Cine + Series El Infinito Reviews Series

Plan9 Review: Stranger Things (2016)

18 julio, 2016

Plan9 Review: Stranger Things (2016)

Stranger Things, la nueva serie de Netflix llegó con poco aviso la verdad.

Su primer trailer estuvo online casi un mes antes de su lanzamiento y casi nada se sabía de la existencia de esta serie, creada por los hermanos Duffer en exclusiva para la cadena de streaming.

La ficción, que aborda una desaparición en un pequeño pueblito de USA, y cómo esto impacta en un grupo de personas involucradas en una conspiración más grande de lo que parece a simple vista finalmente se estrenó el 15.

Y acá en Plan9, recomendamos a ojos cerrados. 

Partamos por el principio: Los Duffer son hermanos que principalmente se han decantado por labores de guion (suyos son algunos episodios de Wayward Pines pero no mucho más) y que, ahora, al mando de la serie, siendo bien sinceros, rapiñan de la nostalgia spielbergriana, al por mayor.  

Stranger Things se siente como todas aquellas películas familiares de las 16:00 horas que veías los fines de semana.

Pero no me malentiendan. Stranger Things es un repositorio visual de nuestras mejores memorias de la infancia. Ahí radica su efectividad.

Las escenas de las bicicletas instantáneamente que recuerdan a E.T, monstruos “del armario”; un pueblo chico con infierno grande, Calabozos y Dragones, walkie-talkies, hombres misteriosos, cigarros en la pantalla (antes de la locura de la censura) (locura buena por lo demás) y todo al ritmo de sandías caladas como The Clash o Joy Division. 

Y sinceramente, podría quedarse sólo con eso, pero no. Stranger Things trata de crear una especie de compendium máximo.

No es una mera nostalgia por la nostalgia. Es construida y QUIERE contar una historia como se hacía en aquella época de cine familiar, pero utilizando en el formato de serie, el cual es su mejor aliado pensando en que hoy, los salas son de alguna forma, espacios perdidos en detrimento superhéroes y megamasivas franquicias interminables. 

Te puede interesar:   De payasos asesinos a icónicos vampiros: Andy Muschetti podría dirigir Dracul, precuela "oficial" de Drácula
stranger-things-dyer-heaton

Es en esta forma, en que Stranger Things es una agradable sorpresa, pues nos devuelve algo que habíamos perdido. La capacidad de entretenernos con una historia sencilla, misteriosa, de cabos bien atados y que respira un reverencial respeto por una época.

Una ficción que en algún minuto, cuando apuesta por ser más que sus referencias, te descubre personajes marginados y heridos, que convergen en una historia impensablemente positiva. A pesar de su tono, llena de un optimismo raro.

Un optimismo que te hace sonreír levemente mientras terminan los episodios, porque sabes que estás frente a algo familiar. Una añoranza por el pasado. En el buen sentido.

¿Es Stranger Things un pastiche de cosas?

Por supuesto. Desde su excelente casting (con énfasis en la sólida Winona Ryder) lleno de gente con rostros “infrecuentes”; hasta su lenguaje cinematográfico, con planos, banda sonora y situaciones o elementos que beben directamente de Los Goonies, IT, Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, E.T,  The Dangerous Lives of Altar Boys o mucho de lo hecho por Stephen King, Joe Dante o Carpenter.

Y aún así, lo creado por los Duffer se siente como un producto hecho con el corazón.

Es la vieja regla del “si algo no está roto, no lo arregles”.

Al igual que The Witch o Mr. Robot, en Stranger Things no estamos frente a una reinvención de nada.

Sólo vemos una obra que se limita a tomar buenos elementos de su respectivo género y se dedica a contar una historia sólida, que funciona finalmente por mérito propio, más que por sus – a veces notorias- influencias y eso es algo que no todos pueden jactarse.

Además, habla de cómo Netflix construye su programación en función de nuestros gustos.

Conocido es el caso de House of Cards, serie que llevaba un buen tiempo dando vueltas entre varias productoras de televisión y que terminó en la cadena de streaming, que considerando los hábitos de consumo de sus usuarios (que valoraban extremadamente bien las cintas de Fincher y las de Kevin Spacey) se dieron cuenta de que tenían un hit entre manos.

Te puede interesar:   Este es el trailer para la segunda temporada de Jessica Jones

Stranger Things es un producto breve. De tan sólo ocho episodios, vemos una historia que evita el mal de muchas series (y en especial de sujetos como Abrams o Lindelof) y cierra cabos evitando generar misterio sobre misterio. 

Una serie que mezcla los mejores elementos de todo lo mencionado arriba, entregándonos una historia que sabe cuál es su lugar, contada de forma honesta, bien filmada y por sobre toda las cosas; haciendo algo mucho mejor que las infinitas secuelas, remakes, reboots que hoy existen.

Nos toma como espectadores de forma respetuosa. Y eso es ganar la mitad de la batalla.

Síguenos en Facebook

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: