanito, Epidemia y el señor Lápiz era la verdad. Sin muchas expectativas eché 200 pesos al bolsillo (la media hora salía eso).

Fue de esa forma como San Francisco Rush se convirtió en el primer juego que jugué de la Nintendo 64. Fue amor a primera vista.

¿Y por qué quedé tan pa’ la cagá con el juego? Se preguntarán (?). Es que San Francisco Rush tiene todo lo que espera un fanático de la velocidad.

Las circuitos están trazados, obviamente, en la ciudad de San Francisco. Si bien son solo seis pistas, cada una tiene la versión espejo y cambio de sentido, por lo que las posibilidades son infinitas. Bueno, no tanto, pero sin duda es como jugar pistas totalmente nuevas.

Cada trazado tiene distintas y emocionante dificultades. En algunas vas en inclinadas  bajadas y en otras empinadas subidas. Lo mejor es que en las mayorías ni cuenta te das cuando vas volando por los aires, rezando por caer bien y no terminar explotando. En otras debes lidiar con estrechas calles, lo que te obliga evitar chocar con algún edificio. Las más difíciles tienen todo eso, además de curvas inesperadas, buses que se atraviesan, sectores no pavimentando y peligrosos acantilados. Todo esto a una velocidad, que a muchos ratos, es incontrolable.

Te puede interesar:   Plan9 Review: Path of Exile: Ascendancy

Además, los circuitos tienen varios atajos, aunque para usarlos es necesario un alto nivel de sangre fría y experticia al volante, si no los sabes utilizar bien,  puedes perder varios puestos, y eso es terrible, porque puta que es difícil adelantar en algunas pistas.

Puedes escoger ocho variados vehículos, desde modernos autos hasta un furgón escolar(?) (sin niños en su interior, por razones de seguridad). Es casi un hecho que la carrocería del vehículo terminará abollada por los choques.

Otro punto alto del juego es que tiene un soundtrak notable, que ameniza cada carrera. En serio, la música de San Francisco Rush es enorme.

Por su parte, la jugabilidad puede resultar compleja en un principio. El juego te exige que aprendas a controlar bien el auto, porque las posibilidades de sacarte la cresta son altas. Pero es cosa de acostumbrarse, aunque “la palanca” del control 64 siempre fue un arma para los videojugadores.

En resumen, San Francisco Rush tiene todo lo que uno espera de un juego de carrera: velocidad, vértigo, emoción, buena música y explosiones(?). Si te gustan los juegos de carrera vas a disfrutar mucho con San Francisco Rush. Si no te gustan los juegos de carrera (muérete), no importa, porque te aseguro que te va a entretener igual.

Y es todo lo que puedo decir, porque ahora tengo que conseguir las llaves escondidas en los circuitos. Es imposible dejar de jugar este juego.

Te puede interesar:   999 Juegos Antes De Morir N°923: Terranigma (1995)

¿Quieres decirle al mundo cuál fue ese juego que te marcó? Manda tu artículo defendiendo tu videojuego favorito a [email protected] o comunícate en nuestro Fanpage de Facebook y sé parte de esta curatoría videojueguil nerd.

La extensión no debe ser más allá de una plana y media en tamaño de letra 12 contándonos porqué tu juego debe ser uno de los 999 que debes jugar antes de morir.

La gloria te aguarda. (Inserta riff de guitarra pulento acá)

Leave a comment

Comenta o muere: