Cine + Series

16 años de Donnie Darko: La riqueza en la mirada del espectador

27 abril, 2017

16 años de Donnie Darko: La riqueza en la mirada del espectador

Un adolescente perturbado, un conejo siniestro y 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos para el fin del mundo. Donnie Darko es todo eso y más.

La película dirigida por Richard Kelly es un manifiesto de enigmas de principio a fin, un relato enriquecido con referencias simbólicas y científicas que la convierten, a 16 años de su estreno comercial, en una película que muchos la definen como una obra de culto.

Sin embargo, su comienzo fue complejo. Con una nefasta recaudación de apenas 600 mil dólares en la taquilla gringa y un poco más del doble alrededor del mundo, la película se dirigía a la peor de las categorizaciones: la del olvido. Su estreno coincidió con el ataque a las torres gemelas por lo que no existían los ánimos para pagar por ir a ver un apocalipsis en la pantalla grande si se estaba inmerso en uno real.

Pero el destino todavía no estaba resuelto.

Gracias a la edición en DVD generó adherentes dentro del círculo underground dándole, poco a poco, la valorización que se merecía desde un principio. Sí había espacio y cabida entonces, en nuestro inconsciente colectivo, para un conejo y su apocalíptica advertencia.

Una de la propiedad del arte es que sólo es efectivo si cuenta con la interpretación del receptor. Un cuadro, un libro o una película se construye en la medida que existe la mirada del espectador. De otra forma, estaría incompleto.

No he encontrado una respuesta igual a la pregunta: ¿qué entendiste de Donnie Darko? La obra, protagonizada por un joven Jake Gyllenhaal, tiene un universo de interpretaciones lo que es un plus: cada uno le adjudica la significación que quiere de acuerdo a sus expectativas y valoraciones.

Te puede interesar:   Ha fallecido 007: Roger Moore

Eso enriquece la experiencia de verla, quizás más de una vez, para encontrar el significado de acuerdo a nuestra propia idiosincrasia.

Lo anterior es gracias una técnica que para la época era novedosa: utilizar unidades de espacio y tiempo que operen en simultáneo en un único relato, pero a distintos niveles narrativos.

Un ejercicio que apunta a desestabilizar el raciocinio y credibilidad del espectador, porque en Donnie Darko no todo se explica, sino que prima el azar en los acontecimientos. Es la audiencia la que debe trazar su propia línea explicativa.

“Todas las criaturas mueren solas” le susurraba la abuela muerte a Donnie. En esa frase quizás encontremos el eje central de la película: la evasión fortuita de la muerte y el viaje del protagonista hacia su fin, para normalizar la realidad que lo rodea con todo el sufrimiento y aceptación que aquello implica.

No ajena a su contexto histórico, la película es adornada con dosis de pesimismo post-grunge y con características propias de la adolescencia, uno termina sintiéndose igual de perdido que Darko, igual de loco e igual de solo.

Lo demás es complemento y aunque puede parecer demasiado ambicioso, resulta: la filosofía de viajar en el tiempo, el universo tangente, las realidades paralelas.

Cada uno de los personajes contiene una complejidad psicológica que contribuye a construir el laberinto en el cual convive Donnie: la maestra de literatura, el referente espiritual, la docente excesivamente puritana o la enigmática novia del protagonista. Es curioso que al final Frank, el conejo antropomorfo parlante, como portador de todas las respuestas, resulta ser el más asertivo de todos.

Leí hace un tiempo una entrevista realizada a Richard Kelly. Declaró que ahora no tendría la valentía para hacer Donnie Darko. Que la película nació sólo por el impulso de su juventud (la realizó a los 26 años) y por la conciencia de que no tenía nada que perder.

Te puede interesar:   Anatomía Pokémon, cortesía de Christopher Stoll

Ahora, con casa y varios hijos no se hubiera atrevido.

Es sabido que uno con el paso del tiempo se vuelve cómodo y con ideas menos revolucionarias. Uno se convierte en su espacio de confort. Donnie Darko es la antítesis de todo eso, es la materialización de la incertidumbre de la vida, el deseo de respuestas, la postura frente a la muerte, el amor y la soledad.

Conceptos que a 16 años de su estreno todavía resultan vigentes y resultarán mientras exista el aire fresco de la juventud y la adolescencia.

Y tú ¿por qué llevas ese estúpido traje de hombre?

 

One Comment
  1. Ferdinand Valenzuela

    Si quedaron mal con D. darko , no vean "Primer" ,jajjajajaa!

Leave a comment

Comenta o muere: