El Infinito Música

FreakZone: El despertar de un genio, Marcelo de Cachureos ¡vuelvo a empezar!

13 mayo, 2017

FreakZone: El despertar de un genio, Marcelo de Cachureos ¡vuelvo a empezar!

Si por alguna razón no conoces a Marcelo ni a Cachureos, un resumen rápido:

Un cantante chileno de inicio de los 70′ decide explorar nuevos rumbos y crea un programa infantil en 1983. Le va bien, muy bien, se acompaña de niños actores. Inventa canciones, se llena de auspiciadores, uno de ellos aparece con un corpóreo y ¡bingo! Saca a todos los niños, pone un montón de personajes, se llena de concursos auspiciados, saca un disco por año, se venden como pan caliente, hace shows en vivo, le va muy bien.

Tras 25 años al aire, con TV cable e internet mediante, los niños son menos ingenuos, él y sus actores están viejos, y se ven menos programas infantiles. Sale de pantalla, pero vive para siempre en nuestros corazones.

Refresquemos un poco la memoria con el primer capítulo de la temporada de 1998. ¿El mejor? Se abre el debate.

Si eres parte de los dinosaurios que si alcanzamos a ver el programa, no podemos dejar de recordar ese momento en que alguien modificó la entrada de Wikipedia con el biotopic de Marcelo Hernández, esto sucedió cuando Marcelo y sus monos iban a participar en el segmento infantil de Lollapalloza de este año. Y comparaba a Cachureos con el Lobo Estepario de Herman Hesse.


En el 2010 a Marcelo le dieron ganas de cantar canciones de adultos de nuevo. Llamó por teléfono a su amigo Reinaldo Tomás Martínez (importante productor musical de las canciones que las mamás ponen para encerar) y comenzó la aventura de Volver a Empezar.

Desmenucemos esto:

Los 41 minutos comienzan con Solamente la Música, que es básicamente una de esas canciones dignas de competencia del Festival de Viña: muy bonita, harta orquesta, pero sabes que ese escenario será la máxima difusión que alguna vez alcanzará.

Dato freak: Marcelo en 1969 participó en la competencia internacional de Viña. Ganó dos gaviotas: artista más popular y mejor intérprete. Cuentan que Nino Bravo lo felicitó en bastidores.

Después pasamos a algo que suena más normal, la ranchera Amor del Bueno, donde Marcelo parece más cómodo y se acompaña de buenos músicos. Lástima que ahorraron en los violines y las flautas, usando los mismos teclados que en otra ranchera, cantada por el conejo Wenceslao.

Te puede interesar:   Jazzcore: El lado más Salvaje y Brutal del Jazz.

En estas dos primeras canciones quizás se refleja el alma de este disco. Una mezcla de ritmos “modernos” donde se nota el esfuerzo por traerlo al siglo XXI, al lado de otros más tradicionales donde se nota más cómodo.

Y no es que cante mal, de hecho me atrevo a decir que Marcelo debe ser uno de los mejores cantantes criollos de la vieja guardia. Pero en la salsa Es de noche se nota que ya no está para reinventarse y lanzarse a hacer cosas nuevas después de tantos años cantando las tablas de multiplicar. El hombre tenía 62 años cuando grabó el disco, y en estos ritmos poco explorados el resultado es bueno, pero a ratos se nota que le cuesta.

Otro detalle que a los millenials nos puede costar del disco, es que en varias canciones se muestra a Marcelo como lo que es: un adulto. Este amor de los dos es una de las tantas pistas donde la letra nos recuerda que nos canta un adulto que siente deseo por el cuerpo de su compañera. Pero nosotros siempre asociaremos su voz con moscas nadando en la sopa.

Y de repente dice “(…) como dos niños queriéndose amar. Y descubriendo en tu cuerpo mujer este amor de los dos”.

Eso es casi como escuchar a los papás tener sexo.

Pasemos el momento incomodo con una canción bien hecha. Te Amaré, otra digna de la Quinta Vergara.

Continúa en el disco Por quererte tanto, una canción harto penca, otra que aspira a ganarse el pajarraco de lata.

Y luego, el climax del disco. No exagero.

El Matador es la canción mejor lograda del disco por lejos.

Sonido muy setentero, pero muy fresco y natural, donde la voz de Marcelo se luce plenamente. Cuenta la historia de un cantante de boliche (me imagino a Sandro en sus primeros shows en vivo) que pese a agarrarse a la mina que quiere no puede concretar romance alguno. Un gran éxito del compositor argentino “Cacho” Castaña.

Te puede interesar:   Los 9 discos chilenos más pulentos del 2017

Yo los desafío a no vacilarla con dos piscolas en el cuerpo.

Lo terrible es que pese a que el disco sigue, en el fondo la parte buena llega hasta aquí. Hay dos canciones del Festival de Viña con otra ranchera de flautas y violines falsos en medio. Al final, a forma de bonus track, una muy buena versión en español de Aleluya de Leonard Cohen. ¿Con qué propósito? quizás con el mismo que Marcelo terminaba todos los capítulos de Cachureos diciendo “hasta el próximo domingo, si Dios así lo quiere”.

Si lo quieren comprar, Volver a Empezar está disponible en Portaldisc. Pero asumiendo que este disco no es nada más que un dato freak en sí pa’ lucir en los carretes, escúchenlo en YouTube. Y pónganlo el domingo haciendo aseo con los papás, va a ser un bonito momento en familia.

Quizás un buen comodín pa’ sacarse que llegaron ebrios y metiendo ruido en la madrugada. De nada.

¡Síguenos en Facebook!

Leave a comment

Comenta o muere: