Animé El Infinito Reviews

Parasyte: una crítica al ser humano como especie

23 julio, 2017

author:

Parasyte: una crítica al ser humano como especie

Una trama cargada de emociones, asesinatos y un reiterado cuestionamiento a la especie humana y sus acciones, pretende  insertar una crítica ante cómo nos vemos atentados ante la llegada de nuevos depredadores.

Inmediatamente cabe cuestionarse, ¿Está el humano en la cima de la cadena alimenticia?

Kiseijū sei no Kakuritsu (en ingles: Parasyte –the maxim-), es un serie de animación creada por el estudio MadHouse (Hunter x Hunter, Death Note), emitida entre 2014-2015 con 24 capítulos, y adaptada del manga original Kiseijū, de Hitoshi Iwaaki, publicado desde 1988 a 1995.

La historia mantiene una tónica en torno al horror, drama y ciencia ficción, pasando además por el género seinenhistorias que buscan un público adulto masculino y que presentan temas de interés político o violencia- y enfocándose en la relación que crean sus personajes principales.

Tendremos que aprender a coexistir

Un día cualquiera, como hoy, parásitos sin origen físico alguno arriban al planeta tierra infiltrándose entre los seres humanos, apoderándose de sus cuerpos, y alimentándose de éstos. Shinichi Izumi, estudiante de 17 años, es atacado una noche por uno de estos seres con el fin de penetrar su sistema, el cual solo logra apoderarse de su mano derecha.

Shinichi, al momento de conocer la verdadera forma de la criatura, decide cortar al extraño ser con un cuchillo, pero ante la fuerza y destreza de éste, comprende que solo queda convivir y no dar aviso de su existencia.

Así, deberá luchar y coexistir junto a este nuevo huésped para proteger su vida y la de sus seres queridos.

Migi (“derecha” en japo), parásito racional e indiferente, decide no controlar a su anfitrión, ni tampoco asesinarlo, frente a la posibilidad de que los dos pueden morir si eso ocurre.

Ante esto, da preferencia a aprender sobre la sociedad humana y a todo aquello que rodea el planeta, usando sus habilidades solo en defensa propia en los próximos conflictos que les avecinan.

Lo anterior, sobre todo, a causa de los masivos casos que comienzan a exhibirse de personas asesinadas y desaparecidas en los alrededores. Además, Migi, a diferencia de su paisanos, se alimenta de los nutrientes de su hospedador, funcionando como una parte más de su cuerpo.

A través de la serie, se presentarán distintas batallas contra los parásitos, además de enfrentamientos de Shinichi contra humanos, lo que desembocará un cuestionamiento propio de éste acerca de quienes son realmente los asesinos y bestias.

Asimismo, el protagonista se verá constantemente apelado por los distintos personajes de la serie -Migi, familiares, amigos y enemigos- quienes dudarán o se referirán a la constante pérdida de su humanidad.

Te puede interesar:   Novedades de Pokémon GO desde la Comic Con San Diego 2016

Los humanos son el verdadero parásito infestando el planeta

Ahora bien, me molesta caer en spoilers -la verdad es que intento no hacerlo- pero deberé destacar algunos elementos claves que permiten a esta serie ser atractiva y llamativa.

Así que si eso para ti es un problema, cierra esto ahora mismo. Aunque sabemos que no lo harás. Eres lo suficientemente curioso.

En primera instancia esta obra instaura un discurso ideológico, con el propósito constante de afirmar lo nociva que es nuestra especie para el planeta, buscando además que la audiencia dude de la moralidad de ésta -donde incluso Migi enfatiza en que los seres humanos asesinan más a los suyos, que los parásitos entre ellos-.

Igualmente, se destaca el hecho de que las personas nos aferramos a la superioridad para lograr un equilibrio dentro de nuestras vidas, lo cual aboga a presentar al hombre y a la mujer como los verdaderos villanos de la historia.

Otro elemento esencial de Parasyte, es la contraposición de los protagonistas, principalmente a nivel psicológico, y la destacable evolución de éstos. Estas diferencias van disminuyendo a causa del crecimiento personal y de coexistencia entre los personajes, influenciados por los distintos hitos en el relato y las acciones que estos organismos toman a lo largo de la trama-lo cual es realmente acertado por su creador y quienes adaptaron el manga-.

Así, se presenta la posibilidad de que se genere una suerte de metamorfosis en Shinichi, de manera que éste comience a actuar y pensar como un parásito.

En lo que concierne al estilo de la obra, el CGI no es una maravilla, comparado al nivel de otras series de MadHouse, pero si presenta una buena animación y cero censura. El OST es en su mayoría dubstep, lo que en primera instancia es algo extraño -dada a la poca costumbre de juntar ese estilo de música y anime-, sin embargo a lo largo de la serie se vuelve más cómodo.

Cabe destacar el hecho de que hay más de 20 años de diferencia entre la publicación del manga y la adaptación animada, de modo que el diseño original fue ajustado a la época actual, habiendo así modificaciones en la vestimenta, lugares físicos y situaciones varias.

Adicionalmente, la historia presenta una buena cantidad de suspenso y humor negro.

Como punto negativo -hay que agregarlo pos’-, es necesario precisar la manía de dejar vacíos argumentales en el relato, lo cual deja mucho que desear en una trama tan potente como Parasyte.

Te puede interesar:   Project Zomboid: Un survival de zombies realmente diferente

A esto se le suma al poco desarrollo o enfoque que se les da a algunos personajes que toman protagonismo en el relato y a una historia de amor media enclenque entremedio.

En conclusión

Recomiendo Parasyte –The Maxim-, por ser una serie arriesgada y con buena historia. Tiene una apropiada dosis de acción, crítica directa a nuestra especie, reflexión de la wena, un antagonista principal para aplaudir y un protagonista respetable.

Es necesario agregar que es una obra que se vio opacada ante la aparición de Tokyo Ghoul -serie sobrevalorada que también me gusta-, del estudio de animación Pierrot, ya que presentan un argumento parecido: humanos vs [inserte algún tipo de amenaza fantástica], por lo cual no pudo lograr el impacto que debiese haber conseguido.

Finalmente, les invito a leer el manga Kiseijū, de Iwaaki, porque compensa de manera más acertada el horror de la narrativa, con una presentación de manga noventero, tosco y con fuertes detalles en los diseños de los parásitos.

Además, manifiesta con mayor potencia su crítica, implicitamente introduciendo la trama con preguntas al lector:

Si la mitad de la humanidad desaparece, ¿Cuantos bosques serían salvados?… Si el 99% de la humanidad desaparece, ¿La contaminación se reduciría al 99%?… Sobre la tierra, alguien se pregunta, alguien se preguntaba, si realmente protegemos la vida”. 

Leave a comment

Comenta o muere: