El Infinito

Póngale Play: Dimension W: bobinas con patente Tesla y el odio a la tecnología

27 abril, 2016

author:

Póngale Play: Dimension W: bobinas con patente Tesla y el odio a la tecnología

Las series o películas de temática futurista siempre llaman mi atención, quizás por los atractivos punto de vista que ofrecen “por el que será” del mundo en unos años más, lamentablemente no siempre es sinónimo de calidad. De hecho, los argumentos de tendencia Sci-fi muchas veces tienen el defecto de caer en lo sumamente abstracto o en lo simplón y la mayoría de ellos rayan en lo absurdo o el aburrimiento perpetuo. No es el caso de Dimension W.

Estaba seguro que este anime sería una de mis favoritos de la temporada. Y ya finalizado, me alegra confirmar que estaba en lo cierto. Mención Honrosa a la “tecnología” de Nikola Tesla, en la que se basan para darle forma al argumento de la serie.

f9322-dimension-w

En 2051, la humanidad se ha encontrado con la posibilidad de conseguir energía ilimitada gracias a unos elementos denominados bobinas o tecnología “Coils”. Se aborda la historia de Kyōma Mabuchi, en el 2072, un especialista en recuperaciones (algo así como un mercenario anti-pirateria de “Coils”), que se encuentra con una misteriosa y hermosa LOLI en medio de una misión. Este fatídico encuentro provoca una apertura a la nueva “Dimensión W”.

La historia en un comienzo resulta un pelin confusa, pero a medida que nos van ofreciendo más detalles y logramos conocer más de este futuro, se le toma el hilo fácilmente. En ningún momento se me hizo pesado o enredado el desarrollo de su historia y aunque le sobren en cantidades gigantescas escenas de fanservice, siempre me dejo con ganas de continuar, algo que últimamente no me suele pasar con las series de anime. Su guión es ligero pero bien formado, sin esas incómodas lagunas o incoherencias con las que te encuentras en otros animes. Los misterios que plantea se van relevando de manera uniforme, y el trasfondo de rechazo al exceso de tecnología que vivimos en pleno siglo XXI, es parte del argumento, sí, pero es algo a lo que no le dan tan en el clavo como las expectivas que se forman alrededor de este.

dimension-des

Quiero destacar al personaje protagonista, de alguna manera no pude evitar recordar a Spike Spiegel & Jet Black de Cowboy bebop, como si se hubiesen fusionado ambos para dar forma a Kyōma Mabuchi. Estamos frente a lo que se podría demoninar un samurai en el siglo XXI. Es un hombre que rechaza la tecnología a toda costa y vive como puede haciendo caso omiso de una sociedad que le exige un cambio, una evolución, hasta su ropa está acorde con su manera de vivir. Tiene un pasado sombrío, es enigmático, conduce un coche que mola mucho tío joder, usa cuchillos y tiene un carácter detestable, le amo. Aunque luego esto cambia (pero para mejor), y tiene que lidear con el día a día junto a una compañera que termina siendo la tecnología más a la vanguardia que existe en el planeta.

Te puede interesar:   El avance para la nueva entrega de Ghost In the Shell

El diseño de sus personajes es muy variado y particular, el coloreado es excelente. Cada uno de los protagonistas cuentan con personalidades muy distintas entre sí. Se logra empatizar con ellos y las causas de sus luchas. La animación de la serie es correcta y las escenas de acción fluyen por si solas, no se hacen cargantes ni sobran, se terminan disfrutando cada una de ellas. Los escenarios también constituyen un gran ejemplo a seguir para sus compañeros de temporada (A ti te hablo Dagashi Kashi). Y su banda sonora, más allá del opening y ending, en el transcurso de los capítulos tiene signos de dejadez y no suele destacar en absoluto, aunque cumple su función, quizás caigo en la subjetividad pero pienso y destaco que se podría haber hecho mucho más. Quizás es culpa de la excelente factura técnica que posee y da una extraña sensación en la que la BSO debería también estar a la altura. Porque aunque el CGI es evidente, no se hace molesto, esta muy bien implementado. Punto para Griffindor.

Dimension W - 02 - Large 04

Aunque lo justo es justo, la temática de este anime se acerca a tópicos de lo cibernético, la ciencia ficción, tiene una bella protagonista (aunque androide) y un héroe y antagonistas muy destacables. Su argumento, sea o no novedoso, consigue enganchar bien. Pero a pesar de tener todos los condimentos, no alcanza a estar al nivel de piezas como Ghost in the Shell o Psycho-Pass. Si bien al pasar los capítulos da un giro más sombrío y nos adentra en el pasado de sus personajes, algo que promete llevar la serie a un destino interesante, los episodios resultan simples, sin una carga elaborada y terminar por carecer de una mayor carga argumental.

Te puede interesar:   ¡La adaptación de Locke & Key está en proceso! Los sueños se hacen realidad

Lo que finalmente la hace una serie muy buena, pero a la vez un tanto ligera para lo que se propone, como cuando nos damos cuenta de las causas y efectos que producen las bobinas, que en ocasiones llegan a causar bastante grima y que de haberle dado más importancia, estaría compitiendo por el titulo de la serie del año y no como una de las mejorcitas de esta temporada.

Resulta fácil de digerir y disfrutar, su visionado deja un buen sabor en las retinas. Es una apuesta segura si te gustan las historias futuristas como a mí. Dimension W no ofrece nada del otro mundo pero que juega muy bien sus cartas, las juega.

Síguenos en nuestra fanpage de Facebook, dale un vistazo a nuestro Instagram, a Nikola Tesla le gusta Dimension W ¿Qué te pareció a ti?

Leave a comment

Comenta o muere: