El Infinito Recomendamos

Plan9 Recomienda: Atlantis, el Imperio Perdido (2001)

4 marzo, 2017

Plan9 Recomienda: Atlantis, el Imperio Perdido (2001)

Cada día que pasa intento dejar de ser un nostalfag y dar paso en mi mente al nuevo mundo que tengo ante mí, pero puta que cuesta a veces. Y cuesta, sobretodo, por películas como esta.

A fines de los 90 y principios del 2000, salieron consecuentemente muchas películas que nos dejaron secuelas en nuestra mente y corazones, y unos buenos memazos, como Las Locuras del Emperador, El Gigante de Hierro, El Planeta del Tesoro, El Camino Hacia El Dorado y la lista sigue, y es ahí donde juega Atlantis, el Imperio Perdido.

Por ti, desde el espacio hasta el infierno <3

Lo primero que agradezco es que no sea un musical. Ya con esto dicho, puedo proseguir tranquilo.

Ahora, si tenemos a Mike Mignola como parte del equipo de diseño nada puede malir sal, porque la temática comic-style de la animación es un plus la zorra, siendo esta la única película de Disney con este estilo, y eso sin mencionar los elementos digitales como El Leviatán, donde su calidad no se muestra “separada” de la animación, sino que se mantiene fluida y constante. El Planeta del Tesoro fue la más cercana este diseño, pero no hay comparación (lo digo con todo el dolor del mundo, porque amo El Planeta del Tesoro a pesar de tener una canción entremedio :C).

El OST es glorioso hecho por el maestro James Newton Howard y se asemeja un poco al de Indiana Jones, con una dinámica que varía desde orquestado con tintes épicos, a veces al jazz, momentos a lo “Tom y Jerry” cuando caminan y los sigue el ritmo de la música, y un laaaargo etc. Variación a cagar.

Otro pro es el plot, que a pesar de tener críticas super extremistas -desde mediocre hasta sublime-, la encuentro lo suficientemente consistente como para decir “¿Sabí qué? ‘ta casi perfecto”.

Comienza con un flashback del pasado catastrófico de Atlantis que te deja con la cara de “¡¿QUÉ TA PASANDO, SOA KIDA?! ¡HAGA ARGO!” -se sabe que solo era una niña, no caguen el chiste >:C-, posteriormente dando paso al personaje principal, Milo Thatch, con el hecho de saber del Diario del Pastor, diario que revela la ubicación de Atlantis y el rechazo hacia este de parte de la gente del museo al pedir auspicio.

Llega el todopoderoso Preston Whitmore, viejo amigo de su abuelo, donde le entregan el susodicho diario que le dejó el awelito de Milo antes de morir y con una patá en la raja lo mandan en la búsqueda, full equipado, de Atlantis.

¿Dinámica? Sí, caleta, y el 99% del vacío de dudas te lo responde.

El Sr. Whitmore es el mejor sustituto de abuelo que puedes tener. Te pasa plata, se raja con todo, te tapa las cagás y es terrible buena onda. Y cumple su palabra, osbio.

Al ser tan rápida al inicio, a la larga deja tiempo al desarrollo de personajes y a que se relacionen entre sí sin llegar a un relleno innecesario, dando una inmersión mayor. Pero, ¿se acuerdan que dije 99% de vacíos respondidos? El 1% corresponde a la parte de usar a los peces voladores con el cristal SIN QUITAR LA PUTA MANO.

Encontré demasiado estúpido como a nadie se le ocurrió dejar la mano puesta ¿Rili m4n? Y además ¿ni siquiera ellos saben leer su propia escritura? Igual lo de la escritura lo paso un poco, pero jamás se me borrará la imagen de mi washeta Kida impresionada porque nunca lo intentó.

Fue demasiado, weón. Demasiado.

…Demasiado.

“¡Pero ellos hicieron los pescaitos!, ¿como le hacemoooooh…? ¡Ah, ya se! (mención honrosa a Tarzán)” Y eso fue de la raza más inteligente de la historia.

Inspiración desde Julio Verne, pasando por un licuado de ciencia ficción al puro estilo steampunk. No puedo pedir más (sí, licencias de pescados voladores para los atlantes).

 

¿La encuentras vacía? ¿Prefieres a Laputa en vez de Atlantis? ¡Síguenos en nuestra fanpage de Facebook y déjanos tu opinión llena de amor y subjetividad!

Leave a comment

Comenta o muere: