Cine + Series El Infinito Reviews Series

Iron Fist: La oveja blanca de Netflix/Marvel

13 marzo, 2017

Iron Fist: La oveja blanca de Netflix/Marvel

Es curioso el caso de Iron Fist. El último show de Netflix/Mavel es diferente a todo lo hecho previamente con la cadena de streaming porque precisamente es la que más se acerca al tono superheroico clásico de sus hermanas mayores en el cine y se aleja de la combinación de género adulto + supers que había estado desarrollando la plataforma online.

Si Daredevil es una especie de drama con toques wuxia (y su segunda temporada con toques de Hong Kong New Wave tipo Hardboiled); Jessica Jones hace lo mismo por el noir en clave feminista y Luke Cage con el blacksploitation.  Lo de Iron Fist es una clásica serie de orígenes.

Es si se quiere, el Batman Begins de Netflix.

 

En Iron Fist seguimos la historia de Danny Rand (Finn Jones) un joven entrenado por monjes guerreros tras quedar perdido en las montañas luego de un accidente aéreo que les costó la vida a sus padres y que hoy llega a reclamar su lugar en la empresa que su padre fundaría.

Estamos frente a un drama que en su base persigue la identidad. Quién es Danny Rand? Qué es ser Iron Fist? Tu pasado define quién eres ahora?

Esa clase de preguntas son el piso de una serie que trata de cimentar a un personaje que no comprende como es el mundo ahora y que choca con una sociedad diferente que no ve con buenos ojos a este aparecido de la nada.

Marvel’s Iron Fist

A pesar de que la serie tiene un ritmo mucho más rápido que sus antecesoras (pasan muchas cosas solo en el primer episodio) el ritmo se siente algo irregular en sus posteriores episodios, lo que no contribuye a armar bien un relato coral con sus secundarios y que terminaría restando fuerza al conjunto, pero que sigue siendo por sobre la media de cualquier otra serie de supers actuales más “dura”.

Secundarios que por lo demás carecen del carisma de los villanos previos de la serie.

Acá no encontraremos un Hombre Púrpura, un Cottonmouth o un Fisk, en Iron Fist, la contraparte en primera instancia son los hermanos Meachum, Ward (Tom Pelphrey) y Joy (Jessica Stroup), que a pesar de cumplir, no sobresalen y se limitan a hacer que la trama avance y representar las dos cara de una moneda. Por un lado Ward es un idiota, y por otro Joy lo es, menos…

Y es que ese el principal punto de Iron Fist.

Como decíamos, es el nacimiento de un héroe. Existen otros villanos en las sombras, por ejemplo, la presencia en las tinieblas de The Hand por lo visto en los primeros 6 episodios, tomará un peso mucho más relevante, pero por el momento, todo se trata de Danny. De cómo lidia con su identidad, de cuál es su lugar en su empresa y de identificar quién es un amigo y quién es un aliado.

A diferencia también de sus hermanas, Iron Fist posee quizá el tono visual más limpio de todas las series.

Las peleas están bien coreografiadas e iluminadas. Podemos ver TODO lo que pasa, lo que (agradecidamente) rompe un poco con esa estética darky de lo visto previamente en Daredevil (que vendría a ser su comparación más cercana) y es un punto más que positivo con respecto a la serie.

Lo que me lleva a destacar también la presencia de Jessica Henwick como Colleen Wing. Un personaje que se lleva hasta el momento, lo mejores combates y cuya conexión con Iron Fist es necesaria para entrecruzar las motivaciones principales de Rand con toda esta onda oriental.

Las conexiones con el mundo del MCU y de las otras series son bien sutiles y nuevamente se repiten las presencias de Carrie-Anne Moss y Rosario Dawson lo que es ya es marca de la casa.

No es para nada un factor decisivo -como en otras de las series- pero siempre son agradecidas.

Iron Fist es en sí misma, una especie de paso necesario para la cadena que debe aprender a lidiar con tramas mucho más “fantásticas” y aunar esos criterios para darle cohesión a este submundo y claramente no está exenta de tropiezos, pero estoy seguro que apunta a ser solo el primer paso en este camino y que de funcionar bien, podría llegar incluso a traernos a otros personas aún más fantásticos como Blade, o Moon knight.

La serie creada por Scott Buck ha sido recibida quizá más duramente de lo que debería pues la vara con la que la medimos es alta, pero los invito a mirarla desde otra óptica entendiendo que esta serie toca temas que piden a gritos un tono diferente lo que la termina emparentando más con series como Arrow que Jessica Jones.

Es mucho más luminosa y optimista y eso al final del día la vuelve muy honesta consigo misma. Como dije, es una clásica historia sobre superhéroes.

Eso nos quiere ofrecer, nada más, nada menos.

 

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: