Plan9

Plan9 te recomienda 9 músicos de pana que deberías estar escuchandoLo lees en menos de 14 min ;)

Plan9 te recomienda 9 músicos de pana que deberías estar escuchando.
May 25, 2021

Plan9 te recomienda 9 músicos de pana que deberías estar escuchandoLo lees en menos de 14 min ;)

La idea de esta sección era recomendar artistas de los que he leído poco por medio de redes sociales o prensa especializada, sin embargo, el término es muy amplio y lo dejaba demasiado al círculo que habitúo. Al final, decidí centrarme en artistas con menos de un millón de seguidores en Spotify para hacer más sencillo el trabajo de adjuntar su música y eso me permite darle espacio a artistas con una carrera más extensa que otros pero aún no han logrado un grueso de audiencia.

Ya que el único criterio que tuve fue la audiencia, los géneros de música, etnias y carreras son bastante variopintas. Al menos en cuanto se trata de la selección intenté tomar un amplio espectro de sonidos para que no se notara que lo único que he escuchado durante los últimos meses ha sido Joji y Purity Ring.

En realidad, la función de esta post es más que nada darme un punto de partida para hablar sobre artistas que merecen más público y de los que no hay suficiente material o no tengo muchas neuronas disponibles para hacer un artículo completo dedicado a ellos. Ya que no calzan en otra sección, han publicado poca música, aparecieron hace poco o sus carreras no sustentan escribir un artículo extenso.

Monsune:

Llegué por mera casualidad a escuchar el proyecto de Scott Zhang, artista canadiense nacido en Toronto. Bajo el nombre de Monsune ha publicado un par de singles y un EP titulado Tradition, donde cualquier persona que disfrute de Awaken, My Love (2016) de Childish Gambino se va enamorar por completo de ese trabajo. Son 5 canciones que encapsulan ese sonido de R&B cargado al blues pero con un aire que recuerda a los artistas del sello 88Rising, calzaría perfecto ahí.

Su registro es excelente para hacer esa música que invita a bailar lento cuando nadie está mirando y su falsetto es exquisito, no peca de subir mucho al punto de sonar meloso, ni tampoco llega a ser una copia de Bruno Mars o The Weeknd. Aunque sean sonidos ya explotados, Monsune es original en su entrega, tiene el caracter para incluir punteos de guitarra sólidos que mueven sus canciones y unos rellenos de batería con mucho funk.

RMR:

Su nombre se pronuncia “rumor” y no hay más información de momento sobre él, incluso en entrevistas ha aparecido con pasamontañas. Es reacio a entregar datos personales, sabemos que nació en Atlanta durante 1996, más allá de eso, todo está rodeado de un halo de misterio al igual que sus lanzamientos.

En febrero de 2020 la canción Rascal consiguió tracción gracias al video donde se le puede con un chaleco antibalas Saint Laurent, un pasamontañas negro y una variedad de armas de fuego que van desde revólveres hasta semiautomáticas mientras canta con un tono sacado del cielo sobre bitches, hoes y (el tradicional) odio a la policía. Fue una sensación con justa razón, sin embargo, al momento de esta redacción el video solo tiene poco más de 1.5 millón de reproducciones en la plataforma.

Sus números son bajos, la única canción en Spotify que destaca gracias a estos es el remix de Dealer, ya que cuenta con Future y Lil Baby, si no fuese por ellos, dudo que el público sepa sobre RMR.

Su estilo es ecléctico, por más que cite a Kanye West como influencia, es difícil asociarlo a él por mero sonido. RMR es un artista lo suficiente original para que sea desconcertante su música sin necesidad de los videos que tiene detrás. Además de su tono alto que a ratos parece ser fruto de entrenamiento, el flow que emplea es refrescante de escuchar, logra mezclar sin problema estrofas en las que rapea y canta, haciendo que sus canciones fluyan con una soltura ágil y agradable de escuchar.

Su primer larga duración titulado Drug Dealing is a Lost Art es una joya que solo se ve opacada por la inclusión de ese remix que le ha entregado más público, ya que RMR se sustenta por sí mismo. Solo es cosa de escuchar I’m Not Over You para que quede claro que su nombre va a ser la referencia en unos años más. Además que la falta de información y presentaciones le juega en contra, su sonido al menos para mí está demasiado adelantado, pero una vez lo encuentre Tik Tok es mera cosa de tiempo.

Hot Flash Heat Wave:

La prensa especializada ha amado durante los últimos años publicar artículos sobre la muerte de la música con guitarras, eso está un tanto lejos de ser realidad. El indie rock no va a morir, independiente de quién sea la cara visible dentro del mainstream, por el momento es mi niña preciosa Phoebe Bridgers, pero uno o dos años vamos a volver a ver bandas de hombre liderando, la dinámica no ha cambiado.

El trío nativo de California comenzó a producir música en 2015 y por alguna razón que desconozco, no han tenido el éxito que deberían. Si tuviese que compararlos con un número actual, suenan similar a The Neighbourhood, si es que estos últimos hicieran música remotamente interesante o con sustancia alguna. 

Hot Flash Heat Wave hace una especie de surfer rock? Pero con tintes de shoegaze y dream pop que suenan agradables para dejar sonando de fondo. Ya con dos discos y un EP en el cuerpo, es complejo que la banda tome notoriedad alguna, sus redes sociales tienen números paupérrimos y encontrar artículos en medios como Pitchfork o incluso Stereogum es imposible.

De todas maneras tienen el sonido preciso para darse vueltas en el mundo de iceageBeach FossilsDIIVThe Orwells y Surfer Blood.

Samia:

La habilidad especial de Samia Finnerty en su primer larga duración titulado The Baby (2020) es la facilidad con la que puede reducir a canciones pop radiales las complejidades de entrar en la adultez y no saber cómo lidiar con ellas. Su discurso tiene una coherencia que Olivia Rodrigo carece en Drivers License (2021) para hacerlo convincente, mientras que Samia explota a cabalidad el espectro de su timbre para que tanto sus referencias líricas como las decisiones de instrumentalización no pierdan consistencia a lo largo del disco, tampoco las emociones que transmite cuando apela a sus tonos más bajos.

Sus letras son directas, a ratos pareciera que las está recitando de algún diario de vida por el nivel de detalle con el que transmite su preocupación. Es sencillamente honesta.

Bebé es un término que usas para referirte a gente con la que tienes una relación cercana, para humillar a alguien más o de lleno lo usas como yo, de forma diaria y sin criterio alguno porque otra persona te lo pegó. Al menos en el disco, Samia no hace referencia a quién es the baby, a esta altura, todos los somos, ya que las oportunidades de emprender una vida independiente son casi inalcanzables y el colapso de la sociedad es inminente.

Charmer:

El cuarteto de Michigan hacen ese sonido ya casi atemporal que se asocia al midwest emo y pop rock, es de tempo acelerado con algunos pasajes más calmos y nunca se pueden olvidar de los adornos con trompetas para darle ese sello vintage. Están haciendo música como si fueran a ser parte de la banda sonora de una película que tiene a Michael Cera de protagonista en 2010.

Es el tipo de música que necesita tener presentaciones en vivo para existir, sigue habitando un espacio que no ha evolucionado dentro del ecosistema digital de la industria y en plena pandemia, el efecto en el público que los ha encontrado es notorio.

Charmer no son la banda que comienzas a escuchar si no tienes algún tipo de apego por el sonido que hacen, por esas agrupaciones que dejaron su sello dentro del género y de las que es posible sentir vestigios en las nuevas generaciones. Si no te gusta The Get Up KidsJimmy Eat World Sunny Day Real Estate, no los recomiendo. Sin embargo, para la gente que ya bordea los 30 años y siguen disfrutando de salir a patinar incluso con el dolor de rodillas que ello atrae, son una brisa refrescante para cuando los grupos de la juventud tienen a sonar un poco anticuados.

Lido Pimienta:

Es agradable ver y escuchar a más artistas descendientes de latinoamericanos haciendo ruido en el hemisferio norte. Kali Uchis es el ejemplo que se está llevando gran parte de las reproducciones gracias al éxito de su canción Telepatía en Tik Tok, pero, Lido Pimienta está haciendo la música con más corazón que he escuchado en los últimos años.

Su última producción titulada Miss Colombia (2020) y su presentación para Tiny Desk han demostrado todo su potencial para adaptar sonidos afrocolombianos, latinoamericanos y un synthpop que entregan una narrativa con perspectiva de género.

Al menos luego de su presentación en los Grammys le ha reportado un aumento en las cifras de distintas plataformas, además de haberle entregado la posibilidad de presentar su mensaje e identidad a un público más amplio.

Cabe destacar que su habilidad vocal es una maravilla de escuchar, si no fuera suficiente con una puesta en escena coloridad y llena de herencia colombiana, su habilidad frente al público es envidiable por decir lo menos.

Por favor gente de NPR, suba los Tiny Desk a Spotify. El mundo lo necesita, mi salud mental lo necesita.

Skullcrusher:

El proyecto de Helen Ballentine se puede resumir solo con ver el video de Storm in Summer, es un indie folk que invita a llorar cuando no queda nada más que hacer, es ese refugio que solo ofrece la música, independiente de las opciones que uno tenga para mejorar los problemas. Peca de ser poco original, sobre todo en un mundo dominado por Phoebe Bridgers y donde también habita Julia Holter, pero logra mantenerse sobre sí mismo gracias a lo liviano y su atractiva presentación estética.

Al momento de esta redacción cuenta con un EP titulado Skullcrusher y un par de singles, lo más atractivo es la dinámica entre su nombre y su sonido, esperas escuchar algo que se acercaría más a deathmetal que una mujer con una fascinación por el folk y Nick Drake, pero funciona y me agrada. Su voz es como escuchar Velvet que entra por los oídos y te hace mirar campos de pasto silvestre y conejos saltando sin preocupación alguna mientras unas hadas mojan sus pequeños pies en el agua de un estero donde hay un flautista con mucho tiempo libre.

Purity Ring:

No importa cuántas veces me he preguntado por qué Purity Ring siguen sin llenar estadios por sí solos, no logro llegar a una respuesta coherente. Lo más cercano a ello sería atribuirlo al tiempo que se han tomado para solo lanzar 3 discos hasta el momento, pero teniendo a Fineshrine como el single que los hace reconocibles, tampoco es suficiente para satisfacer mi curiosidad, solo me provoca más preguntas.

El primer disco del dúo canadiense conformado por Megan James y Corin Roddrick titulado Shrines (2012) los dejó con excelente prensa, las reseñas eran favorables, el sonido refrescante e incluso a ratos suena bastante original teniendo en cuenta que exuda la influencia de The Knife.

Acepto que sus letras y los loops que tienden a usar no son del gusto general cuando se trata de pop, sin embargo, tampoco es para que tengan un público tan reducido. Las presentaciones en vivo disponibles en Youtube son escasas además de tocar en locales pequeños.

Dentro de esta lista, Purity Ring son mis regalones. Llevo años escuchándolos, esperando que saquen más material e intentando introducir más gente a la banda, esto último con resultados mediocres. Y no sé qué es lo que espanta al público o hace que no vuelvan. Roddrick es excelente al momento de crear estructuras con muchos adornos pero sencillas de seguir, mientras que James tiene una voz tan adictiva que cuando vuelvo a ellos me es difícil salir del bucle en que escucho sus tres discos por semanas seguidas.

Weslee:

En el episodio 21 de la decimo tercera temporada de Grey’s Anatomy suena un pequeño extracto de Boy Like You de Weslee y eso fue todo lo necesario para obsesionarme y esperar que la banda publicara más música. Es poco usual para la serie utilizar música de artistas con poco material o difícil de acceder a él, sin embargo, justo con una de las mejores canciones que han aparecido en el show todo era complejo.

Este es el punto donde con mucho pesar debo informarles que no hay mucha información, reseñas o artículos sobre la banda. Son un dúo conformado por la vocalista Emma DD y el productor Josh Grant que han hecho la mezcla de R&B, Electro y Disco más contundente de los últimos 5 años. El hecho que tengan un audiencia tan reducida es algo que sinceramente no me calza. Tienen puros hits, literal todas las canciones que han publicado y sus remixes podrían sonar desde tiendas de ropa hasta en la banda sonora de la próxima romcom de moda.

¿Cómo no me va a gustar una banda que tiene una canción sobre tomar el agua de la tina de la persona a la que le tienes ganas? Por si fuera poco, suena bien. Ahí existe un trabajo completo que debería ser valorado, pero creo que no están preparados para una conversación que involucra tomar agua de tina.

Redactor en Plan9.