Cine + Series

Plan9 Recomienda: “American: The Bill Hicks Story”

26 mayo, 2017

author:

Plan9 Recomienda: “American: The Bill Hicks Story”

¿Has escuchado el nombre Bill Hicks?

En Plan9 lo recordamos como un artista del stand-up comedy que entregó nuevas formas de comprender la vida, de reírnos de nosotros mismos y abrir puertas. A pesar de su prematura muerte a los 34 años, el oriundo de Georgia, Estados Unidos tuvo una extensa y sinuosa carrera como comediante.

Con sus críticas al consumismo, a la política de armas, a la guerra contra las drogas, la religión, la pornografía o la música, Hicks se atrevió a reírse de su propio país, donde nunca recibió el apoyo que esperaba.

Su historia y extractos de sus mejores presentaciones las encontramos en American: The Bill Hicks Story (2009), excelente documental de 102 minutos que combina imágenes de archivo con animación, y profundiza en su camino para convertirse en uno de los comediantes más radicales de la historia.

Dirigida por Matt Harlock y Paul Thomas, conocemos de qué manera se gestó la figura del comediante -la cual nunca estuvo exenta de conflictos-, a través de la palabra de familiares, amigos y colegas.

El documental muestra el entorno profundamente religioso por parte de su familia, su relación autodestructiva con el alcohol y las drogas, y la tristeza por no recibir la respuesta que imaginaba en Estados Unidos.

La sentencia “nadie es profeta en su propia tierra” calza perfecto; un hombre que entregó una mirada muy crítica del sistema y que sin embargo, soñaba con un futuro mejor.

Alguien que nos invitó a pensar “afuera de la caja”, quien tuvo estrecha relación con la banda Tool (en Ænima del 96′ se encuentran varios de sus textos), de demostrar que no solo existe el orden establecido, sino que es posible creer en un sistema menos conchesumadre.

Además, si sientes curiosidad por el uso de drogas psicoactivas, este documental es para ti. La relación que tenía Hicks con los hongos alucinógenos, en cómo eso afectaba en su amistad con distintas personas, y en la forma de entender la realidad, tiene un lugar especial en esta obra cinematográfica.

¿Y si Hicks hubiese seguido con vida?

Probablemente el mundo sería mejor, mas es seguro que seguiría haciendo lo que más le gustaba: hacernos pensar con sus palabras.

Leave a comment

Comenta o muere: