fbpx
El Infinito Literatura

1984 de George Orwell: El futuro no es nuestro

5 febrero, 2019

author:

1984 de George Orwell: El futuro no es nuestro

“—No —dijo por fin—. Es lo único que no pueden hacer. Pueden obligarte a decir cualquier cosa, lo que sea, pero no obligarte a que lo creas. No se pueden meter en tu cabeza. —No —respondió él un poco más esperanzado—, no; tienes razón. No se pueden meter en tu cabeza. Si seguimos sintiendo que vale la pena seguir siendo humanos, incluso aunque no sirva de nada, les habremos derrotado.” 

Nada más terrorífico que sentir que la sociedad actual se identifica a la perfección con una realidad distópica creada hace casi 70 años. 

Corría el año 1947 cuando el escritor y periodista indio, George Orwell, comenzó a redactar el que sería uno de los libros de ficción política más relevantes de la literatura moderna: 1984.

Una obra que ha sido influencia, reverenciada, imitada, homenajeada, y con un impacto cultural tan inmenso, que es casi obligatoria pensar en ella cuando se mencionan los conceptos de distopías y futuros corporativos.

Pero, ¿qué la hace tan especial?

El futuro no es nuestro

Londres, 1984. En una sociedad donde cada uno de los habitantes se desenvuelve bajo el constante escrutinio de un ojo vigilante, los rebeldes eran desaparecidos para jamás ser encontrados.

El «Hermano Mayor» era el líder y el mesías. Idolatrado ciegamente por todos los compatriotas de Oceanía (continente compuesto por Reino Unido, Irlanda, América, Nueva Zelanda, Australia y el sur de África), este cuidador se dedicó a manejar sus territorios a partir de la creación de diferentes Ministerios: el de la Verdad, el del Amor (el más terrible de todos), el de la Paz y, finalmente, el de la Abundancia.

La división de los continentes según «1984»

Pero una sociedad que se vislumbra como obediente y perfecta, siempre tiene a un enemigo que procurará destruir su incorrecta utopía. Y ese enemigo fue Emmanuel Goldstein. Bajo ese contexto es que se nos presenta a Winston Smith, un trabajador del Ministerio de la Verdad, y quien es el protagonista de la novela.


«Guerra es Paz, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza
»

Lema de Oceanía.

Hombre que perdió a su familia en extrañas circunstancias cuando era pequeño, Winston vivió su vida como todo perfecto ciudadano de Oceanía. Y es que, cuando existen «telepantallas» que vigilan cada una de tus andanzas, dar un paso en falso podría terminar en un desenlace fatal.

Aunque, claro, los monitores no pueden detectar los pensamientos y Smith pensaba en la rebelión todo el tiempo. De ahí en adelante, cuando las situaciones comienzan a tornarse densas y sospechosas, todo se vuelve un caos.

De intereses y credibilidad

Siendo un prodigio desde la infancia, Orwell siempre supo que quería ser escritor, y fueron sus experiencias con los grupos políticos los que terminaron por configurar los temas de sus obras.

«1984» fue el éxito que llegó después de publicar su primera novela, «Rebelión en la Granja» («Animal Farm«) en el 1944. Aquella obra, que con el tiempo se transformó en una lectura obligada -tanto en la época como en las décadas siguientes- era una sátira a la Revolución Rusa, en donde se comparaba una revuelta animal con lo que vivía el país en aquella época.

George Orwell para la BBC

Con su siguiente golpe, que fue “1984”, Orwell se dedicó a explicar cómo sería la sociedad 35 años después de que fue escrita; una distopía futurista que mostró, más que cualquier otra cosa, un retrato de la vida desde una perspectiva bélica y geográfica, donde existe el control absoluto de los ciudadanos, una represión inconmensurable y una inmensa ignorancia.

— ¿Quién te denunció? —preguntó Winston

— Mi hija pequeña — respondió Parsons con una especie de triste orgullo—. Me espió por el ojo de la cerradura. Oyó lo que decía y al día siguiente le fue con el soplo 

a una patrulla. Muy lista para ser sólo una mocosa de siete años, ¿eh? 

No le guardo rencor. La verdad es que estoy orgulloso de ella. 

Demuestra que la he educado como es debido .

Explicando a grandes rasgos ambos contextos, tanto el del escritor como el ficticio, no se hace tan complejo entender por qué esta obra ha marcado tantas generaciones, empezando por la que vivió el año 1984. Es que fue lo más parecido a lo que nos ocurrió a nosotros el 2000 o el 2012, cuando se pronosticaba el fin del mundo.

Winston en la película «1984», lanzada ese mismo año. Ésta fue sola una de las muchas adaptaciones que ha tenido novela.

Resurgimiento: Engaños y manipulación

Realmente, no es coincidencia que éste se haya convertido en el libro más vendido en los Estados Unidos de Trump. Quizás los habitantes de esa parte del continente quisieron tener a 1984 como un «manual de uso» para lo que se vendría o, tal vez, notaron que las fake news en los medios de comunicación y el manejo de información se estaba volviendo insostenible.

¿Datos duros? Por supuesto. Las fake news se extienden más rápido que la realidad.

No nos olvidemos de aquellos trolls que escribían alguna frase «motivacional» y se la atribuían a cualquier actor relevante en la historia. ¿Recuerdan cuándo unos rupturistas decidieron atribuir la frase «si tu lo deseas puedes volar, sólo tienes que confiar mucho en ti» a Steve Jobs? Resulta que la imagen se volvió viral, y la gente no tenía idea de que estaba compartiendo una frase de Digimon.

Más?
Cine asiático: Triple Threat, el día en que Tony Jaa, Iko Uwais y Tiger Chen se agarraron a combos en el hocico con todo el mundo

Piensen en ese chiste, pero ahora con noticias falsas. Los expertos que conforman el MIT (Massachusetts Institute of Technology) confirmaron que las noticias inventadas se esparcen a una rapidez impresionante y tienen un 70% de probabilidad de ser replicadas.  

Por otro lado, otros estudios han develado que les personas que caen ante este tipo información son aquellas que acceden a las redes sociales y que tienen más de 65 años, además de inclinarse por una ideología más conservadora. Con esto, queda de manifiesto que en pleno siglo XXI resulta más fácil que nunca dominar a las masas a través de la invención de historias y el ocultamiento de información.

Es que cualquiera puede escribir lo que se le venga a la cabeza con la convicción de que se esparcirá más rápido que la peste negra. Y en este mundo globalizado, donde vale la pena inspirar terror para mantener a la sociedad recatada en cuanto a acciones y pensamientos, estas fake news son bastante convenientes.

Si siguen las dudas sobre qué y cómo funcionan las Fake News, BBC te lo explica:

¿Cuáles son las implicancias de que esto ocurra? Mantener a la población atemorizada y alerta, y alerta a cosas que, muy posiblemente, sólo se encuentren en la imaginación de un cibernauta y que, muy hábilmente, será habitada en el boca en boca de los denominados Bots.

Y, fíjense ustedes, este terror indiscriminado, esta violación a la privacidad y este mecanismo de defensa ante el poderío humano, ya se vislumbró en el universo distópico de nuestro escritor.

Siendo parte de la ficción

Es durante estos últimos años donde, más que nunca, podemos entender que lo que hizo Orwell fue prever el futuro. Y eso es, por lo bajo, aterrador. Las redes sociales y las plataformas que ha fortalecido la globalización, nos tienen en la mira. Puede que la “policía del pensamiento” del siglo XXI no actúe de manera tan imprudente, pero actúa, y actúa indiscriminadamente.

No nos permitamos olvidar que, bajo las mismas palabras del fundador de Facebook, Mark Zuckeberg, la «privacidad dejó de ser una norma social«.  Claro, aquellos que se encuentran en el sitio y comparten su vida en esa red social, saben que están entregando información personal deliberadamente. Pero, aún así, lo hacen sin mayor cuestionamiento. Mis usuarios son poseedores de libre albedrío, apunta Zuckeberg.

Pero es esa misma plataforma la que ha cambiado la forma de ver la privacidad en las plataformas web. Expertos, como Marshall Kirkpatrick, comentan que lo de Zuckeberg no es una explicación creíble por lo mismo: Facebook ha transformado la percepción que tenemos de nuestra privacidad virtual.

Hasta el día de hoy grandes portales como The Guardian y Newyorker han vuelto a poner sobre la palestra lo que este libro ha significado en la sociedad moderna y cómo George Orwell fue capaz de vislumbrar una realidad moderna que pone los pelos de punta.

Orwell, Huxley, Bradbury y Asimov son sólo algunos escritores que comenzaron a plasmar hace casi un siglo distopías que, lamentablemente, se terminaron transformando en realidades disfrazadas con atuendos de falso progreso.

Cuando los golpes de realidad vienen en formato de bolsillo, le dan pie a las pesadillas con sentido las que son, definitivamente, las peores.

A pesar de que no se han encontrado registros de la voz de Orwell, es gracias a su literatura que no nos hemos mantenido alejados de su legado.

Si quieres conocer más de la vida de este tremendo visionario, George Orwell: A Life in Pictures es un documental de la BBC que muestra la vida del escritor británico, con Chris Langham interpretando el papel de Orwell. Aquí te lo dejamos.

Comenta o muere

멜~ 25. Periodista y melómana.