El Infinito Reviews

Go! Go! Power Rangers (2017): superar la autoparodia

25 marzo, 2017

author:

Go! Go! Power Rangers (2017): superar la autoparodia

No hay millenial que no haya entrado en contacto en alguna parte de su vida con la franquicia de adolescentes guerreros llamados Mighty Morphin Power Rangers.

La franquicia ha estado presente en la cultura pop desde hace más de dos décadas y con 23 temporadas en su lomo (que actualmente se encuentran en transmisión vía Twitch), la mayoría de nosotros recuerda con especial afecto la saga de 1993.

Aunque en un comienzo se trataba de la adaptación de Kyōryu Sentai Zyuranger — franquicia japonesa que era producida por Toei desde 1975, siendo la decimosexta temporada de Super Sentai, la que vendría a ser el reflejo de la serie noventera de Zordon y su pandilla — y estaba compuesta por material reciclado de dicha serie japanis y algunas nuevas protagonizadas por los adolescentes occidentales.

Desde su segunda temporada, Saban Entertainment comenzó a introducir nuevos personajes (como el Ranger blanco o Lord Zedd), para depender cada vez menos de la serie filmada por Toei.

No fue hasta 1995 que Mighty Morphin Power Rangers tuvo una producción completamente original.

Ese mismo año, 20th Century Fox en colaboración con Saban Entertainment sacaron al mercado Mighty Morphin Power Rangers: The Movie, la que contó con todo su reparto original y hasta tuvo sus propios efectos especiales para no depender de las escenas recicladas de Toei.

Su éxito comercial fue espectacular, pero estábamos frente a un capítulo extendido de la serie, incluso con la temática de “monstruo de la semana”.

Tuvo unos efectos especiales que envejecieron de la manera más horrible posible, es cosa de darle un vistazo al acto final, que nos recuerdan que realmente NO todo lo que se hizo antes fue mejor. Y de eso se trata un poco esta nota.

Si hacen el ejercicio de ver los tres primeros capítulos de la serie de 1993 se darán cuenta que sus personajes eran bidimensionales, rayando en lo plano y que la trama se sostenía en un hilo muy delgado donde no había mayor profundización en los temas o desarrollo en sus personajes, todo era muy práctico y estaba plagado de Deus ex Machina.

Te puede interesar:   Varias breves sobre Star Wars

Esta bien, eramos niños de los 90’s y la serie forma parte de un contexto, un publico objetivo muy poco exigente y una época en la que decir “poto” en la tv abierta era sinónimo del advenimiento del anticristo.

Pero el mundo ha avanzado y ahora los niños pueden ser espectadores de serie tan cómicas, entretenidas e inteligentes como El Maravilloso Mundo de Gumball.

Y eso es lo que nos presenta Power Rangers (2017), cumple con la premisa de la serie de los 90’s pero la enriquece en todos los aspectos que le hacían falta.

Se preocupa de desarrollar la “humanidad” detrás de sus personajes principales, con los problemas de un “adolescente moderno” y una mirada más bien realista de este contexto.

Es entonces que ahora realmente la amistad entre estos cinco chicos o perfectos desconocidos, se vuelve un catalizador al contar con un elenco con personalidades muy bien definidas basadas por sus propios dilemas.

El desarrollo de sus personajes es realmente bueno. Por ejemplo, en la serie de 1993 e incluso en la de 1995, la relación entre los Power Rangers fue omitida a destajo, aparecían donde Zordon y en la próxima escena eran los mejores amigos del universo.

La película re interpreta esta relación y la vuelve orgánica, y mucha de esa química se debe a la interpretación de sus actores y es algo que me sorprendió.

Incluso se adereza la relación entre Rita Repulsa y el cabezón fantasma, agregando mitología a la cinta para desarrollar quizás en una o dos secuelas (no dudaría, en una trilogía de los Power Rangers).

No tan sólo son representaciones planas del bien y el mal, como los conocíamos. Le logran dar una muy buena vuelta de tuercas a ese concepto, pero ir más allá sería spoilear y na’ que vers.

La interpretación de Cranston es una versión menos idealizada de este mentor, lo que la hace ser interesante y en cuanto a la actuación de Banks como Rita Repulsa, es una de las más destacadas en todo el film.

El tono de la película es ciertamente parecido a lo que hemos estado viendo en el Universo Cinematográfico de Marvel. Aunque la película no hace la vista gorda frente a algunos temas de corte maduro, no hace a su mundo no apto para menores y que la cinta apunte al desarrollo de la personalidad de estos adolescentes tampoco quiere decir que no hayan momentos de comedia.

Te puede interesar:   Así era el juego de Akira para Gameboy que nunca se lanzó

Pero encuentro que es burdo creer que iremos a ver una película para un público totalmente maduro, por mucho que te gusten y les tengas cariño, son los Power Rangers.

En cuanto a la acción, es reducida.

Pasa a segundo plano debido a la presencia del espacio para construir a los Power Rangers, tanto su relación propia, como en equipo. Son pocas escenas, pero se fusionan bastante bien entre “lo natural” y los que son generados por cgi. El acto final aunque con exceso de efectos especiales por computadora, los dejará muy contentos, tiene una carga muy ondera hacia el género Mecha <3 siendo un climax que se cierra con un broche de oro el film.

Es bonito estar en presencia de un remake que se preocupa de inyectar una nueva vida a su versión anterior, y le otorga un brillante futuro a la franquicia, al menos en la pantalla grande.

Síguenos en facebook.

Leave a comment

Comenta o muere: