fbpx
Animé Cine Asiático Cult + Mag El Infinito FEATURED Manga アジア

9 Obras de Ciencia Ficción la zorra vol. 2

5 julio, 2019

author:

9 Obras de Ciencia Ficción la zorra vol. 2

El único animal que se preocupa por su futuro es el ser humano. No se trata de un aspecto apartado y tímido de nuestra identidad como especie, va más allá: Arte, cultura, ciencia y sociedad están permeadas por una ansiedad fatalista con el objeto de dejar nuestro legado a toda costa.

Y al final del día nunca sabremos lo profundas que fueron nuestras huellas en el océano cósmico de la existencia, quizás en mil años, en las ruinas del antiguo mundo un escuadrón de arqueólogos se tope con petroglifos ancestrales, y usando tecnología incomprensible para nuestras mentes primitivas recreen en un instante el ADN de su escribano, quien podría ser tú, y te lleven ante sus líderes con el objeto de traducir la sabiduría que guarda tamaño tesoro arqueológico, revelando el mensaje: “Pico pal que lee”.

Esta es la segunda parte de un artículo al que le guardo un cariño especial. Amo la ciencia ficción, y la ciencia ficción me ama a mí, porque cada día descubro y redescubro obras nacidas de la creatividad humana, que me ponen a soñar como un idiota.

Hay gente que siente nostalgia por sensaciones que creen que ya no pueden tener, emociones que ya no “son tan fuertes” en la adultez, yo digo que eso vale pico, ese es un signo de mediocridad emocional.

Al dejar de plantearte como un desafío la satisfacción intelectual, estás renunciando a una parte importante de lo que te hace humano ¿Y qué es la ciencia ficción, sino una exploración de la humanidad vista desde la imaginación? Descubrir nuevos libros, cómics, películas, videojuegos, música o arte y “dejarse atrapar” por ellos… que frase más cliché, pero es uno de esos clichés bellos, que encarnan el espíritu rupturista y aventurero que tanto nos hace falta hoy en día. Estas son 9 obras de ciencia ficción la zorra, volúmen 2.

Dune

“No conoceréis al miedo. El miedo mata la mente. El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total. Afrontaré mi miedo. Permitiré que pase sobre mi y a través de mi. Y cuando haya pasado, giraré mi ojo interior para escrutar su camino. Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada. Sólo estaré yo.”

Gusanos gigantes, poderes psíquicos, señores feudales, monopolios comerciales, trajes espaciales que reciclan la caca, figuras mesiánicas e intriga política reaccionan en una explosión nuclear de creatividad, concebida hace más de medio siglo por Frank Herbert en su ópera prima: Dune.

Lo más increíble es que hoy, en pleno siglo XXI, su enseñanza ecológica y política está más vigente que nunca: El poder es una ilusión, porque nunca tenemos tanto control como creemos. Sin importar cuando nos preparemos, décadas como los Bene Gesserit, llegará un tal Paul salido del culo y se convertirá en el mismísimo Kwizatz Haderach… y claro ese spoiler no tiene mucho sentido, pero este 2020 volverán a adaptar la novela, así que a esperar. 

Tomando elementos característicos de las novelas pulp y el núcleo duro de los thrillers políticos, Dune se volvió el estándar dorado para la literatura Sci-Fi y la cultura pop de su era. Es la novela de ciencia ficción más vendida de la historia, es el libro favorito de mi papá, Iron Maiden le hizo un tema ¿Qué más quieren que les diga? La weá es la zorra y ya.

Stalker (1979)

Andrei Tarkovsky me enseñó que el cine arte no tiene por qué ser fome, bueno no tan fome, Stalker retoma ideas de Solaris, su obra previa de ciencia ficción, pero las pone en un entorno post apocalíptico con alienígenas, fenómenos espacio temporales y niñas psíquicas.

Y es súper bacán porque cuando tienes la “madurez” para degustar una película de dos horas con tomas estáticas, poemas, soliloquios y debates filosóficos que exploran la naturaleza real de la fe, puedes encontrar pasión desbordante en Stalker. Descubres que los diálogos no son profundos “porque sí” o deliberadamente complicados, sino que están anclados al viaje de sus tres protagonistas: El “stalker”, el profesor y el escritor, y se tornan complejos mientras más tiempo permanecemos en su mundo.

Y la historia en teoría es super hollywoodense: Dos extraños contratan los servicios de un “stalker” o merodeador para que les guíe por un extraño lugar abandonado, llamado “la zona”, con el fin de encontrar una habitación que tiene la capacidad de cumplir los deseos más profundos de una persona. Y la zona es un personaje en sí misma, cambia de forma dependiendo de quién entre a ella, matando a quienes no obedecen sus extrañas reglas, como nunca caminar en línea recta, o cuidarse de su caprichosa gravedad y así.

Cabe destacar que esta película precede por 7 años al desastre nuclear de Chernobyl, dotando a Stalker de un aura casi profética con sus alegorías a la radiación y la precariedad de la vida en la Unión Soviética ¿Sabían que la mitad de esta película fue destruida por un error de fábrica? 

Kaiba

¿Cuál es el valor del ser humano? En el futuro de Kaiba es posible traspasar los recuerdos de un cuerpo a otro, permitiendo a las personas vivir para siempre cambiando de cuerpos. En esta distopía colorida y caricaturesca el balance desaparece, la moral se vuelve opcional y la desigualdad entre ricos y pobres se profundiza a niveles ridículos.

Es una serie surreal, donde la violencia, el sexo y la muerte no son utilizadas para shockear a la audiencia, sino más bien para forjar un mundo creíble y complejo, cosa en la que falla Altered Carbon, que tiene la misma premisa que Kaiba, pero con el futuro más genérico y blando imaginable.

La música y animación de Kaiba son la raja, los colores pastel y el tono oscuro que consigue alimentan aún más su conflicto principal: Individualismo vs bien común. Es uno de los mundos de ciencia ficción más originales que he visto, donde los humanos se visten con cuerpos artificiales de seres fantásticos o furrys, cosa que definitivamente pasaría en la vida real. 

Todos sobre Zanzíbar

Supongamos que todos los seres humanos del planeta nos paramos lo más juntos posible ¿Qué tanto espacio ocuparemos?¿Suficiente como para caber en la isla de Zanzibar? Sí les digo que un libro de los 60’s predijo que seríamos 7 mil millones en el 2010 ¿Me creerían?

Si Julio Verne predijo el submarino, los viajes espaciales y la videoconferencia, John Brunner dijo en 1968 que vendría una sociedad muchísimo más tolerante con las minorías sexuales, que se crearía una especie de unión europea y que China se volvería el principal antagonista de Estados Unidos. Predijo que el antiguo colonialismo Africano impediría el desarrollo del continente y que habría mejores oportunidades para los afrodescendientes en América, pero que el racismo seguiría siendo un problema.

Y el weón no para con eso: En su libro el terrorismo es una preocupación principal para norteamérica, la marihuana está legalizada en varios estados y los tiroteos masivos son cosa del día a día, la televisión es transmitida por satélites 24 horas al día, y la sobrepoblación hace que incluso los más acaudalados tengan que compartir departamento.

Es un relato sobre cómo el mundo moderno no está adaptado para nosotros, como subconscientemente necesitamos espacio y tiempo para nosotros, lujos que la sociedad no está hecha para otorgarnos y que estos malestares se volverán crónicos más temprano que tarde. Es una distopía sarcástica y amarga ¿Y saben qué es lo peor? Todos sobre Zanzíbar es un producto tan de su época que pierde todo el impacto, estamos demasiado hundidos en el mundo que vaticinó como para encontrarle valor alguno, fue una advertencia que escuchamos demasiado tarde. 

Space Station 13

En el espacio… nadie puede escucharte trapeando el piso. Felicidades, has sido aceptado como miembro de la tripulación del Space Station 13, tu función será designada de forma aleatoria entre los múltiples departamentos que componen la estación espacial: Científicos, médicos, ingenieros, guardias de seguridad, botánicos, administrativos, cocineros, cantineros, tíos del aseo, payasos o curas, entre muchos otros.

Cada rol tiene funciones específicas, tareas designadas y acceso autorizado dentro de la nave que te permitirán afrontar diversas crisis espaciales. 

Más?
Estos son los estrenos de Netflix para agosto!

Space Station 13 es una gigantesca partida online de jenga: El esfuerzo conjunto de todos los jugadores mantiene la torre (estación espacial) en pie, y todos son igual de importantes. Por ejemplo si el personal de aseo no limpia la sangre, la tuberculosis espacial puede aniquilar a la tripulación entera, y si después de trapear no coloca un cartel de “piso mojado”, los demás tripulantes pueden resbalar y romperse un tobillo, o en el peor de los casos deslizarse a toda velocidad por el pasillo hasta una escotilla abierta y perderse en el abismo del espacio exterior.

Ahora, quizá ese no fue un accidente, en cada Round de Space Station 13 hay un traidor en la tripulación, un asesino profesional infiltrado por “El Sindicato”, que busca sabotear la operación completa. Queda en manos de toda la tripulación investigar y comunicarle al resto cualquier actividad sospechosa por parte de sus camaradas… o unirse a la diversión y organizar un motín masivo entre el caos y los monos radioactivos. 

Starcraft

¿Qué puedo decir de Starcraft que no se haya dicho? Juego de estrategia clásico de los 90’s que junto a Counter Strike y Diablo II perteneció a la sagrada trinidad de los cibercafés del año 2000. Nuevamente en un futuro distante, la federación terran explora la galaxia, cuando se encuentra cara a cara con los brutales Zerg, raza alienígena que arrasa con los recursos de cada planeta que visita, y luego están los Protoss, la guinda de la torta, quienes usan poderes psíquicos y tecnología avanzada para la conquista.

Starcraft es sobre todo un juego de reflejos rápidos y maximizar los recursos limitados lo antes posible para dominar a la competencia, esto le da una cualidad inusual para los juegos de su época: Es un espectáculo de masas.

Starcraft se gana a pulso su puesto en esta lista, no por su calidad ni su historia, sino por la revolución que gestó en la vida real. Hizo de un concepto genuinamente Sci-fi, una realidad: Los Esports.

No hay una weá más cyberpunk estilo futuro distópico que ver a hordas de Coreanos dar 150 clicks por minuto, usando camisetas de equipos y firmando contratos millonarios de publicidad y exclusividad con ESPN, para luego retirarse a los 28 por una lesión deportiva, como lo es el túnel carpiano.

Ningún autor del siglo XX siquiera imaginó que una pandilla de ociosos con computadoras podría transformarse en el deporte del futuro, lo más cercano que se me ocurre es la película The Wizard de 1989, pero incluso ahí el campeonato de videojuegos no era más que un comercial de Nintendo.

Gankutsuou: The Count of Montecristo

¿Se imaginan a Hamlet en el espacio? Creo que Alejandro Dumas jamás pensó que su obra, “El Conde de Montecristo”, sería adaptada en un anime de mechas y vampiros fosforescentes lunares.

Dos jóvenes se van de carrete a la luna y se encuentran al misterioso Conde de Montecristo, quien les ayudará a resolver una situación de rehenes, de la cual terminan entablando amistad. Tras estos eventos Albert, nuestro protagonista, invita al Conde a su natal París, donde le presenta a las tres familias más importantes de Francia, y es aquí donde la intriga, el misterio y los robots gigantes irán desentrañando una deliciosa conspiración, la cual rinde honor a la historia de venganza más famosa de la literatura.

¿Han visto animé? Han cachado cuando un personaje hace algo y otro dice “ajá, yo sabía que ibas a hacer eso, y hice tal cosa fuera de pantalla” y el otro le responde “pero eso era exactamente lo que quería” y así infinitamente, es una weá muy idiota.

En Gankutsuou tu vez cada pieza del plan maestro caer en su lugar, el Conde te lleva de la manito por su exquisita y compleja venganza. Cada escena que no logras captar a la primera tiene consecuencias, y la sensación de armar el puzzle en tu mente es una weá de otro planeta. Es una serie pa ver dos veces, con el objeto de cachar todas esas sutilezas que te tira en el hocico desde el minuto uno. Y es toda una proeza, porque tiene un cast masivo de personajes, cada uno con sus relaciones individuales y personalidades definidas, todos aportan en algo, o se vuelven peones en el juego de ajedrez del Conde.

Los primeros 8 capítulos son lentos, pero es parte de la experiencia, créanme que cuando la anarquía toma las riendas, todos somos pasajeros: No hay tal cosa como la coincidencia. 

Interstella 5555

Es tan la zorra Interstella 5555 que siente un poquito imposible su existencia. Era el año 2003 y el legendario animador Leiji Matsumoto une fuerzas con los franceses enmascarados Daft Punk para crear este híbrido único entre película de animación, video musical y álbum completo.

Estoy seguro que todos hemos visto algún videoclip de este álbum, pero ¿Los han visto todos de corrido? Son una película completa de 65 minutos, sin diálogo, que narra la aventura de alienígenas musicales en su lucha por volver a casa.  

No les puedo poner la pelicula completa, porque Youtube seguramente la baje pronto y este artículo va a quedar  con una ventana gris y vacía, les toca a ustedes buscarla por su cuenta. Es un viaje extraño, psicodélico, adictivo y melancólico. Estos temas me transportan a la niñez, a cumpleaños con tortas más grandes que mi torso y a momentos que no necesito recordar por completo para saber que fueron genuinos, incluso felices. 

Pluto

Pluto es la razón por la que me senté a escribir este artículo. Es un rasgo común de la ciencia ficción el afán moralizante que posee, esforzarse en plantear una realidad probable en la que el espíritu humano se ve puesto a prueba, tomando en consideración problemas del presente.

Llega a ser agotador esperar tramas picás a Black Mirror en historias que francamente, no las necesitan. Naoki Urasawa, el llamado “segundo dios del manga” hace una weá con pluto que no sólo está a otro nivel, sino que en una escala distinta. en lugar de plantear dilemas intelectuales, él apunta a la inteligencia emocional del lector, creando una empatía hacia los robots que nos hace cuestionarnos hasta qué punto se es persona.

Es terrible brigido, porque no sólo te plantea la pregunta, sino que además te hace preocuparte por ella, y desesperarte por saber la respuesta. Sus personajes balancean la frialdad alienígena de un androide con la humanidad que les fue programada de forma magistral.

Y todo esto lo hace en un thriller de asesinatos, que reimagina el mito de Astroboy como si tuviese los pies en el mundo real. Es lo más cercano a Watchmen que el manga puede ofrecer, y sipo mientras más lo pienso, más conexiones con la obra de Alan Moore le encuentro: Ambas son deconstrucciones de su medio, ambas son adultas, las dos cambian de protagonista para mostrar distintos enfoques, ambas están escritas de forma magistral y ambas tienen los mansos giros en la trama que te pegan al asiento, hecho pico.

Si esa premisa no les vende esta weá, yo no sé qué esperar de ustedes, sapos culiaos. 

Comenta o muere