El Infinito Literatura + Cómic Manga Recomendamos

¿Cómo se ha construido la imagen de la mujer en Asia? Desde la sociedad, hasta el animé, un breve repaso a algunos estereotipos

23 octubre, 2016

author:

¿Cómo se ha construido la imagen de la mujer en Asia? Desde la sociedad, hasta el animé, un breve repaso a algunos estereotipos

Por Sabrina Quezada.

El primer gobernante japonés fue una mujer. La emperatriz japonesa Himiko (o Pimiko), quien gobernó en el siglo III.

Fue una hechicera célibe de gran poder que habitaba un palacio cuajado de torres. Según el relato chino, a Himiko le servían un millar de mujeres y el único hombre de palacio era Lyol, quien servía como interlocutor entre la emperatriz y sus súbditas (Seco, 2014).

Para 1700, a Japón comenzaron a llegar credos como el confucionismo, sistema de creencia que fue determinante en el ideal de mujer japonesa.  Carmen Albarrán esgrime que gran parte de la historia el pueblo japonés ha creído que el papel principal de la mujer era el de esposa y madre, ideas fundadas en la moral confuciana (2013).

El código de conducta Onna-daigaku[1], refleja la visión confuciana de la mujer japonesa como una figura sumisa, pasiva y obediente a las órdenes de la autoridad masculina.

Tal como describe Georgina Higueras,en el confucianismo, la educación de la mujer tenía como meta suprema convertirla en buena esposa, que sirviera de instrumento de transmisión de la tradición familiar a sus descendientes y que satisficiera las ambiciones del propio progenitor que la había entregado al mejor postor“. (2009)

El budismo, que también ejerció su influencia en Japón en el periodo Edo, asimismo contribuyó a la marginación social del sexo femenino. Tal como expone García, el budismo “en su doctrina enseñaba que una creyente femenina no podía convertirse en Buda después de la muerte”. (2014, pág 7)

Bajo estos pensamientos, la mujer en el periodo de los samuráis[2] fue transformándose en un personaje secundario con valores arraigados en el núcleo familiar.

“(A la mujer) desde la juventud más temprana le enseñaron a negarse a sí misma. Su vida no era independiente, sino de servicio dependiente.”(Inazo, 2002 pag 50)

 

hosoda-eishi-cherry-blossom-viewing-picnic-at-goten-yama_mfa
Bijin-ga es un término utilizado para referirse a las ilustraciones Ukiyo-e con representaciones de mujeres que respondían a ideal de belleza.

Tal como el samurái tenía la labor de defender a su amo, la mujer comenzó a cumplir la misma función, pero desde la perspectiva como esposa, hija y madre. Se le entrenó para enfrentar situaciones donde se atentara contra su pureza y castidad, tal como describe Inazo Nitobe:Cuando una Virgen japonesa veía amenazada su castidad, no esperaba por la daga de su padre. Su propia arma yacía en su pecho”. (Inazo, 2002: pág. 50).

Para el autor, esta normativa tiene relación con la práctica del Bushido[3], el cual trata sobre el sacrificio que las personas realizan para cumplir distintos papeles dentro de la sociedad.

Así el samurái debía rendir respeto y protección al señor feudal, como el señor feudal debía respetar al Shogun. “Lo que quiero hacer hincapié es que toda la enseñanza del Bushido fue imbuida tan a fondo con el espíritu de sacrificio propio y eso no fue requerido solamente de la mujer sino también del hombre(…)La entrega de las mujeres para el bien de su marido, hogar y familia, fue tan honorable y dispuesto como el mismo hombre se entregó al beneficio de su señor y de su país”. (Inazo, 2002: pag 52).

En el llamado Mundo Flotante[4], las mujeres desarrollaron disciplinas como las artes, el baile, canto, servidumbre y servicio sexual. Los tres distritos del placer[5] tenían miles de cortesanas, entre ellas geishas y prostitutas (Garcés, 2014).

Irene Seco describe que, “las geishas de los siglos xviii y xix, estaban a la última moda y sus peinados y vestidos marcaban tendencia.” (2014, pág. 67) Diferente a la actualidad donde tienden más a la tradición del ser geisha. Algo a destacar de la actualidad es que el mundo empresarial de las geishas está dominado completamente por mujeres.

Pero la realidad de la mujer en este campo también era un estado de sumisión ante el trabajo  y las exigencias de los clientes.

“Lejos de gozar de una sexualidad abierta y plena, las mujeres del Mundo Flotante estaban totalmente sometidas a los deseos masculinos.” (García, 2014 pág. 18)

Se necesitaba de ciertos cánones de belleza para poder cumplir con los requisitos de los interesados. Los dueños del barrio rojo de la época Edo, las sometían al estrés de la belleza para servir como objetos de servicio.

180794_10150093958821167_151901416166_6795359_1175776_n1
Katsushika HokusaiKatsushika Hokusai, (Edo, actual Tokio, octubre de 1760 – idem 10 de mayo de 1849) fue un pintor y grabador japonés del período Edo, adscrito a la escuela Ukiyo-e de pintura japonesa. Acuñó el término manga en 1814.

Ya con la restauración Meiji (1868-1912), la mujer obtuvo el derecho a la educación, pero su enseñanza seguía basada en las lecciones de cómo ser una buena esposa, organizar los gastos de la casa y cuidar de los hijos. Los cambios sobre igualdad de género no fueron sustanciales, se basaron en reconocer la labor femenina dentro del hogar, pero bajo la misma ética que el confucionismo y el budismo inculcaron en la sociedad japonesa antigua.

Las palabras de García grafícan la situación de la mujer en la restauración Meiji, la cual significó entrada a la modernidad de Japón, pero no para ellas.

Las mujeres japonesas no contaban con los mismos derechos que las mujeres occidentales y, además, la larga duración y aplicación de códigos tradiciones en la educación femenina sólo favoreció que las mujeres creciesen con el sentimiento y el objetivo de ser sumisas y un agente totalmente pasivo dentro la sociedad y del entorno familiar”.

Perspectiva de la mujer japonesa en animés y mangas

En los últimos años, la producción de animación y entretención en Japón como el manga y el animé se ha masificado en el globo.

En el continente europeo animaciones como Heidi comenzaron a tener popularidad en el mundo occidental pasando al continente americano (Madrid & Martínez, 2015). Pero en la década de los 90, con el éxito cinematográfico del anime Akira, basado en el manga homónimo del dibujante Katsuhiro Otomo, este arte japonés comenzó a masificarse en Estados Unidos, Europa y, en menor medida, América Latina.

DragonBall, OnePiece, Death Note y Naruto, entre otros, son las obras más reconocidas a nivel mundial de la industria japonesa. La influencia que ha tenido en distintos países, ha creado a tribus urbanas como  los popularmente conocidos “otakus” en occidente, donde principalmente jóvenes comparten su fanatismo por las obras japonesas.

¿Alguna vez te has cuestionado el rol y caracterización que los personajes femeninos poseen en las historias japonesas que consumes? Bueno, Juan García y Francisco López identifican tres grupos de personajes femeninos que se pueden categorizar en neutro (no son personajes feos, pero tampoco hermosas), atractivos (personajes femeninos bellos, con curvas y un figura esbelta) y sexies (personajes femeninos hermosos con curvas destacadas que son realzadas por un vestuario provocativo).” (2012, pág. 10).

Los autores concluyeron que las personajes rubias suelen ser antagonistas, rebeldes, luchadoras, agresivas y violentas en comparación a los personajes de cabello oscuro que suelen representar la imagen de la mujer o niña más calmada, casta y tímida. (García y López, 2012)1

level_7_railgun-79891

Los personajes femeninos en el género shōnen, siempre son actores secundarios que deben ser salvadas por el protagonista y suelen tener una tensión sexual o bien amorosa.

García y López argumentan “En cuanto a su construcción narrativa, las funciones del personaje femenino surgen en directa relación con el personaje masculino y pueden dividirse según la acción básica, que sustenta el vínculo entre ambos personajes; amar, ayudar y sufrir” (2012, pág. 10).

¿Cuántas se te vienen a la mente? Te dejo una acotada lista de personajes femeninos estereotipados, que indudablemente son muchas más:

Lucy de Fairy Tail

El personaje principal es Natsu, quien siempre se encuentra en situaciones embarazosas con Lucy (tocando accidentalmente sus pechos, por ejemplo), a quien se explota con un cuerpo voluptuoso y situaciones eróticas/graciosas.

Siempre que está en situaciones conflictivas, Natsu u otro personaje masculino debe salvarla. Depende de una imagen masculina que la socorra en las batallas que nutren la historia del manga, a pesar, que al igual que el resto de los personajes practica la magia de espíritus celestiales (ojo que tiene 10 de las 12 llaves del zodiaco y aún así llora más de lo que pelea).

Milk de Dragon Ball

Cuando Milk aparece por primera vez en Dragon Ball sólo piensa en casarse de grande, tanto así que se lo propone a Goku, quien acepta si tener idea. Años más tarde vuelve para concretar la promesa. En cuanto se casa su talento para las artes marciales  (el maestro Roshi declara que es una buena luchadora) es reemplazado por sus horas en la cocina y el exacerbado cuidado de su hijo Gohan, a quien no quiere exponer a batallas y le inculca el valor del estudio. Se transforma en una histérica (pero aún así la queremos) protectora de la familia: modelo de mujer japonesa.

Misa de Death Note

Debo reconocer que de principio a fin la odie, pero lo que expondré son ideas lo menos subjetivas posibles. Está empeñada por conocer a Kira y, en cuanto lo hace, se enamora perdidamente. Lo convierte en su novio y decide ayudarlo a toda costa. Light, como ser individualista, la deja a su lado porque la ve como una herramienta útil, nada más. Se destaca la superficialidad, ingenuidad y torpeza de Misa, mientras que Ligth y L destacan por ser mentes brillantes.

Kagome de Inuyasha

Representa la pureza y castidad de la mujer japonesa. Kagome es una adolescente centrada en sus valores y de buenos modales. Siente atracción por InuYasha, por lo cual siempre vela por su bienestar y ser de ayuda para él en situación de combate. Rumiko Takahashi no promueve el estereotipo erótico que sus colegas hombres, pero Kagome es un personaje pasivo que sufre y llora por el hombre que ama.

Ahora bien, a toda regla siempre hay excepción. Dentro de los animés y mangas que he consumido hay dos personajes que me han llamado profundamente la atención por romper con el personaje femenino que he descrito en los párrafos anteriores. A la primera que mencionaré es Erza Scarlet de Fairy Tail.

La chica de cabello escarlata es una maga que utiliza el re equipamiento. Se maneja con armas (su mayoría espadas) y según el fin tiene distintos atuendos. Como la mayoría de las mujeres en Fairy Tail es de cuerpo voluptuoso. Mashima se excede con el erotismo que la presenta.

Es uno de los pocos personajes femeninos que se puede valer por sí sola en términos de combate. Es considerada uno de los personajes más fuertes de la historia siendo reconocida por sus oponentes masculinos sin sufrir ningún tipo de discriminación. La vida de sus compañeros ha dependido de ella en varias oportunidades (la amo).

La otra es Kagura, de Gintama. Es una alienígena adolescente con ultra mega fuerza. Tiene comportamientos de niña muy angelical, pero a veces es bastante agresiva.

Es poco “femenina”, se saca los mocos, come a lo Goku y no tiene filtro para tratar con los demás. Pelea cuerpo a cuerpo con sus contrincantes, y casi siempre está sola, no necesita que la rescaten de nadie. Combo, patada, cabezazo; ese es el estilo de pelea de Kagura-chan.

Y tú, ¿qué piensas? La lista da para mucho más. Coméntanos tus personajes favoritos y ¿en qué categoría crees que está?

Síguenos en Facebook.

[1]Manual de la mujer escrito en 1716 dirigida a jóvenes casaderas y esposas. Dominó la vida de las mujeres hasta la restauración Meiji, en 1868 y hasta entrando al siglo XX
[2]Samurái significa “el que sirve”, palabra con la que se le denomina a una clase guerrera nacida en el siglo X que tenía como objetivo servir y prestar protección al Señor.
[3]Significa “Camino del guerrero”. Es un  código ético que los samuráis practicaban. En él se inculcaban los valores de lealtad y honor hasta la muerte con el Señor. Al no ser cumplidos, los samuráis debían el seppuku, un suicidio ritual para recobrar los valores en la muerte.
[4]La cultura del «mundo flotante» se desarrolló en Yoshiwara, un Distrito rojo en Edo (hoy Tokio) que contaba con permiso para operar del shogunato, en donde existían gran cantidad de burdeles, casa de té chashitsu y teatros de kabuki, lugares que frecuentaban los chōnin, miembros de la creciente clase comerciante de la época.
[5] Yoshiwara (Edo), Shimabara (Kioto), Shinmachi (Osaka)
Leave a comment

Comenta o muere: