Cine + Series

Ghost in the Shell: Saber quién eres

4 abril, 2017

Ghost in the Shell: Saber quién eres

Si nos siguen hace un tiempo sabrán que acá en Plan9 nos gusta decir cuando las hueás son malas, pero tampoco le hacemos a la crítica destructiva.

En cierto sentido, es un poco apestoso que todo sea un afán dividir todo en un análisis binario. Hoy todo es o bueno/malo. Oro/caca. Obra maestra/película basura.  No hay matiz.

A modo personal creo que esa radicalidad en las opiniones solo ha quemado a internet y cada vez es más difícil poder acercarse a la construcción de una escena crítica, incluso de productos pop.

Por eso Ghost In The Shell es un fenómeno interesante.  Como una especie de espejo retorcido, Ghost In The Shell se presenta como la antítesis de un producto como los Power Rangers.

Mientras uno, trata de abandonar y cubrir su tono abiertamente ligero, otorgando cierto grado de profundidad narrativa a una historia que no la tiene, la que nos ocupa es una obra extremadamente filosófica, que nos acerca a preguntas fundamentales y que han estado presentes en la ciencia ficción desde toda la vida.

¿Qué es ser humano? ¿Qué es el alma? ¿Cuáles son los límites entre máquina y humanidad?

Sin embargo, esta filosofía, nos llega a nosotros desde Oriente. Un lugar del mundo con otras sensibilidades, y otra cultura.Sería iluso pensar que la obra nos llegaría tal como es. El filtro occidental es demasiado obvio como para evitarlo.

No es ningún secreto que Ghost In The Shell hoy es una apuesta supermillonaria que busca capitalizar toda una estética y una postura filosófica sin ir más allá de la reflexión superficial. Es inofensiva. No subvierte. Es tal como V for Vendetta, una película pop que adapta un producto pop sin más pretensiones que lucir bien.

El problema es que Ghost in the Shell no es de culto gratuitamente.  Su lore es tan enriquecido que una adaptación americana que maneja otros códigos narrativos (desde la duración de las escenas, hasta el uso de música no oriental, desde sus silencios hasta sus colores) tiene que poner demasiadas cosas en concesión para volverlo un producto digerible para el público occidental.

Te puede interesar:   Plan9 Review: Cuando las luces se apagan (Lights out 2016)

Y seamos sinceros. Muchos nerds pueden existir, pero el que llena el asiento en las salas de cine, es el espectador casual. Alguien que no tiene idea de la existencia de la obra de Oshii ni menos de sus orígenes en Shirow. Pero conoce Matrix.

Ese es el principal problema del Ghost In The Shell de Rupert Sanders.

En un intento por ser demasiado respetuoso en forma y a la vez simplificar una historia para el público masivo, queda en un honrado esfuerzo por tratar de convertir esta franquicia a un público no conocedor, pero que cae estrepitosamente por la falta de fuerza de su conjunto.

Ruper Sanders es correcto. Pero ahonda en aspectos demasiado predecibles de la vida de Major (Motoko) que la vuelven una película corriente.Diluye la trama en arcos muy simples y en caminos demasiado predecibles.

Pero la contrapregunta es ¿en serio esperábamos otra cosa?

Es importante saber que en GITS no hay un tema como el Whitewashing. No de manera burda.

La elección de Scarlett resulta obvia como jugada de marketing. Es uno de los íconos sexuales de nuestra era, una estrella lejana del cada vez menos efectivo star system, pero una estrella que fue capaz de llenar una sala con una película rated (y horrible) como Lucy.

No tiene nada que ver con profanación cultural. Y así como por ejemplo no había nada de malo con que hubiera una Antorcha Humana negra (y que no tenía nada que ver con que la película sí fuera como el hoyo) acá tampoco hay ni un problema por el que Scarlett no fuera Motoko.

La profanación de Ghost in the shell proviene a su estado como obra compleja.Es creer que por poseer un público de base diferente, no será del gusto masivo y eso muestra a un realizador con falta de ambición.

Por ejemplo, el niño símbolo de lo contrario es un sujeto como Nolan, que fue capaz de vender un proyecto original mega millonario sobre sueños lucidos, pero luego de darnos una de las mejores películas de superheroes modernas. No cualquier se hace esa.

Te puede interesar:   Plan9 Review: The Cabin in the woods (2012)

 

GITS puede ser para el no iniciado y las nuevas generaciones un producto de entrada, amable, mucho menos filosófico pero más visual y digerible para la audiencia que reclama cuando hay más de 10 minutos de diálogo.

También podría ser el catalizador de una serie de adaptaciones sobre animé (aunque por lo visto en recepción, no está dejando muy contento a Paramount) que quizás, y tal como a veces pasa con los superhéroes, pueda que nos dé una muy buena película de vez en cuando.

Lo de Paramount es una película que no daña ni lastima la obra original (al contrario de lo que crean los histéricos de siempre) y que pese a todo el historial que existe, resulta ser (en los aspectos menos importantes) muy respetuosa de su obra.  No más.

Esperar otra cosa, es negar la misma pregunta básica que siempre se hace GITS. Es no saber quién eres.

Periodista. Fundador de Plan9. Weón fome.
Leave a comment

Comenta o muere: