999 Juegos El Infinito Juegos

999 juegos antes de morir: N°975 Mario Bros 3 (1988)

9 mayo, 2016

author:

999 juegos antes de morir: N°975 Mario Bros 3 (1988)

Hay dos formas de hablar sobre los juegos clásicos: Sobre lo buenos que fueron y sobre lo buenos que son. 

Existen juegos que fueron buenos y envejecieron como las hueas, sus mecánicas quedaron obsoletas a la vez que tus buenos recuerdos con ellos se quedaron en la memoria. Y están los juegos inmortales, los que volvieron de Troya veinte años después de un laaargo viaje y lo primero que hacen es sacar la basura.

Super Mario Bros. 3 pertenece con orgullo a la última categoría, como un juego legendario que no hace más que demostrar la genialidad de la armada Nintendo y la razón de su éxito… Y claro, de la sobreexposición de Mario, franquicia que en la última década no ha hecho más que mantener el terreno ganado en las dos anteriores.

Hay que hablar de Super Mario Bros 3 como el ícono cultural que es, pero no sin antes hablar desde mi experiencia. Es un juego que no aprecio por la nostalgia que me produce sino, que por lo bueno que es, derechamente.

Nunca me llamaron la atención los juegos de Mario, osea me gustan, pero como el helado de piña. Podría comerlos todo el día, pero llega la noche y con el frío invernal nadie come helado, o si hay granadina y pipeño no me tiembla la mano en cambiarlo por una jarra de terremoto.

A pesar de haber saltado en los aceitosos brazos de la mayoría de sus títulos, yo crecí con Donkey Kong, Street Fighter y Robocop vs Terminator (juegazo de juegazos) como referentes personales. Hasta mi adolescencia fui ajeno a las bondades de Mario y su familia de juegos.

Como muchos de ustedes saben, es distinto jugar que completar un juego. Super Mario World lo vine a terminar durante mi primer año de universidad, similar a Super Mario Bros. 3, juego que completé el año pasado. ¿Me creerían que de niño usaba las flautitas para llegar al mundo 8? (Sacas las dos flautas del mundo 1, tocas la primera y luego la segunda en el mapa de selección de mundos). Bueno, mi yo de 12 años se pasaba de verga y pensaba que era muy cachilupi hacer trampas, que días aquellos.

 

Super Mario Bros. 3 se estrenó en 1988 para la NES en Japón, pero la versión que revisaré es el remake de 1993 para SNES. No conozco a nadie que tenga esa consola y no iba a emularlo sin antes prepararme psicológicamente.

Este 2016 se cumplen 31 años del nacimiento de mario y es mágico ver a cabros millennials jugar los tres primeros como si fuese 1990, puede que sea moda pero no es importante cuando el corazón está en el lugar indicado,los bigotes bien peinados y celular con android capaz de emular juegos de play 1.

Nuestra historia parte en el mundo champiñón, más específicamente en el reino de pasto, donde la catástrofe asedia a nuestros bigotudos heroes, Mario y Luigi. El rey (más bien sultán) ha sido transformado en serpiente por uno de los malvados hijos del Rey Koopa.

Para agregar sal a la herida, una vez hundido el barco volador y devuelto el rey a su forma original [SPOILER] se roban a la princesa. Suspenso, drama, acción y romance en un thriller psicológico de detectives que les robará el aliento, se los aseguro.

Super Mario Bros. 3 es un juego idílico, comprime ideas disonantes y las hace armonizar. Junto a Bionic Commando (1988) acuñó el concepto de overworld fuera del mundo de los RPGs a modo de mapa donde todos los niveles se conectan.

Pero va más allá, agregando caminos alternativos para cada nivel. ¿Problemas en el mundo de las pirámides? No hay problema, siempre podemos jugar un nivel más fácil y avanzar por una ruta alterna que nos lleve al castillo, nunca es frustrante, pero tampoco es sencillo. Los minijuegos de ruleta y encontrar las cartas le añaden una capa extra de complejidad, al tener que administrar con sabiduría los power ups antes de entrar en cada nivel.

El traje de mapache, la botita verde o la armadura de Hammer bro significaban la diferencia entre morir o vivir en las trincheras plataformeras.

El avance más significativo a mi parecer era el modo de dos jugadores. Con dos controles de super nintendo enchufados, podías competir en un duelo de quién termina el juego primero… o podrías irte directo a los puños en el Battle mode, ocupando la casilla del mapa que tu “amigo” hubiese ocupado previamente.

En la versión All stars podías jugar aparte desde el menú, en batallas épicas nunca vistas para el año 1988.

 

Te puede interesar:   9 Temas de Jefes Finales

Su música, de la mano del inmortal Koji Kondo, nos recuerda la razón por la cual los videojuegos son tan buenos.

Es una sinfonía chiptune que lleva al límite el hardware de la Nintendo original, así como brillar con colores propios en la super nintendo. ¿Cómo chucha lo hacen en tan poco espacio, con recursos técnicos tan limitados?

Recordemos que en el cartucho original de NES se podía guardar la partida, Megaman 8 de Playstation usaba Passwords en 1996.

¿Qué más puedo decir? Super Mario Bros. 3 es un juego que va de lo simple a lo complejo.

Nos introduce al concepto de curva de dificultad, cada nivel de sus ocho mundos te enseña algo nuevo y se fundamenta en una mecánica original, volviendo los castillos de cada mundo un exámen donde demostramos lo aprendido.

Sin tutoriales y sin ayuda nos hacen sentir que más allá de terminar un juego, nos superamos a nosotros mismos.

¿Por qué Jugarlo?

Este si que no pueden esquivarlo. Es obligatorio terminar Super Mario Bros. 3, así como sacar cuarto medio, se queda en tu currículum personal. Personalmente considero al 3 como el Apex Predator de la tetralogía original, superior incluso a Super Mario World.

World es una maravilla técnica, pero abarca mucho y aprieta muy poco, se aleja de la filosofía de Super Mario Bros. 3 de introducir las mecánicas como un cuentagotas y busca expandir lo más que puede el contenido que tiene, después de la mitad del juego (más menos el bosque mágico que es la zorra) empieza a repetir fondos, texturas y enemigos sin sutileza, simplemente porque puede.

Ahora, entenderán que quejarse de Super Mario World a estas alturas es derechamente mañosear, es un lujo hablar mal de los mitos, pero mal que mal un lujo que puedo darme.

¿Quieres decirle al mundo cuál fue ese juego que te marcó? Manda tu artículo defendiendo tu videojuego favorito a [email protected] o comunícate en nuestro Fanpage de Facebook y sé parte de esta curatoría videojueguil nerd.

La extensión no debe ser más allá de una plana y media en tamaño de letra 12 contándonos porqué tu juego debe ser uno de los 999 que debes jugar antes de morir.

La gloria te aguarda. (Inserta riff de guitarra pulento acá)

Leave a comment

Comenta o muere: