Animé El Infinito

9 Películas que cambiaron nuestra opinión acerca del Animé

4 noviembre, 2015

author:

9 Películas que cambiaron nuestra opinión acerca del Animé

Vengo del pasado, no hacían dibujos en piedra, pero crecí en una época a la que los mejores intelectuales de este mundo bautizaron como los 90’s.

Existían una especie de cassette grandes (no quiero definir lo que es un cassette) y eran llamados VHS, dentro de los VHS habían películas encerradas, se conseguían en unas tiendas que fueron bautizadas como Videoclub o también las pirateaban y las vendían en ferias o persas, que si te causa curiosidad aún existen actualmente. Pero como todos se pasaron al digital, ahora piratean Blu-ray.

“La animación japonesa” (así era tildada en ese entonces y no abiertamente animé como lo hacen hoy en día) era una especie de tabú, porque principalmente venía de Japón y los orientales eran algo desconocido, raro, que venían con sus robots y criaturas raras y héroes transgénero que muchas veces se satanizaban o eran excluidos por contener demasiada violencia explícita o sexo o weas que eran del diablo.

Porque en los 90′  aun creían en el malulo y en más de alguna casa me tocó escuchar que Sailor Moon hacía signos satánicos con los dedos cuando se transformaba y más ganas me daban de verla. #sisoyfandesailormoonyqué.

Lo mismo pasaba con Dragonball, Samurai X, Ranma 1/2 y la lista es larga.

En ese tiempo no existían los Otakus ni tampoco había una definición para los amantes de la animación japonesa, solamente eran vistos como un bicho raro, perdedores y todos esos motes gringos para despreciar a los “no populares” que nos llegaban por las películas que veíamos por cable (no cabros chicos, no había Netflix) que nunca se dieron muy bien.

Al menos no en mi vivencia personal, porqué estudié en colegio municipal y puta, estuve más cerca de vivir algo como el Planeta de los Simios que a una película donde había weones jugando fútbol y mijitas ricas populares.

Luego con los años y la aparición de revistas como la Minami en puestos de San Diego, se le adjudico la palabra “Friki” a todos los seguidores de las series y películas que se traían del Japón.

A lo que voy, es que ver animé no era algo común y sumado a que te podían molestar tus amigos o pillar tus viejos creyendo que estabas viendo algo que era clasificado casi igual que ver porno, me arriesgaba bastante al poner un cassete de VHS y darle al botón de play.

Eran tiempos difíciles, pero hubieron 9 películas que consolidaron el animé como una reliquia de culto que debía permanecer en este lado de occidente y que de algún modo lograron cambiar los preceptos que se tenían de los monos chinos (otra clasificación para Anime) en los 90’s & el 2000 y se aprobaran como algo de carácter “cultural”, “artístico” o de simple entretención.

Ahí le vamos mijo.

#9. Pokémon: La primera película (1998)

pok-mon-the-first-movie-mewtwo-strikes-back-large-picture-movie-72b32a1f754ba1c09b3695e0cb6cde7f-image-57
Atrás se puede ver claramente como uno de los Charizard se lo está poniendo al otro, aprovechándose del pánico <3

Esta fue cuática, introducía una franquicia oriental al país con peluches, juego de cartas, videojuegos y una serie animada. Remataron con la película, que barsamente llevaba el titulo de “The first movie” que entró súper fuerte gracias a un single gringo que los tuvo a todos cantando “Don’t Say you love me” sin siquiera saber una puta palabra de inglés. Lo cantaban unas weonas que eran como la versión sana y cristiana de las T.A.T.U.

De la película no hay mucho que contar, estaba basada en la serie de mierda y lo único bueno que tenia era que Mew y Mewtwo se agarraban a psiquicasos en lozico, nadie lloró, no tenía mucho trasfondo y salia un ejercito de clones que tenia Mewtwo, que si ahora te fijai bien como que no iban a durar mucho porque tenían como manchas de cáncer o sida que los diferenciaban claramente de los pokémon concebidos naturalmente por la gracia del tatita Dios.

Si ibai al cine te regalaban una carta dorada legendaria de edición limitada que los más pudientes de tu colegio tenían con la que te sacaban pica y se hacían los bacanes y la carta culia igual valía callampa, en muchos casos desaparecía misteriosamente y luego aparecía quemada, o al menos eso hice yo.

#8. El viaje de Chihiro (2003)

nofacesen-spiritedaway1
Páááháá lá mónéáh Xijiro óé sí hés pá láh ménthé.

El estudio Ghibli recién se hacia notar el 2003, porque tanto Mi Vecino Totoro como la Princesa Mononoke eran películas de corte underground que solo los más sabios que dominaban el arte de la animación japonesa con todo su corazón, se podían jactar de haber visto.

Con el Viaje de Chihiro y la incursión a los Oscar, el estudio obtuvo la fama necesaria como para poder ser arrendada en la cadena más famosa en la historia de los videoclub “Blockbuster” o también cualquier videoclub medio pirata que estuviera más cerca a tu sucucho, el mio se llamaba “Génesis” y quedaba como a dos cuadras de la casa.

La pasaron como dos años después de su estreno por el canal de HBO, porque eso duraban antes como mínimo las licencias de las películas, no 6 meses o menos como ahora. Al igual que Pokémon llego con toda la onda de monos chinos y momentos familiares porqué la película tenia una moraleja y te enseñaba a ser ecológico y cosas del corte fino y elegante.

Sobre la película, puta, es un viaje, el viaje de una niña llamada Chihiro y si no las has visto, hazlo, te va a gustar problamente porque es una buena película, no es porque se haya ganado el Oscar y como 8 mil premios más, sino que en verdad, es buena, onda como para darse un tiempo y verla. 

Sino me crees te dejo con un trailer de la peli en el que salen Chihiro y se ven partes del viaje, no hay mucho más que decir.

 

#7. Neon Genesis Evangelion: The End of Evangelion (1997)

the-end-of-evangelion-1998
Un minuto de silencio & GET IN THE FUCKING ROBOT SHINJI por la conshetumare wn oh!

Ya, todo se fue a la mierda, estamos hablando de Evangelion.

Denme un minuto.

Luego de una pausa reflexiva. Evangelion marcó un ándate a la chucha en cuanto a la dirección del anime dentro de nuestro país.

De chico, escuchaba puras weas locas acerca de la serie, cuando mi hermana la arrendaba y se la trataban de jotear los frikis del videoclub, yo escuchaba que la serie acá y allá y que la depresión y el existencialismo y lo cristiano y la humanidad y el tercer impacto y la complementación humana y mi mamiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Lo mismo pasaba cuando mi hermana decidió comprarse la serie y ahora los frikis que vendían películas y series niponas en la feria trataban de jotearsela.

La cosa es que acá en Chile, Nion Yenesis Evangerion pegó fuerte y fue tanto que cuando yo estaba más grande el canal Chilevisión se arriesgó estrenándola por su cadena televisiva con comerciales y toda la batuta.

Como mi hermana era fánatica, me colé al permiso que le pidió a mis viejos para verla y a pesar de todo lo sobrevalorada que la encuentren, fue un antes y después de la animación japonesa para mi. Porque yo venia de Dragon Ball, de ver Sakura Card Captor y lo más brígido que había visto hasta ese entonces eran las tetas de Ranma 1/2, así que el cambio fue drástico, me remeció bastante.

Pero si hablamos del final de Evangelion, cuando lo vi, esa wea se entendió sola, fue una sarta de diálogos mal subtitulados y voces japonesas gritando y llorando y cabezas rodando/desintegrándose y una mina blanca gigante en pelota y mi hermana me miraba con expresión ¿debería parar la película? y todo fue muy raro, tanto como la película.

Ya de grande, todo fue distinto y mis gustos pasaron de Rei Ayanami, a Asuka y después como amor definitivo fue la Misato, que no tienen relación alguna con la cinta pero meh.

En fin, de la película podría decir muchas cosas, pero te dejo con un fragmento que cuando chico me dejó marcando ocupado.

#6. Cowboy Bebop: La película (2001)

4756632_l1
Hay un elementro en este frame de la peli, que esta centrado dentro del cuadro, es amarillo y tapa lo que nuestro ojo esta buscando, que es exactamente a lo que los personajes tienen acceso con la mirada y nosotros no, el poto de la abuela Faye Valentine practicamente está hecho para que mires directamente a él. #Datjapanass #truefactscinema

Luego de toda la depresión e inconformidad con la raza humana que me había pegado la serie del mamón de Shinji Ikari, necesitaba soltar las revoluciones con algo que tuviera tópicos menos extravagantes pero a la vez igual de singulares, y ahí es como cayó en mis pezuñas la historia de los cazarecompensas de la Bebop.

Anduve como estúpido bajando la banda sonora durante días y la hice caber como pude en mi mp3 de 256 Mb. Supe que tenían película mucho después de su estreno y la termine viendo varias veces en el HBO.

Te puede interesar:   20 años de One Piece: 9 momentos memorables

Cowboy Bebop es la razón que cautivó a mi inconsciente, por los cigarros, el ramen y las artes marciales para luego descubrir que en la vida real no van de la mano.

Tanto la serie como la película pasaron bastante piola y casi nadie de mi circulo escolar la conocía, fue la primera vez que me sentí ñoño en mi vida. Pero lo valió, la película contenía una sorprendente dosis de patadas en lozico, reflexiones de la vida, cigarros, más peleas, un terrorista, un plano gigante a lohpesho de la abuela Faye Valentine y como siempre de la mano de Cowboy Bebop, una banda sonora la zorra compuesta por la adorable Yōko Kanno.

Que de hecho te dejo más abajo. Un imperdible de nuestro recorrido.

#5. La tumba de las luciérnagas (1988)

screen-shot-2013-12-23-at-10-17-43-pm
No llores, inténtalo, inténtalo más fuerte, resiste, cagaste, no hay manera de detener las lágrimas con esta película.

Dentro de las películas piratas que me ofrecía el videoclub, esta sin duda, era la menos llamativa, había algo en su titulo, la portada o su reseña (que apenas leí) que no calzaba con ese espíritu aventurero que tenia en ese entonces, que solo quería ver monos disparando y volándose los dientes.

Pero llegó un momento en que se me empezaron a acabar los títulos y el mismo friki inadaptado que se joteaba antes a mi hermana, ahora esperando que le hiciera gancho y me recomendaba esta película, pero con sus discursos semi-intelectuales de los que no entendía una mierda solo logró alejarme más de ella.

En cambio el Punk anarko friki que vendía películas en el persa (que también se joteaba a mi hermana) en un momento de apertura emocional cuando le pregunté por la peli, me dijo:

“Esa no la llevis, es terrible esa hueá, yo llegué a llorar”.

A mi me impresionó, el era un hombre rudo, usaba cadenas, bototos negros, tachas en su chaqueta, parches de bandas que me daban ganas de tomar cerveza. Algo en sus ojos azules de color brillante me decía que ese hombre estaba hablando desde su alma #nohomo

Así que le dije – ya, llevo esa – Y con duda me respondió:

“¿Seguro? Me llegaron unas Hentai igual”.

A lo que inocentemente, respondí.

“No, esa ya la vi”.

Y me pasó la película y con el dolor de mi alma le pase $3500. Hasta el día de hoy me hace rememorar lo crudo, brigido y espeluznante de una guerra que no viví, ni de la que fui parte, pero que logró inculcarme la demencia y crueldad que existe detrás de cada guerra. Porque convengamos que aunque Mi Vecino Totoro tratá la tématica de la post-guerra, son una especie de vacaciones de verano al lado de La Tumba de las Luciérnagas. #Yolloréviendolatumbadelasluciérnagas

Si por alguna razón esquizofrénica tienes la necesidad de llenar un balde con tus lágrimas, dale una pasada a esta cinta del Studio Ghibli, dirigida por Isao Takahata.

#4. Ninja Scroll (1996)

ninja-scroll-the-movie-tattooed-woman
Mijita ¿porque no me lleva preso pa’ que se coma un choripan?

Con esta cinta nos movemos más por el lado oscuro de lo japanis, aunque tenia toda la onda cool tajos, gore, sangre a galones y batallas épicas que uno siempre andaba buscando por ser joven y alocado. Esta peli venia con sorpresa (una no muy agradable) y aunque me la tuve que mamar doblada en un español coño tío y ole, porque fue la única versión de mierda callampera que logró cruzarse en un barco tuja hasta nuestro continente, la terminé disfrutando bastante.

En Ninja Scroll, no sólo había ninjas como de manera entusiasta te lo arrojaba el titulo, porque puta, si la wea tiene Ninjas en el titulo, no esperai ver a Barney y sus amigos, esa parte la cumplía bien, hasta que empezaban a salir un samurai errante, demonios, enredos y conspiraciones entre políticos y jefes de clanes y conshetumare, había una violación y un demonio luchador lvl 99 que era mas asqueroso que ver a tus papás culiando, estaba hecho de piedra y se parecía a Adrian de los dados negros, corta.

Quede im-pac-ta-do con esta película y debe ser porque la vi como a los 11 años y yo andaba todo inocente jugando con mi Batman y mi Superman de juguete (Batman siempre ganaba, desde chico Clark Kent me cayó como el orto). Y de la nada me aparece una mina con la que si remojabai el cochayuyo te mataba porque tenia la vayaina maldita y cagaste, envenao en pleno coito #worthit

Era bien darks el mundo de Ninja Scroll, tanto por la onda misteriosa y demacrada de sus personajes, como por la historia y las escenas explicitas de violencia que tiene a destajo, pero que no sobran, todo esta bien armadito, tanto que anhelas de manera morbosa que no termine y  te deja con ganas de seguir la historia. Y fue tanto, que en el 2003 sacaron una serie de 13 episodios retomando los sucesos que venían después de la película.

No weon! no los voy a dejar con la escena de la violación para satisfacer sus oscuros y perversos deseos sacados de xvideos.com
(pero los voy a dejar con la masacre a los ninja que es lo que viene antes de la violación, atentos con la sacada de brazos que el demonio Adrian de los dados negros le pega a un pobre ninja)

#3. Akira (1988)

akira
Yo me casaría con esa chaqueta chaqueta y esa moto.

Aunque la película de Akira pasó exactamente por la misma escena de estreno del canal Chilevisión junto con Evangelion, y ambas películas nos muestran un futuro distópico centrado en el Japan (más bien en Tokyo) Akira es y será mi amor y amante bandido.

La primera vez que la vi, fue asomándome por las sabanas de mi cama mientras me hacia el dormido y mis padres con mi hermana le daban una oportunidad en un VHS que estaba tan pal pico que al otro día lo tuvieron que ir a cambiar por otra película que resulto ser una mierda infumable ¡a ti te hablo Trolls 2!.

La escena que alcance a mirar bien, antes que me descubrieran y me dijeran ¡Duermete cabro culiao! fue la parte en que unos pandilleros pillan a la novia de Tetsuo y le pegan y la despechugan y es todo muy en mala y me dejo toda la noche pensando weas.

Yo creo que fue la primera vez que vi una pechuga al aire y la pude ver desde otra perspectiva que no fuera la de un adolescente califa promedio y quede con la intriga hasta años más tarde de que le había pasado a esa pobre cabra y puta, su destino final no es para nada mejor que esa wea.

Con el tiempo la vi denuevo, hartas veces, cada vez que aparece en mi vida le voy dando significados distintos y es algo super bonito ¿les ha pasado eso con una película? les recomiendo hacerlo con alguna cinta a la que le tengan cariño, pueden partir con el Rey León, que si lo analizan es Hamlet en la sabana Africana.

Akira me hizo descubrir el futuro sin la necesidad de robots, espadas laser y autos voladores, se converge bajo el pulso de lo humano, pero de lo humano visceral, que vemos allá afuera y palpamos en la calle.

Te hace fantasear con la capacidad de la mente humana y lo que esta puede desarrollar, lo que las religiones, la educación y el ejercito/policía causan sobre el status quo de una sociedad, puta, las relaciones humanas #Tetsuo&KanedaBFF, lo corrupto de la política y los intereses que se desprenden del $.  Las tiene todas para irse en una volá tremenda.

La banda sonora te llega a dar vueltas la cabeza de lo buena que es y estai como idiota tarareando tamborcitos japo después de escucharla (y no es de alumbrao, pero bajo los efectos de la buena amiga cannabis con la OST de AKIRA te vai a la csm).

Ya oh! el puesto #3 me salió con todo el cariño no objetivo que uno debería tener cuando hace una reseña pero chiquillos, es Akira, solo le puedo dar amor del gueno. Si Kanye West pudo ¿por qué yo no?

#2 Ghost in the Shell (1995 & 2004)

still_10289
La mayor Motoko Kusanagi haciendo mierda su cuerpo cyborg, si chicos, las bubis son de silicona roboc. #lohpesho

En Ghost in the Shell encontré algo distinto, a pesar de que me quedé dormido las primeras veces que vi la cinta, ya como la tercera vez que la arrendé, le gané al sueño y pude insertarme en el existencialismo robotico humano que ofrece la cinta.

Te puede interesar:   Trailer para la sexta temporada de The Walking Dead

Me dejó pegado por semanas con el rollo de la dependencia extrema que tenemos con la tecnología y la forma en que se define que aquello a lo que llamamos “alma” solo son aspectos sensoriales y emotivos que percibimos, como una ilusión.

A muy grandes rasgos lo que hace la película es tirarnos de frente la pregunta ¿que es lo que nos hace humanos? ¿que es lo que nos diferencia de las máquinas y el resto de las cosas? a medida que avanza se desvelan matices de toda clase que te hacen reflexionar acerca de ello, bajando por un pintoresco abismo de desilusión hasta que te haces bolita y salen los créditos.

La banda sonora esta a cargo de la mismisima Kenji Kawai responsable de la música de Ip Man, el Live Action de Gantz, Ranma 1/2 y Patlabor <3 Le da toda la onda mística que nos permite viajar a este mundo Ciberpunk, que de no haber visto las cintas, te dejaran con popo en tus pantalones.

Después de un tiempo, llego Ghost in the Shell: Innocence y con ella, mi cabeza explotó. Aunque ambas películas tienen tonos filosóficos, la segunda te deja marcando ocupado.

El antagonista de la película es un robot que aparentemente posee sentimientos y no hablo de una I.A., me refiero a que es como si la computadora que estas usando ahora mismo pudiese desarrollar el habla y te dijera que por favor dejes de ver tanto porno #okno.

Es del tipo de película que te deja con la boca abierta, sin saber muy bien si le sacaste todo el rollo a la primera y te da vueltas hasta que le cuentas a tu mejor amigo y el te dice: ¡callate culiao! me tenis chato con esa wea, parecis otaku.

Las películas también están hechas de una forma “no occidental” de ver el cine, no son cintas plagadas de acción, explosiones y un movimiento constante, donde todo debe ser explicado a través del dialogo o etc. no son aburridas pero van a su propio ritmo, pausado, para que puedas contemplar todo lo que sucede, tanto a los protagonistas como lo que pasa a su alrededor.

En los 90’s y 2000 no estábamos tan acostumbrados a ver películas de otra onda, lo más ciberpunk con lo que me había topado era el futuro de Back to the Future 2 y el de Robocop, con Ghost in the Shell despertó otra faceta de mi “yo” espectador, de como se debía disfrutar el cine y de como ese lenguaje audiovisual podía ser usado de otras formas para entregar algo que no se puede entregar a punta de efectos y cámaras girando en 360°.

Les dejo un miniclip de la 2da película, véanlo en HD 

 

 #1. Perfect Blue (1998)

perfect-blue
Japan, es una especie de utopía audiovisual, que cualquiera debería visitar para no quedarse, y luego volver, para salir. #unciclosinfin

Recuerdo muy bien que cuando trate de arrendar esta película, no estaba atendiendo el gordo friki que me caía mal, sino el viejo pervertido que era dueño del videoclub que se la pasaba viendo porno y le ponía pausa a las pelis coshinas cuando entraba gente al local.

La cosa es que barsamente no me dejó llevarla porque era menor de edad y la cinta contenía escenas para personas “grandes” (igual tenia razón el viejo culiao). Así que todo despechado, espere casi un mes para ahorrar $3500 (en los 90’s como mucho te daban $500 y tenias que argumentar brigidamente las razones para que los necesitabas) y me la compre.

Pero esa película culia es más loca que mi polola –  me dijo el punky anarco, sincero y rudo como siempre.

Por eso la quiero – le dije, audaz y sin temor para estar a su nivel.

Wea tuya, igual si la queris cambiar después, por 2 lucas te doy una de DBZ – me subestimó.

Acá debería mentir y poner una frase a toda raja donde yo salgo como un campeón y le hago un combo breaker, pero eso no pasó,
le dije: Ah, ya.

Y me fui antes que me comenzará a meter temas de conversación poco coherentes porque estaba borracho y olía a cerveza abierta como hace 3 días.

Además al final si le cambié la película, porque un amigo andaba caliente por ver la película de DBZ donde salía por primera vez Broly, les hablo de una época donde el máximo enemigo de Gokú era Freezer porque recién se empezaba a “estrenar” la saga de Cell en el Mega ¡mi caída de carnet its over 9000!

Lo peor o mejor de todo, es que el punky anarco tenía toda la razón, la película es un descenso a la locura y bien aventurados los que han sido espectadores de ella. Luego años más tarde, Satoshi Kon (el director de la obra) se haría conocido globalmente (y me mojaría las pantaletas) con Paprika, pero sigamos con Perfect Blue.

No tan sólo es una muy buena película de animación, sino que también es una oda directa a la cultura japanis que se ha repetido hasta el cansancio en múltiples series y otras películas ¿la diferencia? que esta visión de la cultura pop japones se estrenó hace más de 10 años y posee una carga emotiva sensorial social bastante perturbadora. En este punto, la película juega con la psiquis de su protagonista y con ello de pasada nos tiene comiéndonos las uñas.

La paranoía, la hipersensibilidad, las vueltas que le da a la realidad a punta de alucinaciones, nos adentramos sin saberlo en una historia de terror y confusión donde vamos bajando por la mente de una adolescente que busca encajar en algo que ni ella sabe que es ni porque tiene la necesidad de hacerlo, el horror personal, la violencia sociocultural y el autodescubrimiento dirigido a una de las etapas más complicadas de la vida, hacen que este intento por tratar de desmontar el prejuicio de que toda animación es para niños, valga la pena, el primer lugar se lo merece de lleno <3.

Y es que, Satoshi Kon nos sumerge en la crisis de una muchacha, nos mete en su cabeza, se entremezclan las escenas hasta el punto que no podemos distinguir que es real o no, de esa manera empatizamos realmente con su protagonista, porque ella tampoco sabe muy bien lo que le pasa, sea verdad o no, le afecta y por ende, a nosotros nos deja pálidos. Llega a ser asfixiante como esta búsqueda cruda, nunca gratuita, de la realidad de una persona sea retrata por dibujitos animados.

Sino pregúntenle a Darren Aronofsky, que sacó influencias de esta película para hacer la memorable escena de la tina de Requiem for a Dream o denle un vistazo a Black Swan que es la que guarda más similitudes con Perfect Blue.

No, me niego a hablar de la escena de la violación porque hasta el día de hoy se me hace muy rara, confusa y me da cosita :C

Los dejo con el trailer:

Espero les haya gustado el recorrido, denle like a nuestro fanpage de facebook, a nuestro canal de youtube. Comenten sus impresiones, que anime faltó y sus propias experiencias con la “animación japonesa”. Kanpai!

Comenta o muere