El Infinito Recomendamos

9 Placeres culpables de ciencia ficción en el cine

26 diciembre, 2016

author:

9 Placeres culpables de ciencia ficción en el cine

A través de los años, en el cine han salido tanto obras maestras como el molido de un porro.

Tenemos a Blade Runner y Alien, por ejemplo, que son estrellas en cuanto a la ciencia ficción compete y eso es indiscutible. Pero ¿Qué pasa con los desposeídos? ¿Qué pasa con aquellas películas que pasaron en silencio o que no tienen tanto público pero merecen un reconocimiento?

No me tomen a mal, porque si bien la frase “placer culpable” se refiere a aquellos gustos que son cuestionados y/o malos frente a algunas personas, solamente lo utilizo como un referente hacia los que podrían considerar algunas de las películas mencionadas como pencas.

Yo las amo y no me arrepiento de nada conchetumare.

9.- Dredd

Basado más en el cómic que la versión anterior con Stallone, esta película está en lo más profundo de mi corazoncito. Con Karl Urban como el Juez Dreed, repartiendo balazos pa’ los giles a toda MegaCity con tal de mantener su seguridad, donde esta, con suerte pende de un hilo.

El espectáculo visual que posee en momentos como los jales de SloMo, la caída de Ma-Ma o como se manejan algunos elementos a través de la acción misma, es algo digno que todo fanático de la ciencia ficción debería ver.

La cámara lenta es lo mejor en esta wea csm.

8.- Cloverfield

Grabada en primera persona desde una cámara de mano, Cloverfield resultó ser muy llamativa cuando salió al cine, partiendo por el hecho que se convertiría como en el Godzilla gringo.

También el tomar esta película como una cinta encontrada en una cámara de mano y que está siendo desclasificada, es un detalle muy lindi, pero aún así la fórmula de esta cinta funciona solo a la primera.

Si no la han visto, échenle un ojo y disfrútenla, y piensen: ¿Cómo sería si el día de mañana, hubiera un valiente que creara el primer Kaiju Chilensis?

 

7.- Saga Riddick

Si bien, Riddick no tiene muchos seguidores y tal vez muchos críticos (salvo Pitch Black considerada incluso de culto) como lo que sucedió con su Space Opera, The Chronicles of Riddick, no deja de ser genial.

Comprendida por varias películas -animadas y live action-, cortos e incluso videojuegos, es una saga que vale tu tiempo, donde vemos a Vin Diesel haciendo lo que mejor sabe hacer: dejar la cagá y matando todo a su paso.

Y con aliens, muchos aliens.

6.- John Carter

Basada en la novela “La princesa de Marte”, Disney desembolsó mucho dinero con tal de hacerla y, aunque no le fue bien en USA, por fuera sí.

Aunque no tenga la mejor trama del mundo y tenga un tono más ligero y familiar, tiene su gracia más allá de solo la entretención.

Después de ver como su fuerza es aumentada muchas veces por la gravedad, a varios nos dieron ganas de viajar a otro planeta y reventar alienígenas con nuestra propia e ínfima fuerza.

¿Eres tu Superman?

Te puede interesar:   999 Juegos Antes De Morir N°941: Metal Slug X (NEO-GEO) (1999)

5.- The World’s End

Cuando vi esta película para finiquitar la trilogía de Edgar Wright (a la que le hicimos una nota y deberías echarle un ojo jiji), no pensé en ningún momento, y apuesto a que ninguno lo pensó, en la mansa cagá que iba a resultar el final. Desde una junta con los amigos a una invasión de robots alienígenas.

El plot twist es real y fuerte aquí.

Como mencioné en la nota anterior, no diré nada más al respecto porque no quiero spoilear nada. Quiero que explotes mientras la ves.

4.- District 9

Lo que me hace amar esta película es el realismo con el que se trata el tema principal, donde una raza alienígena llega a vivir a la Tierra, aislándolos en lugares parecidos a poblaciones/favelas/ghettos/Pudahuel Sur sumidos en la escasez de todo y como la gente tiene reacciones mixtas, pero principalmente tratándolos de manera segregadora como si fuera un reflejo del apartheid.

Más que una película para “pasarlo bien”, es casi un documental y un tanto triste al criticar duramente la xenofobia, y como esta sigue existiendo hasta el día de hoy.

3.- DOOM

Digan lo que quieran. Digan que la película es mala, que no se parece al juego, que la trama es de mierda. Y sí, posiblemente tengan razón, pero i don’t give a single fuck, m8. DOOM para mí es como Starship Troopers para otros y nada lo sacará de ese lugar.

Disfruto ver las balas, las muertes, la acción que rodea a la película, pero por sobretodo el versus entre Karl Urban y The Rock, y la escena en primera persona cerca del final.

Cada nano segundo de esta cinta es una hiperdosis de dopamina.

2.- Equilibrium

Esta película tuvo un fandom bastante grande en su tiempo. El problema radicó en que se vio fuertemente opacada por Matrix y en ocasiones estas películas salen a flote para compararlas.

En lo personal he preferido Equilibrium sobre Matrix, no bajo el argumento que una es mejor que otra, sino tanto en la trama como en su profundidad, donde Equilibrium toma de cierta forma “Un Mundo Feliz”, en donde la sociedad está dopada dejando a las emociones de lado “bajo su propia voluntad” para evitar las guerras, el odio, pero con un gobierno más totalitarista, infeliz y frío que el explicado en el libro.

A diferencia de Matrix, donde si bien es casi lo mismo, las máquinas son las involucradas y no son los seres humanos manejando a otros.

También es genial como el tema de inhibir las emociones en cierto grado es complicado de asimilar o entender al ver ciertas acciones y reacciones de los personajes, y como en algunos se ve como si no alcanzara un nivel de inhibición por completo dada la misma naturaleza, o como diría Jeff Goldblum: “nature finds a way”.

Amo a Keanu Reeves y Christian Bale al mismo nivel, pero sinceramente el Gun Kata es algo que me deja con el hype a la mierda.

Te puede interesar:   Keanu Reeves protagoniza Absolutely: A True Crime Story, un juego RPG gratis para navegadores

1.- The Zero Theorem

Como es común con Terry Gilliam, la wea es terrible cagá del mate. Gilliam utiliza la filosofía del absurdo para dar a entender cómo los esfuerzo por demostrar que nuestra existencia es ínfima y carece de propósito alguno.

The Zero Theorem explora este tema de manera metafórica través de la resolución del Teorema Cero; un teorema aparentemente sin lógica que no lleva a ningún resultado aparente, y como nuestro personaje principal, Qohen Leth (Christoph Waltz), un personaje bastante introvertido y atormentado que se esfuerza en intentar resolverlo y siempre llegando a la misma conclusión: no-se-puede.

No hizo mucho ruido, no tiene un fandom, no es como “para sentarse a verla y disfrutar”, pero los elementos que rodean a este personaje, en un mundo extravagante y futurista (que se encarga también de criticar nuestra sociedad en ciertos aspectos) son detalles que se aprecian y rellenan de alguna manera muy bien la película, siendo este relleno de peso al mensaje final: cada uno hace con su vida lo que quiere -tenga o no sentido, a vistas de la vastedad del universo y la existencia humana-, que es de todas formas la finalidad de esta filosofía, y tomarlo como algo bueno.

O sea, hay que gozarrrrrrrrrrrrr.

Bonus Track: 9

Originalmente esta película nació como un corto a manos del mismo director de la película, Shane Acker.

El concepto de alma utilizado en esta cinta fue lo que más me atrajo junto con el diseño visual que posee. Aunque sea el clásico mundo post apocalíptico hecho pico, está mezclado con steampunk junto a una revolución de máquinas sin alma que le brindaron al mundo la destrucción, aniquilando toda la vida en la Tierra.

Es ahí donde entran nuestros protagonistas: nueve muñecos pequeños, los Stitchpunks, creados por un científico para acabar con estas máquinas, cuyos cuerpos poseen el alma de su creador.

Es gracias a esta alma que ellos pueden cumplir su propósito y traer de vuelta a la vida al planeta.

Comenta o muere

Computadora central de Plan Nueve. (no) Inteligencia Artificial.