Cine + Series

Plan9 Review: Goodnight mommy (2015)

16 marzo, 2016

Plan9 Review: Goodnight mommy (2015)

Goodnight Mommy es una historia sencilla. Dos hermanos, Elías y Lukas (Elias Schwarz, Lukas Schwarz) viven con su madre (Susanne Wuest) en una acomodada casa retirada en el campo. La vida de los chicos transcurre con normalidad, juegan en el bosque, son dueños de una libertad abrumadora para su edad y en general, todo parece indicar que son felices.

Pero la progenitora, que se encuentra vendada tras una cirugía, no parece ser ya la misma. Algo ha cambiado. Y los niños sospechan que quizás esa mujer tras las vendas, no sea realmente su madre.

La cinta creada por Severin Fiala Veronika Franz (y con guion de ellos mismos) aborda –al igual que Babadook– una de las raíces de todos los temores en el horror. El miedo de los niños. A través de una perspectiva infantil, vamos entrando en la cotidianidad de una familia que  por la superficie aparenta ser una normal, pero que bajo todo, subyace una realidad bastante incómoda.

Goodnight mommy (o en austriaco  Ich Seh, Ich Seh) no es una cinta para todos. Huye de los convencionalismos del terror más mainstream y abraza una forma narrativa menos tradicional que apuesta por un amplio uso de lo atmosférico. Planos largos y sostenidos, de carácter muy contemplativo, juegan con una dirección de arte muy sobria, pero que utiliza de la mejor manera su minimalismo.

goodnight_mommy_2_zpsc614f9be

Es curioso ver como en Goodnight Mommy todo parece ser meticulosamente apropiado. Desde la fría y geométrica casa de diseñador, hasta el oscuro contraste que ofrece el bosque y sus alrededores, lo visualmente ofrecido es muy bonito la verdad, y recuerda la sinergia visual de filmes recientes como Ex Machina que aprovechan la bondad de su dirección de arte para sumergirnos en su mundo.

Otra arista diametralmente opuesta, pero que ayuda a reafirmar este punto, es la completa falta de banda sonora. La ausencia de cualquier composición que condicione los estados de ánimo, solo ayuda a que estemos atentos a las pequeñas cosas que suceden en el film y es un elemento que hace destacar las notables actuaciones de los hermanos Schwarz.

Hablando de eso, otra de las fortalezas de la cinta es que precisamente sin ser una idea novedosa dentro del género  (para casos similares, por nombrar algunos, tenemos ¿Quién puede matar a un niño? de Serrador, la francesa Ils o The Children del 2008)  Goodnight Mommy se las apaña para crear dos actos diferenciados y que aportan una perspectiva novedosa en cómo abordar una cinta de niños asesinos.

goodnight_mommy_3_zps3e2f9e55

Primero, nos sumergimos en el imaginario de los chicos. Un mundo poblado de miedos infantiles y que en algún minuto nos vuelve cómplices de sus inquietudes. Plasmada desde la perspectiva de ellos, todo parece muy real y factible. Llega a ser incluso una pregunta válida el ¿Y estos cabros chicos no tendrán razón? ¿La mamá es realmente su mamá? Para luego, de una manera muy orgánica, dar el paso al verdadero horror.

Acá, llegamos a ser espectadores de un torture porn que sin ser extremo o gratuito (como Hostal o Saw) se la juega por una contención de lo visceral que precisamente, vuelve todo mucho más fuerte al estar emparentado con la realidad.

Se me viene a la cabeza una justificación para la tortura en el plot como lo ofrecido en  Les 7 jours du talion o Eden Lake.

Una tortura que haya su justificación en lo moral y que explica un conflicto social aparentemente inofensivo. Porque Goodnight Mommy no solo habla de los temores infantiles, también es una crítica velada al abandono emocional de los chicos y aunque en menor medida este fenómeno está repartido en todos los espectros sociales, el foco son las familias acomodadas que dejan la crianza en un último peldaño supliéndola con la permisividad, regalías y la libertad sin límites de los menores.

goodnight_mommy_5_zpsaa69fd43

Lo que por otro lado, también recuerda mucho al Funny Games de Haneke. Una película visualmente aséptica, de tonos fríos y blancos que habla mucho sobre el sufrimiento de  los estratos altos y que nos enseña que el horror es indistinto de tu posición.

Goodnight Mommy es un relato al que tienes que darle la oportunidad de absorberte. Entrar en su propuesta y dejarte llevar por su universo. No hay otra forma de disfrutarla.

Muchos terminarán diciendo LA HUEÁ FOME. Claramente no es una cinta para todos dado su ritmo calmo (pero con planos muy bellos y una estupenda fotografía a cargo de Martin Gschlacht responsable de prácticamente solo cintas europeas) su ausencia de BSO y carencia completa de efectismo o jumpscreams, pero para mí, a pesar de su plot ya visto, es un imperdible del horror este año – aunque en teoría es del 2014- y una muy buena adición para la colección personal.

Un dato antes de cerrar.  Cómo comentábamos, el titulo original de Goodnight Mommy es Ich seh Ich seh que se traduce como “Yo veo, yo veo”. La frase hace referencia a la versión  austriaco/alemana de la canción “I spy with my little eye” (yo espío con mi pequeño ojo) quedando así:

“Ich seh, Ich seh, was du nicht siehst”, Yo veo, veo, lo que tú no ves.

En Goodnight Mommy hay mucho más de lo que se ve a simple vista. Solo hay que fijarse bien. En eso reside el horror.

Goodnight Mommy se estrena el 31 de marzo en salas nacionales.

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: