Cine + Series El Infinito Literatura + Cómic Reviews

9 Presidentes ficticios tan malvados como Frank Underwood

18 septiembre, 2016

author:

9 Presidentes ficticios tan malvados como Frank Underwood

La presidencia. Cargo vapuleado y deseado al mismo tiempo por miles. Existen aquellos hombres que ciertamente buscan, no sólo detentar el poder, si no que hacer con el, algo digno.

Y  existen hueones malos. Como los nueve de esta lista. Probablemente haya más de estos que de los primeros.

Lex Luthor

Multimillonario, científico loco, genio de las finanzas y villano megalómano ¿Qué necesita el hombre que lo tiene todo? Un cargo público.

Luthor fue elegido presidente Gringokistán en el canon principal de DC, durante una crisis económica brígida. Una mezcla entre Piñera y Trump, durante su mandato fortaleció las relaciones diplomáticas con Rusia y Apokolips (el planeta de Darkseid, villano legendario), repelió una invasión alienígena y puso una recompensa de un chilion de dolares sobre la cabeza de Superman.

Eventualmente se volvería loco por el poder, terminando con su carrera política. Personalmente yo comulgo con las ideas de Luthor, se me grabó en mala el argumento que da para odiar a Superman en los cómics (véase All Star Superman y los cómics de la edad de bronce) de que los seres humanos mejoramos a punta de esfuerzo y constancia, mientras que un puto extraterrestre volador que nunca se ha subido en una elíptica en su vida es amado por todos. Eso le hace un villano que merece todo nuestro respeto y amorsh.

Freddy Krueger

freddy-vs-jason-vs-ash

“Perdona a tus enemigos, pero nunca olvides sus nombres” con ese eslogan de campaña, el candidato de Elm Street consiguió la presidencia con un 100% de los votos… uno. En la historia del 2010 Freddy vs Jason vs Ash de Evil Dead la ciudad de Washington DC termina hecha cenizas en la legendaria batalla, de la cual Krueger termina siendo electo presidente.

z3eg4qdtwlg1ecdluadx

 

¿Por qué chucha no leemos más cómics, siendo así de geniales? La mayoría de las grandes propiedades intelectuales ochenteras han tenido secuelas fidedignas en formato cómic y a nadie parece importarle.

Volver al futuro, Los cazafantasmas, Los goonies, el legendario universo expandido de Star Wars entre otros miles de ejemplos, lo que personalmente más me atrae es como se salen con la suya implementando crossovers totalmente descabellados que sin duda merecen ser adaptados a la pantalla grande. Mención honrosa a la vez que Ash salvó a Obama de un apocalipsis zombi ligeramente provocado por el libro de los muertos.

 

AODObama01-cov-Nauck

Jack Cahill

BN-OW385_FAKEPO_M_20160712113511

Es el futurista año 2013, Los Ángeles es una especie de isla fortaleza penal para los criminalmente dotados, gobernada con puño de hierro por el magnánimo presidente vitalicio Jack Cahill, capaz de mandar a la silla eléctrica a su propia hija ¿La peor parte? Es evangélico.

John Carpenter moldeó una era del cine a su imagen y semejanza, fraguando un género que se desliza entre lo creíble y lo totalmente descabellado, lanzando la sutileza por la ventana. Es un artesano del sacrosanto arte de la sátira ¿Es fantasmas en marte irónica o totalmente seria?¿Es John Carpenter un bruto o un dios? A ciencia cierta nunca lo sabremos, y Jack Cahill representa todo eso.

Pinky

3350154-102372

El maestro de la nueva política Ulises Delano Fitzgerald Milhouse Pinky se postula a la presidencia tras hacerse popular por accidente en los medios norteamericanos, criticando la tira cómica “family circus”. ¿El giro en la trama? Lo logra, con promesas de campaña como el narf y papas fritas a 25 centavos.

Cerebro, el nuevo secretario de estado está a un paso de la dominación mundial ¿Logrará nuestro duo legendario de ratones albinos su objetivo? Por supuesto que no, como siempre tienen algo que hacer mañana en la noche. 

Pinky y Cerebro es una serie LA ZORRA, no puedo guardarmelo por más tiempo. Steven Spielberg debería volver a la producción animada, hace falta su visión de mundo. Las caricaturas actuales son bacanes, pero están enfrascadas en la exploración interpersonal y las emociones individuales, y eso es sano hasta cierto punto, pero desarrollar la visión crítica del mundo que nos rodea no sólo es instrumental, se puede hacer con maestría y para niños.

El Garfield de los 90 te hacía eso con un formato sitcom po. ¿Nadie se acuerda del segmento “si sale en televisión, seguro que es verdad”? Eran críticas ácidas con tacto y tino que un niño puede manejar perfectamente.

Se me viene a la cabeza la temporada 2 de 31 minutos, donde el tío Horacio vendía productos peligrosos a los niños, como la navaja pistola, o el capítulo del globito que se burla del circo mediático en torno a la desgracia ajena.  Como siempre, me saqué el capítulo entero, pa los nostálgicos con tiempo libre.

Pinky y Cerebro (Episodio 18) – El presidente… por ruloanimaciones

Te puede interesar:   Trent Reznor y Atticus Ross rendirán tributo a John Carpenter con un cover de "Halloween"

Max

Boxing_1024x768(2)

¡El presidente está atrapado en un hechizo hipnótico! Al realizar un embargo al pudin, volver obligatorios los abrazos grupales y regular el porte de armas, es trabajo de la policía freelance detenerle de la forma más sensible y sosegada posible: partiéndole la puta cara.

Tras una serie de eventos inesperados, el conejo psicópata Max termina compitiendo por la presidencia contra nada más ni nada menos que la estatua de Abraham Lincoln (dato freak: Pinky y Cerebro intentaron hacer lo mismo) con consecuencias hilarantes.

Nacidos como una historieta serie B blanco y negro en los 80s, de la onda Tortugas Ninja, Sam & Max parió dos juegos (uno la raja, del que voy a hablar en 999 juegos, el otro regular) y tuvieron una serie animada en los 90s que buscaba emular a Fenomenoide y Animaniacs, con resultados mixtos. Si les gusta el humor autorreferente y las historias surreales, Sam & Max los tienen cubiertos.

Kang

Las consecuencias de la democracia son palpables en el clásico episodio “La casita del horror VII” de Los Simpsons. Homero es secuestrado por alienígenas, quienes le dan la icónica orden, hecha popular en incontables cintas de marcianos: “Llévanos con tu líder”.

Una vez en Washington, suplantan a los candidatos Bob Dole y Bill Clinton para hacerse con el control Norteamérica. A pesar de los esfuerzos de Homero, el sistema bipartidista se sale con la suya.

No me miren a mi, yo voté por Kodos.

Funny Valentine

Funny_Valentine_2

Muy probablemente el más fotogénico de esta lista, Funny Valentine es la versión supermodelo de Donald Trump: Ambos republicanos de peinados chistosos, ambos obsesionados con proteger a América de influencias extranjeras, ambos con esposas bisexuales.

Tiempos bizarros exigen hombres bizarros, Valentine es el villano principal de la saga Steel Ball Run en Jojo’s Bizarre Adventure, veterano de la guerra civil quien desea a su amado Estados Unidos libre de todo mal, reuniendo literalmente las partes de Jesús en una carrera a campo traviesa cruzando Norteamérica en un 1890 alternativo tras el reseteo del universo provocado por un cura italiano obsesivo compulsivo, quien usó un bebé magico montado en el Challenger a miles de kilómetros de altura, siguiendo las instrucciones de su amor platónico: Una cabeza de vampiro pegada al cuerpo de un magnate británico quien estuvo 90 años sumergido en el mar.

Si esa no es una historia original, yo no tengo puta idea que es. Lean el manga cabros, es la hostia. 

Solidus Snake

 

Te puede interesar:   Alta Fidelidad: La Ciscu Margaret vol 2. No apto para coulrofóbicos
vCiT7GL

Barras y estrellas, capitalismo y pie de manzana, robots gigantes y nanomáquinas, porque no puedes pronunciar “La Li Lu Le Lo” sin una cucharada grande de ‘merica y sus políticas imperialistas.

George Sears, el presidente 43 de los Estados Unidos, es un ex mercenario y niño soldado, forjado en la guerra y la política bajo la tutela de los Patriots (grupo del que no-debemos-hablar) de quienes mordería la mano para seguir los pasos de su padre (¿O hermano? La historia de Metal Gear es así de extraña) y así regir una nación libre del control de sociedad secreta alguna… y de paso una utopía militarista donde la guerra existe por de manera perpetua ¿Por qué no?

Richard Nixon

¿Acaso no es Nixon un personaje ficticio? Al menos lo es a estas alturas. En mil años más las salamandras mutantes contarán como parte de su tradición oral el cuento del peor presidente que la historia ha conocido.

Y estaremos ahí para verlo, cuando nuestras conciencias colectivas estén sumergidas como parte de la instrumentalización humana en el outernet, auspiciado por Doritos.

 

Perdónanos. Tenemos caña. Siguenos en Facebook.

Comenta o muere