Plan9

Mads Mikkelsen y Another Round: ¿Cómo es actuar como ebrio para las cámaras?Lo lees en menos de 5 min ;)

El arte de la embriaguez.
Feb 18, 2021

Mads Mikkelsen y Another Round: ¿Cómo es actuar como ebrio para las cámaras?Lo lees en menos de 5 min ;)

Mikkelsen y Vinterberg vuelven a formar tándem luego de La Caza (Jagten) en Another Round (Druk). Una historia sobre un grupo de profesores que deciden experimentar con una constante “leve intoxicación” de alcohol en la sangre. 0.5 Para ser precisos. Y excelente les ha ido.

Crítica y público alabando. Cannes otorgando un reconocimiento y siendo seleccionada para la competencia internacional de los Oscar 2021, Druk, ha sido, una relevación, pero también ha logrado mucha visibilidad por una escena, una en la que Mikkelsen está bailando medio ebrio en un muelle. Y eso se volvió viral, pero ¿Alguna vez te has preguntado cómo un actor puede lograr lucir ebrio sin estarlo? ¿Se pegan sus pencazos o solo simulan?

En entrevista para la BBC ambos abordan esta situación, pero parten derechamente con un no a la pregunta sobre si, beben mientras actúan. Mikkelsen comenta: “Si tu haces una o dos escenas en una película donde se supone que estarás muy borracho, podrías tomar una cerveza para tener la sensación. Pero si vas a hacerlo todo el tiempo por 60 días, eso no es posible. Hay días donde nosotros podríamos estar borrachos por tres horas en una escena y después [teníamos que] actuar manejando sobrios. Tú no puedes hacer eso si tienes una cerveza en el cuerpo”.

El director va más allá. Él rechaza la idea de que los actores se emborrachen en escenas de borracheras y lo describe como “amateurismo“. Para que la escena parezca real en pantalla, Vinterberg dice que “es el resultado de un trabajo duro y mucha repetición”.

Pero bueno, que no bebas en el rodaje, no significa que no sepas lo que es estar ebrio: Los actores de Another round ya tenían experiencia de la vida real de la que basarse; como dice Mikkelsen: “Todos llevábamos una mochila llena de conocimientos sobre cómo era estar borracho” y con eso como base, Vinterberg los sometió a algo que él denomina “campo de entrenamiento de alcohol”. Básicamente sí los curó raja antes de grabar. Literalmente fue un proceso donde pasaron dos días bebiendo frente a la cámara y midiendo su concentración de alcohol en sangre con alcotest digitales (al igual que en la película).

El objetivo de estas grabaciones era estudiar los movimientos dependiendo del grado de alcohol marcado, para aplicarlo a los distintos contextos de la película y ahí está la magia. De todo lo grabado, Mikkelsen comenta que las imágenes más esclarecedoras son los períodos en los que todavía estaban sobrios.

“Si estás bebiendo tú mismo, en lugar de observarte [a ti mismo] se siente bien y natural si solo has tomado dos o tres cervezas. No ves ningún signo de embriaguez [en ti ]. Pero si estás observando desde afuera, puedes verlo y escucharlo claramente en las voces de las personas, la forma en que su presencia es un poco más fuerte y la forma en que se mueven un poco más libremente y sin estar “conteniéndose”. En ese nivel, socialmente aceptable, se trata de pequeños matices, pero las señales están ahí. Cuando estás actuando en esas escenas, bajas los hombros y te relajas un poco. [Yo] tengo un ligero ceceo, así que también lo dejo ir un poco “.

Considerando todo lo mencionado anteriormente entonces ¿Cuál es el secreto de los directores y actores para fingir estar borracho ante las cámaras? Mikkelsen plantea que “La mayoría de los actores te dirán que el secreto de actuar como un poco borracho es abordarlo como lo haces en tu vida personal. Que es hacer todo lo posible para no parecer borracho. Te mueves un poco más lento, más cauteloso, un poco más preciso”.

De ahí el actor continúa explicando el proceso diciendo que “La siguiente etapa de la embriaguez es cuando ya nadie se escucha, es solo gente hablando muy, muy alto”. Entonces, y considerando que la gente borracha ya no escucha ordenes, para los directores sería muy complicado lidiar con actores que no hacen caso por la embriaguez. Y eso es lo que destaca el actor.

Algo que hizo Mikkelsen para estudiar a su personaje, no fue como podría pensarse ver otras cintas u otros actores a modo de referencia. Sino mirar vídeos de Youtube de gente ebria, que por algún motivo, incluyó a muchos rusos demasiado curaos. Vinterberg se refiere a este material planteando que de todas maneras, no es un buen referente. Y eso es porque la mayoría terminaba raja y peleando.

“La realidad sería demasiado para una película. Hay un límite en cuanto a lo que puedes presionar, pero decidimos ir hasta allá.”

En el filme se recurrieron a unos trucos bajo la manga para simular la borrachera. Una de ellas tiene que ver con dar vueltas intencionalmente hasta marearse. También usaron gotitas para los ojos “muy dolorosas” para darle el tono rojizo característico de la curadera a los ojos. Por último, y para evitar accidentes se pusieron colchonetas fuera de cámara para que los actores cayeran ahí sin tener algún accidente. Mikkelsen explica que “Las personas muy borrachas no usan las manos para detenerse cuando se caen…solo usan los dientes o la cara, así que estábamos interesados en tener colchonetas por todo el lugar.”

Sin embargo, según Vinterberg, “lo más importante” cuando interpretas a alguien borracho “no es engañar al espectador, sino engañarte a ti mismo”. En Another round hay una escena donde hay adolescentes arrastrando cajas llenas de cervezas y corren alrededor de un lago.

Vinterberg comenta “Las cervezas no contenían alcohol. pero los jóvenes actores estaban tan entusiasmados con el ambiente que se volvieron locos”. Es una suerte de hipnosis que captaron los actores principales logrando una ilusión. Lograr la apariencia que todos están borrachos a pesar que ellos no tienen ninguna gota de alcohol en el cuerpo. Así es actuar borracho en pantalla.

Redactor en Plan9.