El Infinito Juegos

Es Hora de que hablemos de emuladores

9 julio, 2015

author:

Es Hora de que hablemos de emuladores

1999, el fin de una era: Matrix era la moda, el internet se enchufaba al teléfono de casa (CTC) y la televisión chilena exhibía 12 horas de programación para niños.

Nada hizo presagiar el inminente cambio cultural que se avecinaba,

¿Estaba preparado el Chile de la transición, de Frei, Lagos y Cachureos, para Pokémon? La fiebre amarilla fue un evento de magnitudes insospechadas, era difícil salir a la calle y no ver merchandising de Pikachu y sus 150 amigotes. Como era lógico, sus juegos se volvieron populares.

Decir que mi infancia tuvo privaciones es ser un exagerado de mierda, lo que tenía lo disfrutaba a concho, si pedí algo fue porque me lavaron el cerebro los comerciales de juguetes y dulces Ambrosoli. De cualquier forma una Game boy color era un lujo costoso para muchos, incluido yo.

En este contexto apareció mi padre una tarde de verano, con el disquete más poderoso que un niño de 6 años puede concebir en su neocórtex prefrontal: Pokémon Azul.

Nunca pasé del tercer gimnasio, con razón estoy tan gordo hoy en día.

Cinco años más tarde sabría que corte se usa para cortar los árbolitos del camino. Claro que para no saber leer en aquel entonces, lo considero un walktrought exitoso. Lo importante de esta historia es el acercamiento a la emulación (y por ende, a la piratería).

Mi yo de seis años pudo conocer los videojuegos de primera mano y sentir, sin intermediarios, el potencial de un medio de entretenimiento revolucionario a la par que pulento (la puta mejor forma de entretenerse que la humanidad ha creado, pero esa opinión puede ser algo controversial).

¡Emuladores! Los hay de todos los tamaños, colores y olores, además de encontrarse en un arcoiris de plataformas: Celulares, tablets, computadoras, consolas varias y un largo etcétera.

Con permiso de mi respetable y a veces repudiable público, voy a salirme de personaje y decir a viva voz que no creo que la piratería sea mala. Me da pena ver niños de 6 o 7 años, a la par que adultos de 45, 50 años, jugando Candy Crush o alimentado un Pou en máquinas que pueden llevarlos a mundos de fantasía fuera de su entendimiento, prenderles fuego a su imaginario colectivo y verlo transformarse en vida, en pasión.

En el ámbito legal la emulación está en un área gris: Siempre y cuando no se adquiera el software (el programa) de manera ilícita, puede ser emulado en el equipo.

Si o si es ilegal venderlo, como lo han comprobado muchos vendedores honestos de DVDs y Blu rays piratas, perseguidos a lo largo y ancho de las cunetas nacionales (y que recientemente aumentaron sus penas de manera desproporcionada).

No puedo hablar de emuladores sin hablar de piratería, pero ya vamos al grano que esa es granola de otro saco (de paso da pa otro artículo)

MAME

El emulador REY, tener una sala de maquinitas a dos clicks de distancia, más de 4000 juegos y una tradición desde 1995 lo vuelven el emulador definitivo, o al menos así lo veo yo.

No viene sin sus errores dada la masiva cantidad de juegos de arcade se pueden colar muchos clones y muchas versiones inútiles para jugar en PC, como los Dance Dance Revolution que necesitan alfombra, por dar un ejemplo.

Fuera de eso es ideal para zambullirse en los juegos de peleas, en especial si tienen controles. Ah y se me olvida que está en Linux y Mac, para ti Nerd o en su defecto, poser.

DeSmuME

¿Game boy? Lo tienes. ¿Game boy color? Aquí está ¿Game boy Advance? También está ¿Nintendo DS? No aceptes imitaciones.

DeSmuMe funciona como un programa de reproducir videos o música, por lo que representa cero ataos buscando un directorio específico para los Roms (juegos) Así que los bajas, los abres y los gozas, tal cual.

Snes9X

Reproducir juegos de super nintendo nunca fue tan fácil y divertido.

Hay algunos que optan por el ZNES, pero siendo honesto me parece muy feo y poco amigable, tiene más funciones pero ¿Realmente las necesito? Cosa de gustos.

Especialmente recomendado para jugar esos juegos peliagudos de la era 16 bits por los savestates (guardar cuando quieras) cosa necesaria para nosotros, quienes vivimos con responsabilidades diferentes.

Fusion

“Genesis does what nintendon’t”.

¿Nunca tuviste la oportunidad de degustar las maravillas de sega? Es tu oportunidad con Fusion, que trae las cuatro consolas clásicas de la casa de Sonic: Sega Genesis, Sega 32X, GameGear y Sega Master System.

Se usa parecido al Snes9X y es en general mágico. En especial porque fue el emulador que perpetuó mi historia después de Pokémon azul, por supuesto.

ePSXe

Emular juegos de play es gratificante con el ePSXe, ahora yo nunca he emulado ningún juego de más de un disco, los Final Fantasys los agarré de Steam para PC en calidad HD(lo valen 100%) no puedo asegurarles cómo funciona, pero según los tutoriales de internet lo hace.

Funciona con ISOs (formato de CDs).

Proyect64

Un clásico inmortal. Muchas tardes seguidas de Mario Kart, a decir verdad nunca jugué nada más, Pokémon stadium nunca me enganchó del todo, eso de batallar sin aventuras ni atrapar pokemones con equipos pre armados no me engancha.

Pero bueh, hay otros juegos de 64 que de seguro les sacan provecho.

PPSSPP

¿Te quedaste atrás en las dos últimas generaciones de consolas? PPSSPP es casi tu respuesta.

Un emulador estable, amigable y veloz de psp salió antes que uno de PS2. (Existen, pero son veloces como unas cascadas de caca).

En serio, bájenlo y sientan el poder de una consola que fue ninguneada por la mayoría, pero que cada juego es prácticamente una joya oculta. Se juega con ISOs, no con ROMs, como si fueran películas piratas.

Me faltó agregar algún emulador de Dreamcast (pero nunca he emulado Dreamcast, así que no puedo decir nada) sé que corren bien.

Ah y los emuladores para tablet y Android, esos los encuentras gratis en las appstores, recuerda bajar los roms (juegos, no olviden los tecnicismos) en tu pc y los pasas a dispositivo móvil.

De ahí a intrusear, que el cielo es el límite.

(Psss cCoolrom.com bajen lo que bajen usen siempre el enlace de descarga alternativo).

Leave a comment

Comenta o muere: