Plan9

The Promised Neverland: Cómo hacer recagar una serieLo lees en menos de 6 min ;)

The Promised Neverland no merecía ese final :(
Mar 29, 2021

The Promised Neverland: Cómo hacer recagar una serieLo lees en menos de 6 min ;)

Cuando el Martincito recomendó en este mismo cuchitril  The promised neverland, me tiré de cabeza a ver la serie. Estaba en emisión en aquel momento, la animación se veía bien y la historia era interesante; un Prison break/Pollitos en fuga con niñes y elementos de ciencia ficción distópica sonaba lo suficientemente atractivo como para darle una oportunidad.

Así que poniéndome al día con los episodios, terminé muy entusiasmado. La obra de Kaiu Shirai con arte de Posuka Demizu era fresca, rompía algunos esquemas estereotípicos en cuanto a lo que solemos saber de las chicas protagonistas en animés shōnen y avanzaba a un buen ritmo que equilibraba el misterio de la historia, con las motivaciones y set pieces de acción. Es decir, un anime mucho más que cumplidor y por tanto, todo me dejaba ready para una segunda temporada que además, también era ampliamente esperada por una buena fanbase de seguidores.

Pero algo pasó. No sé muy bien qué; no sé muy bien cómo, pero pasó. Segunda temporada se llama. Y es un mierda infecta.

La segunda temporada de The Promised Neverland estaba originalmente fechada para octubre de 2020 nuevamente bajo el estudio de CloverWorks; A-1 Pictures. Debido al contexto mundial relativo al COVID se retrasó dos veces, obteniendo una premiere para enero de este año en curso bajo la dirección de Ayako Kurata, Ryō Kodama y Shigeru Fukase.

La segunda temporada partió prometedora. Las expectativas no eran menores; Yakusoku no Neverland se había considerado uno de los mejores nuevos animés de su temporada 2019 y por tanto, se esperaba que esta nueva tanda de episodios estuviera por lo mínimo a la altura de su predecesora, pero con el correr de los episodios para los fanáticos y seguidores más casuales como yo empezaba a quedar claro que eso no iba a suceder.

No solo empezaron a omitir detalles y personajes relevantes para la trama de los arcos que se estaba encargando de adaptar. Al tercer episodio los fanáticos se dieron cuenta que lisa y llanamente empezaron a saltarse arcos completos del manga (que no leí, pero que mi hija – siendo ella una fanática total del manga- se encargaba de detallarme mientras le gritaba a la pantalla “que habían hecho con sus personajes favoritos“) y todo daba cuenta que era una carrera por resumir los tomos restantes del manga completo en los 8 episodios de 20 minutos que iban quedando.

Una cosa que hacía todo más incomprensible, era que Kaiu Shirai ahora formaba parte del equipo de producción. El autor del manga se sumaba en tareas de apoyo en dirección y guion y aunque en su minuto, ya se había señalado que habrían cambios con respecto a la adaptación de la historia, todo más bien parecía indicar que eran cambios para mejorar algunos cabos sueltos y líneas argumentales cerradas no del todo exitosamente en el material fuente.

Es más; muchos de los arcos por los que avanza la trama en determinados momentos, me cuenta mi hija, tomaban rumbos de carácter fantástico con locaciones y seres que ya rozaban la fantasía más dura y no la ciencia ficción, en un esfuerzo por alargar la historia y terminar con un final algo confuso y con ciertas incoherencias que en su tiempo no dejó a todos conformes.

Es en ese entendido que la presencia del autor podía ayudar a enmendar estos excesos narrativos y dejar la historia mucho más pulcra y mejor empaquetada, pero nada de eso. Absolutamente nada de eso.

Los productores condensaron 144 capítulos (15 volúmenes) en 11 episodios de la temporada dos, omitiendo arcos cruciales como la batalla de Goldy Pond; y la presencia de personajes secundarios amados por todos los fanáticos del manga como Lucas, Yugo, la historia completa de William Minerva, la relación de Ray con Isabella, y muchos, muchos elementos más.

En la segunda temporada de The Promise Neverland TODO ESTÁ MAL. Todo. Hay subtramas que están desarrolladas de formas completamente imbéciles. No hay coherencia narrativa, ni argumental. Existen antagonistas presentados como piezas relevantes dentro de la historia para finalmente no ser nada, incluso Ray, uno de los personajes principales, queda reducido a una comparsa que de vez en cuando tiene un par de líneas de diálogo. Ni rastros de su crecimiento interno, conflictos y desarrollo. Y hey! Nadie pide Shakespeare, pero un mínimo de cariño al trabajo del guion.

El final osa descaradamente resumir estos arcos en un ridículo montaje tipo PPT que muestra imágenes sin contexto alguno esperando que entendiéramos un carajo de lo que estaba pasando. Era más honesto decir que no habían hecho la tarea y que les pusieran el uno no más.

Se habla de una producción caótica. Para el episodio 10 los guionistas literalmente están ausentes de los créditos. Solo se le sigue atribuyendo autoría a Toshiya Ono, aunque el solo fue el responsable de los primeros cuatro episodios de este run y como muchos otros medios han reportado, Nanao, el encargado de los episodios desde el quinto al noveno episodio, brilla por su ausencia, incluso siendo él, responsable de novelizar también el manga.

Ni Kaiu Shirai aparece, cuando sí lo hacía en los otros episodios.

No es primera ni última vez que una franquicia se adapta y cambian o reordenan segmentos de la trama para calzar mejor con la narrativa y el medio en el que están re-contando su historia, pero lo perpetrado en The Promised Neverland es un crimen mayor y hace mucho tiempo que no veía como un programa que partió realmente bien, se hundía en las más profundas de las miserias.

Hicieron a mi hija ponerse tristes feos culiaos, eso no se hace. Los pollitos en fuga no merecían este trato.

https://www.youtube.com/watch?v=esTm0x10HW4

Fundador de Plan9. Periodista.