El Infinito Manga Reviews

Suehiro Maruo: La sonrisa del vampiro

6 noviembre, 2016

author:

Suehiro Maruo: La sonrisa del vampiro

Suehiro Maruo es un autor que causa asombro, éxtasis o repulsión, dependiendo de la pupila que esté ojeando sus viñetas. En mi caso, encontrarme con La sonrisa del vampiro en mi adolescencia dejó una impresión muy especial acerca de este autor y su obra, convirtiéndolo en un pilar, un referente imprescindible de lo atractivo y horripilante.

Sus mangas, en especial esta obra, han sido influenciados en gran medida por el cine expresionista alemán, películas como El gabinete del doctor Caligari, de Robert Wiene <3 calaron profundo en la cabeza del autor y establecieron (junto con el cine de terror) las bases de su sello estético y modo de narración, a la hora de crear sus historias.

Definiría su obra como algo muy especial, una parada necesaria si se quiere comprender aquella amalgama artística a la que llamamos manga.

suehiro-maruo

Un punto en el que desviarse antes de comenzar la reseña, es Midori, la niña de las camelias, existe una versión animada que se realizo con un presupuesto muy acotado pero que logra captar con mucha fidelidad lo que su autor promovía en el manga homónimo. Historia que rinde homenaje a La parada de los Monstruos (Freaks, 1932).

La trama de Midori, es la de una joven desamparada que luego de la muerte de su madre, acaba uniéndose y encontrando cobijo en una feria de monstruos donde se confunden una cruda realidad y los sueños más horribles.

El Teatro del Grand Guignol, dispara el imaginario de Suehiro Maruo en la creación de sus obras, siendo Midori en la que más se representa este hecho.

De origen francés, este teatro estuvo dando espectáculos hasta 1962 aproximadamente y en él se ofrecían actos de atrocidades humanas donde sus protagonistas eran sometidos a torturas y vejámenes de toda clase.

Aunque muchos pueden reconocer a Midori, la niña de las camelias, su obra principal y más reconocida es sin duda La sonrisa del Vampiro (ambos volúmenes),  quizás se debe a que en ella el autor propaga un gran potencial visual, junto con una estética tétrica creando un estilo donde el horror, la putrefacción y el esperpento conviven con una comodidad inusitada.

4da54031534e5c82e1bcd1801906422a

Luego del ataque de dos bombas atómicas y la derrota del ejército japones, el país queda sumido en una total irracionalidad. Son tiempos complicados, y una mujer es rechazada, no cuadra con los estatutos en los que se rige esta nueva sociedad, ella se vuelve diferente, un engendro que vive de los muertos y causa repulsión, es así como presenciamos el origen de un vampiro en un mundo desolado por la guerra.

Te puede interesar:   Varias breves sobre Star Wars

Esta sociedad debilitada, va acompañada de un reflejo que domina y se proyecta en sus personajes. Somos testigos de estados enigmáticos y unos tonos peculiares: la pasión desenfrenada, la lujuria torcida, la decadencia absoluta.

En este mundo declive y sin sentimientos, nos encontraremos con Konosuke Mori, a quien la mujer vampiro escogerá para que aprenda de ella y así, luego de varias fases de deshumanización pueda convertirlo en un no-muerto.

Sooto Henmi, escribe en su diario – La Sonrisa del Vampiro – las buenas acciones que realiza en su día a día, como provocar incendios o masacrar animales por diversión y Runa Miyawaki, una chica que luego de ser violada por un payaso de un circo ambulante cae en una vertiente de caos y desesperación hasta que se encuentra con Konosuke y se da cuenta que ese mundo de perdición realmente la puede acoger, abriendo un camino que los conducirá a la venganza, la perversión y la muerte.

maruo1

El mangaka presenta a través de esta obra un Japón alejado de cualquier bondad, sin mesura ni rastros de pudor. Trata de impregnarnos con el contraste de su país natal, tan moderno y visionario en algunos aspectos pero anclado en el pasado y las tradiciones por el otro.

Es capaz de encantarnos con su estilo representativo, el Ero-guro, haciendo que lo erótico permanezca ligado al gore y las vísceras.  La temática de los vampiros hace trascender su estética y permite a Maruo dar rienda suelta a historias y situaciones donde la sangre, las violaciones y los actos más atroces logran romper con tabús que usualmente desagradan a la mayoría de los lectores (como el incesto o las filias).

La narrativa de Suehiro es angustiaste, una provocación hacia el lector que promueve un viaje entre lo onírico y el mundo real, causando un desconcierto constante.

Privilegia la violencia y se revuelca en ella, con una fascinación alucinante. Pero a través de la amoralidad, logra una suerte de atracción en el lector y es capaz de transmitir una belleza absorbente en actos que en la vida real rechazaríamos sin pensarlo pero que en sus páginas aceptamos  maravillados.

maruo_pag_01

En cuanto a su dibujo, el mangaka construyo sus bases incitado por el bloody ukiyo-e (1866-1988)

Sus ilustraciones son realmente atractivas, consigue a través de primeros planos conducir al lector por la violencia alejándola del horror y convirtiéndola en algo ameno, adorable. A pesar de ser desquiciantes, su técnica de envolver una escena en varios planos diferentes, usando la repetición, convierten a algunas páginas en pequeñas obras de arte. Incluso crea la sensación de movimiento multiplicando algunos elementos (desde ojos hasta personajes enteros) , creando una narración que fluye creando tangentes muy similares a lo que percibimos al ver una película de animación.

Te puede interesar:   Colossal: Lo nuevo de Vigalondo muestra a Anna Hathaway "manejando" a un kaiju

Sus composiciones en cada viñeta contemplan una armonía perversa, logra involucrarnos en escenas donde lo pérfido y el desconcierto son parte de la narrativa, pero que en el dibujo logran cautivarnos jugando con los puntos de atracción de nuestra vista, el contrapunto, los detalles desmesurados, la iluminación y sombras, y obviamente, la acción y los movimientos de manera que cada hoja sea un recorrido visual y te guste o no, te hará mirar.vampiro1Si te gusta la obra de Suehiro Maruo, llegarás a cuestionarte si deberías estar encerrado en un frenopático. Su mundo macabro, de violencia salvaje, sexualizado y sin moral, no suele atrapar a la mayoría de los lectores y si sumamos que la muerte es uno de los tópicos más atractivos en su obra, sí, puede que estés loco.

Pero vale el sacrificio y el encierro e incluso la hoguera. Sin lugar a dudas el mangaka es uno de los mejores exponentes del arte de aquella lejana isla de habitantes extravagantes y con los ojos rasgados, y leerlo, incluso si te causa algún toc, trauma o filia, solo debes sumarlo a la larga lista de imperfecciones humanas que nos han creado la sociedad, la religión y la familia.

¿Quién me regala el manga para Navidad?

Leave a comment

Comenta o muere: