El Infinito Música

Los 9 discos chilenos más pulentos del 2017

31 diciembre, 2017

author:

Los 9 discos chilenos más pulentos del 2017

Hablando de la música en Chile el 2017, podemos decir que fue un año un poco carente de lanzamientos “grandes” más allá de Mon Laferte en lo que se refiere a masividad. Y eso aún con el debate interno de este equipo sobre si considerar “La Trenza” como una pieza chilena o mexicana.

El cuarto disco de Mon, y obviamente su arrasadora presentación en el Festival de Viña, son el único gran destello musical de este año en lo que se refiere a una industria propiamente tal, como la recordamos en su forma clásica. Pero además, en estricto rigor, su proyecto musical se armó mucho más en México que acá y seamos sinceros, casi nadie en los medios la pescaban, ni se acordaban de ella y sólo se sumaron al carro a última hora.

Junto con eso, el centenario de Violeta Parra terminó siendo como el pato de la Quinta Normal: el gran evento que terminó desinflado. No hubo ni discos, ni conciertos, ni giras, ni evento alguno que hiciera las veces de gran ícono para recordar. Los nietos de Violeta, Ángel y Javiera, tomaron la posta como guardianes de su obra, pero su versión de “Las Últimas Composiciones” por buena que sea no llegó a conocimiento de las masas.

Teniendo eso presente, y después de horas y horas de escuchar cuanto disco se lanzó pasado el 1 de enero, tenemos un veredicto: en Plan9 los invitamos a descubrir los 9 mejores discos chilenos del 2017.

Está bien variado, de más que hay algo que te guste.

9.- Magnético. Lucybell

Vamos a empezar el top con algo que este año ha ocurrido en varias áreas de la cultura: el retorno de los 90’s. Lucybell estrenó su nuevo trabajo después de siete años sin cosechar un LP nuevo.

Este regreso no es para nada malo, trae 12 canciones donde se aprecia bastante que su calidad no haya bajado. Y sí, quizás 7 años es mucho tiempo pa sacar nuevo disco, pero no deja de parecer que lo hicieron porque tenían material para ello (considerando que Poderoso del 2013 es un EP de cuatro tracks).

La voz de Claudio Valenzuela sigue sonando con todos esos matices que siempre gustaron, sobretodo a varias de mis compañeras de colegio. Es más, no pareciera que pasó todo este tiempo, su sonido sigue siendo fresco y natural, como si Magnético se hubiera estrenado cuando el lema de la Rock & Pop era “suena fuerte”.

Eso sí, pese a todo lo bueno del disco, el regreso de Lucybell quedó corto de chispa. Le falta ese no sé qué necesario para que tenga el qué se yo. No es malo, pero le falta brillo el los ojos a los cabros.

Igual vale la pena, si Lucybell igual es una banda querida, y ese lugar lo tiene ganado por algo. Además se paletearon liberando el disco entero en Youtube, y el video de Por Amor está re bueno. Saludos a Blanca Lewin, siempre es un gusto verla.

8.- Lengua Muerta. Saiko

A Saiko siempre es bacán escucharlos, y este disco no es la excepción. Lengua Muerta es el sexto album de estudio de la banda, editado de manera independiente y tras 4 años desde Trapecio, su anterior trabajo inédito.

Los citados cuatro años son bien coincidentes con las elecciones presidenciales, y hace sentido para entender la demora. Por si no lo sabían, la vocalista Denisse Malebrán trabajó al inició del actual gobierno en la Dirección Sociocultural de la Presidencia, a cargo en ese entonces de AQUEL hijo de la Presidenta.

Denisse dejó esa pega a finales de 2016, momento en que además se había integrado a la banda el guitarrista Carlos Azócar. En varias entrevistas han destacado la energía que entre todos lograron sumar, lo que se nota harto en el sonido del disco.

Lengua Muerta trae 11 canciones que demuestran lo afiatado del pop-rock de la banda, pese a los ires y venires, con cambios de integrantes incluidos. Aunque debo decir que aún no entiendo mucho el cover de No me importa nada de Luz Casal. Supongo que han pasado los años, y Denisse Malebrán comienza a tener algo de señora.

No se burlen, a todos nos va a pasar.

7.- La vida es una canción, Vol. 1. Quique Neira

Debo confesar que para entrar en sintonía con este disco tuve que pegar un par de quemás, pero nada que vulnere mi criterio de recopilador.

El ex vocalista de Godwana trae un disco medio recopilatorio y medio original, con una evidente evolución musical. Si en el fondo, el hombre tiene años de circo y el talento salta a la vista. O a la audición. Bueno, se entiende.

La primera canción del disco es también el primer single, lanzando al tiro un contenido bien político. Latinoamérica Libre es un llamado abierto y directo a la unidad de los pueblos de México pa abajo, confrontando sin rodeos al muro de Donald Trump. Es un panfleto bien hecho, como para volver a dejar en claro que el reggae no es solo fumar hierba y todo eso.

Te puede interesar:   Anuncian la película animada de No Game No Life

El disco de Quique Neira incluye reversiones de canciones más antiguas, ya sea de su propia discografía o la de Godwana. Además, un ska rescatado de un concierto en el Teatro Caupolicán y colaboraciones con otros artistas. Buena entrega, nada que decir.

6.- La Sombra. (me llamo) Sebastián

Del Seba se pueden decir muchas cosas, pero de que de toma en serio su trabajo, eso es innegable. La Sombra es un salto en su carrera en cuanto a la exploración de sonidos, complejizando su música más allá de su inseparable piano.

El inicio de la promoción del disco igual se vio empañado por las denuncias de abuso sexual en contra de su guitarrista y amigo, Pablo Galvez. Tuvo incluso que cancelar un show luego que la banda Horregias decidiera bajarse del evento donde irían de invitadas, por la presencia del guitarrista. Todo con una seguidilla de declaraciones y críticas al intérprete de Niños Rosados, lo que a tono muy personal puedo decir que eran solo porque el canto no salió corriendo a incendiar la pradera.

Igual, de cierta forma, este telón de fondo creó un estado de ánimo en (me llamo) Sebastián que va muy de la mano con la temática del disco. Son 10 canciones más bien densas y tristes, dejando ver a la legua la existencia de algún momento bien penca en la vida del muchacho.

Si bien se había adelantado el single Hijos del Peligro como el primer avance de La Sombra, en el disco esta canción no aparece con versión de banda, sino que versión piano. Las otras 9 canciones demuestran una búsqueda de nuevos sonidos, los que hay que decir no siempre suenan naturales en este músico. Pero habla bien de él igual, no quiere quedarse pegado. Una gran lección para tantos otros.

5.- Patagonia. Austral

Si no conoces a esta banda, tranqui, Patagonia es apenas el primer disco de larga duración de la banda. Este quinteto (santiaguino, curiosamente) ha dado unos primeros pasos muy certeros en el metal étnico, logrando una épica bien interesante en sus sonidos y letras. Narran historias, describen paisajes y situaciones que los vinculan con las culturas selknam y mapuche.

Austral ha tenido buena llegada en el mundo del metal, con una fusión de estilos que no desentona con el doble pedal y el canto gutural. Incluso para uno, no muy acostumbrado a este género.

Como caballito de batalla tenemos la canción Kloketen, que describe una leyenda selknam, que narra el ritual donde los muchachos varones pasan a ser aceptados en el círculo de los hombres. Este rito es también arrebatado a las mujeres de la etnia, en una pelea del matriarcado y el patriarcado que explica el día y la noche, con una Luna que huye eternamente del Sol sin ser nunca atrapada.

Durante las 10 canciones del disco, Austral mezcla certeramente el metal con instrumentos étnicos, como trutruca, el trompe o el tiple. Metal con identidad desde el sur, bien al sur del mundo.

4.- Amigurumi. Playa Gótica

¿Llegó el momento del vacilé? Siiiiiii, por fin un bailable que no sea la Fonda Permanente, Radio Corazón o reggaeton o trap. Playa Gótica debutó este 2017 con su primer disco, donde de gótico no tiene mucho la verdad. Lamento haberles ilusionado, los invito a que guarden la laca para el pelo, las muñequeras y el esmalte de uñas negros.

Playa Gótica es una banda que según ellos mismos han declarado, tienen mejor aceptación entre el público que entre las bandas. La versatilidad de sus canciones puede desconcertar a más de alguno, pero ya basta de querer todo tan cuadradito. Son cabros que quieren hacer música como la sienten, y se nota. Es por así decirlo un pop super libre, donde cuentan historias muy cotidianas, nada pretenciosas, pero bien arregladitas.

Ni tan hipster, ni tan pop, ni tan nada. Amigurumi ha sido presentado tanto en el Bar de René como en el Loreto, y donde va le ha ido bien. Yo creo que si en el carrete de año nuevo ponen el disco de más que les va bien. Una piscola y a la pista mierda, qué tanto, pasenlo bien bailando que la banda está buena.

3.- Pinceles y Puñales. Cevlade

No sé cómo será en las regiones, pero acá en Santiago estamos bien saturados de los raperitos de micro/metro que se suben a dos cosas: malimprovisar versos con palabras sugeridas por los pasajeros, o a predicar como canutos que si no eres igual de antisistema que ellos eres un maldito borrego conformista.

Lo bueno es que el rapero Cevlade (Wladimir Espinosa es su nombre) sacó dos discos en un año. DOS, conchetumare, el loco pareciera no contener tanta canción. Acá vamos a hablar de Pinceles y Puñales, el segundo que se estrenó.

Te puede interesar:   Canto para una Semilla: Vida, pasión y muerte de Violeta Parra

Acá de nuevo reconozco, por transparencia a ustedes, que el rap tampoco es lo que más escucho. Pero al escuchar a Cevladé aparece de nuevo la vocación por la cosas bien hechas, lo que se agradece caleta. No busca sacar en el momento la mejor rima improvisada, como algún rapero que me topé en la B13 dijo alguna vez. Se nota que el cabro tiene historias para contar, y no sólo eso, las pistas con que se acompaña con muy trabajadas.

El disco narra historias de supervivencia, ya sea personales, familiares y artísticas. Obviamente, los relatos no cuentan historias felices, por si alguno de ustedes se lo esperara. El rap es otra cosa, es el canto de los barrios urbanos, donde se canta a la sobrevivencia. Medio para darse ánimos, medio para poder llorar de alguna forma, medio para denunciar. Todas juntas y cada una por sí sola. Y Cevlade las reúne todas.

Si lo buscan en Spotify además encontrarán parte de su discografía. Y digo parte porque lleva caleta de años haciendo música. Ya sea en grupo, o solo con varios nombres. Si les gusta el rap búsquenlo. Y si no igual, el loco lo vale.

2.- La canción que te debía. Congreso

Congreso siempre es bueno. Siempre. Y si lo traigo en este puesto es por algo.

Si revisamos las nuevas generaciones de músicos cuesta pillar a alguien con la misma magia que transmite esta banda. Su estilo no es fácil de definir, pero es algo así como jazz fusión latinoamericana progresiva. Y vaya que funciona. Son casi 50 años de trayectoria, los que se notan caleta cada vez que sacan un disco nuevo.

Esta vez, la entrega se llama La Canción que te debía, y es el primero disco en cerca de 10 años con material inédito. Son 15 canciones que muestran la natural evolución de la banda nacida en Quilpué, traslandándonos nuevamente a varios lugares con la mezcla de sus sonidos y sus letras.

Además, los integrantes de Congreso han ido variando, manteniéndose el liderazgo del baterista Tilo González y el vocalista Pancho Sazo. Pero los nuevos integrantes han dado una energía que se nota, escuchándose ahora teclados que anteriormente no se pillaban por estos lares. Y todo suena natural, el sonido alcanzó una madurez que no pasa por mantener un orden rígido, sino que valorando lo que se puede incorporar en el camino. No duden en ir a verlos si los pillan en uno de los 9827981789 festivales veraniegos de Chile.

1.- Ex La Humanidad. Electrodomésticos

Para el namber guan está reservada una banda de vanguardia. Uno rescatado desde los ’80s, donde la escena del rock chileno vivía un extraño despertar lleno de bandas con sonidos muy propios.

Una de ellas es Electrodomésticos, que con el disco Ex La Humanidad, el que fue presentado con un pulento concierto en Matucana 100. Con este trabajo se nos muestra que la banda tiene aún mucho talento por desarrollarse, el que se no siempre se presentará de manera constante. La banda renunció a la presión de sacar un disco cada tantos años, sus integrantes logran vivir de otras formas que no sea siendo una fábrica de salchichas musicales.

Se nota caleta, la música de este disco es una aventura. Sintetizadores en la música y en las voces a veces, historias sacadas no sé si de la sesión de un psiquiatra o de un episodio de Black Mirrior.

¿Es una banda que apuesta a la masividad? No, tamos claros. Apunta a una calidad de contenido que se valora caleta. Vale la pena sumergirse en esta aventura.

Con esto terminamos ya el resumen 2017. Todos estos discos los encuentran en Spotify y la mayoría está enterito en YouTube. Como siempre, la caja de comentarios está abierta para saber sus opiniones.

Feliz año nuevo, muchachada. Esperemos que en el 2018 se vengan tiempos mejo… digo, sea un mejor año para la música nacional.

¡Síguenos en Facebook!

 

Leave a comment

Comenta o muere: