El Infinito Música

Jesus Christ Superstars: La mejor historia jamás rockeada

14 abril, 2017

Jesus Christ Superstars: La mejor historia jamás rockeada

Todos nosotros crecimos en ambientes inundados por la cultura judeocristiana.

Algunos fuimos bautizados, otros no, pero todos cachamos la historia de Jesús de Nazareth. El mismo que inspiró la película que posiblemente ahora mismo están dando en TVN y que dura más que el Sábados Gigantes de los ochentas.

Y más allá de los cantos desafinados de las misas o cultos varios, en 1970 nació la mejor obra musical ever sobre la muerte del judío chascón: Jesus Christ Superstar.

Un disco de laboratorio que está lejos de ser sólo una obra religiosa. Tanto así que en los temas a tratar por las canciones se deja afuera la resurrección de Jesús, para tratar de empatizar con la historia más allá de si eres o no creyente.

Contrario a lo que se pensaría, el disco no nació en el hiper religioso Estados Unidos. La versión original de 1970 fue elaborada en Inglaterra, y cruzó el Atlántico recién en 1971 como espectáculo escénico después que en el país europeo no tuviera el éxito esperado, y ni más ni menos que en Broadway.

Dentro del elenco original de voces destaca ni más ni menos que Ian Gillan, el vocalista de Deep Purple, en el rol de Jesús. Y le bastaron apenas 3 horas en el estudio de grabación para dejar lista su tremenda interpretación.

También participaron del elenco Yvonne Elliman como la prostituta María Magdalena, Murray Head como Judas (Traidor!), y puras grandes figuras de la época.

La historia se narra en medio de la mezcla de una orquesta con una banda rockera, donde la figura del Jesús hijo de Dios pasa a segundo plano para centrarnos en las emociones propias de las personas de carne y hueso.

Un Jesús dudoso, un Judas sumido en sus conflictos morales, y a María Magdalena siendo mostrada quizás por primera vez como una prostituta que conoce a un hombre que le cambia la vida (1313).

Los hispanos parlantes tuvimos que esperar hasta 1975 para que esta obra se adaptara al español, bajo el nombre de Jesucristo Superstar, teniendo como protagonista al ídolo de las mamás y abuelitas: Camilo Sesto.

Te puede interesar:   Royal Blood estrena nuevo videoclip: I Only Lie When I Love You

El cantante español, aparte de querer ser tu amante, invirtió ni más ni menos que 12 millones de pesetas de la época en esta producción, la que se estrenó en el actual Nuevo Teatro Alcalá.

Sin embargo, el nacimiento de esta producción no fue fácil. Por esos años aún vivía Francisco Franco, dictador español que estuvo casi 40 años, y quien con puño de hierro mandaba todo, muy aliado con la Iglesia Católica, por lo que la película basada en el disco original había tenido problemas para estrenarse.

Y pese a todo, se pudo. Estuvo en cartelera casi por 5 meses, saliendo sólo por los compromisos que Camilo Sesto ya tenía pactados con su carrera como solista.

Uno de los puntos fuertes de este disco es tratar de mucho mejor manera el conflicto político que envuelve a Jesús en su relación con los romanos.

Así como pa que entendamos, imaginemos por un momento lo siguiente: en un régimen autoritario basado en un rey, que llegara este tipo haciéndose llamar el Rey de los Judíos significa un cuestionamiento a la autoridad política. Un riesgo de revolución, tomando en cuenta los adherentes que lograba.

Esto es lo que vuelve interesante a este disco. Omitir la resurrección de Jesús para mirarla como la historia de un hombre nos transforma una narración religiosa en una trama de traiciones, emociones contradictorias, demostraciones de poder y demases. No importa si crees en Jesús, Alá, Buda, La Gran Zanahoria o en nada. Esta es una gran historia, y está genialmente representada.

Por ejemplo, veamos la escena de Getsemaní tal como se plantea en el disco.

Jesús sabe que después de la última cena lo vendrán a buscar los romanos pa meterlo preso, y se le ocurre la peor idea del mundo: pedirle a un montón de tipos empachados con pescado, pan y vino que se desvelen juntos esperando aquello. Obviamente, ellos se quedan dormidos y él empieza a sentirse angustiado por saber que su hora de morir se acerca.

Te puede interesar:   9 vídeos de K-POP para volarte el cráneo

Y duda. Siente una profunda duda de si seguir con su misión o corretearse y evitar que lo maten. Y llora. Y habla al cielo esperando una respuesta o palabra de aliento de su padre (no pregunten, sólo sigan el hilo). Y no quiere po, pero termina primando en él ese deber de cumplir la misión de su padre.

Pero igual se rebela. “Mira mi muerte!”, le grita enojado a su papá.

No sé ustedes, pero esta canción de cierta forma representa lo más parecido que he escuchado a mostrar a una figura divina sufriendo sentimientos humanos.

Agasájense con Ial Gillan

Y con Camilo Sesto

Jesus Christ Superstar es quizás la obra musical de inspiración religiosa más prominente desde la época de la música clásica, al menos para el mundo occidental en donde crecimos.

No sé ustedes, pero entre esto y una película de nueve horas, me quedo con la ópera rock.

Leave a comment

Comenta o muere: