Plan9

Oyasumi Punpun: Crecer es más difícil que la chuchaLo lees en menos de 4 min ;)

Oyasumi Punpun: Un manga de Inio Asano.
Feb 8, 2021

Oyasumi Punpun: Crecer es más difícil que la chuchaLo lees en menos de 4 min ;)

Cada vez que hablo con otra persona sobre manga, Oyasumi Punpun es el nombre que aparece. Es algo similar a lo que pasa con el anime.

‘’Tienes que ver Evangelion, es pulento. Y es depresivo’’.

¿La verdad? Me negué a Punpun durante años. No tenía interés en leer algo que estaba en la boca de tanta gente, no creía en las expectativas que me habían presentado durante todo ese tiempo. No estaba equivocado. No las cumple. Sin embargo, es una excelente lectura si uno tiene el estómago. O el corazón para aguantarlo.

Escrito por Inio Asano (Solanin, Before Dawn and the End of the World), cuenta la vida de Onodera Punpun y sus amigos desde que son niños hasta el comienzo de la adultez. Es en algunos puntos, extremo en el cinismo que transmite.

Una de las características más relevantes del manga es la forma en que Asano retrata a Punpun y su familia. Son pollos, dibujados con el menor esfuerzo posible. Es la despersonalización misma a través de su presentación estética. El resto de los personajes poseen todas sus facciones y extremidades, son humanos. Mientras que Punpun, a medida que crece y se desarrolla, comienza a presentar cualidades que lo acercan al resto.

Después de leer Oyasumi Punpun, lo único que queda es un sentimiento de desolación tan terrible. Se siente como haber recibido golpes durante toda la noche y despertar aún con el conocimiento de todo lo que sucedió.

No es una lectura fácil. El papá de Punpun es un alcóholico violento que golpea a su esposa. Su mamá es una mujer narcisista y controladora, que posteriormente muere de cáncer. Punpun está solo. Tiene un Yuichi, su tío, un hombre con depresión y con cero apego por su vida o la del resto.

Punpun está solo. Punpun creció solo. Punpun vivió solo.

Repetir que leer Oyasumi Punpun no es una lectura fácil no es majadero, es la realidad. No es un manga para pasar el rato y entretenerse, a diferencia de Shaman King. Está lleno de un existencialismo casi cósmico, sus personajes son gente cínica, a ratos obsesionados con solucionar todo con sexo. Son niños sin padres, con padres ausentes o padres que no cumplen el rol de cuidador. Niños que crecieron en ambientes terribles y aun así, se esfuerzan por hacer lo mejor posible dentro de sus circunstancias.

Asano es un excelente dibujante, aunque los rostros de sus personajes son muy similares, cuando quiere, converge los aspectos más importantes del manga: la narrativa visual. No obstante, a ratos es un escritor mediocre. La historia en general de Oyasumi Punpun es tenúe, simplista al utilizar el sexo como motor narrativo en gran parte de las relaciones entre los personajes. Teniendo eso en cuenta, es raro ver pocas guaguas en el manga.

Uno de los capítulos que refleja de excelente forma lo anterior, es el 175. Punpun recuerda a su amor de colegio, Aiko Tanaka. Los recuerdos de su figura, su rostro, los lugares que recorrieron toman forma de crecimiento. Es al fin el punto donde Punpun comienza a tomar un poco de sentido.

Luego de todas sus decisiones, a ratos cargadas de errores, el protagonista tiene un momento personal junto al lector. Cuenta cuán difícil es la transición entre adolescente y adulto, aceptar el mundo que lo rodea. Llegar a términos con toda la violencia, la tristeza y la culpa que emana desde la carencia.

Decir que Oyasumi Punpun es triste es pecar de reduccionista. Es golpe tras golpe. Y luego un par de patadas maleteras en el suelo. Empatizar con sus personajes es complejo, a ratos sus decisiones son siniestras y alocadas. No tienen en cuenta las consecuencias. Son adolescentes. ¿Para quién fue fácil la transición entre el colegio y la educación superior? O llegar al final de una relación sentimental satisfactoria.

A modo de advertencia, Oyasumi Punpun contiene mucha violencia. Física, psicológica, sexual. Teniendo eso en cuenta, no es recomendado para personas sensibles.

Redactor en Plan9.